Autor: Lanzaco, Fernando. 
   Impresiones de urgencia     
 
 Arriba.    17/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

IMPRESIONES DE URGENCIA

No se conoce todavía el escrutinio provisional final. Cuando todas las condiciones políticas para unas

elecciones limpias se han cuidado exquisitamente, la tecnología electoral para la transmisión de

información se atranca. Estamos poco entrenados, pero eso vendrá con la experiencia. Hay base para

algunas observaciones generales. En primer lugar, que las elecciones han registrado una afluencia masiva,

lo que demuestra una insobornable voluntad cívica frente al desafío del terror o la inhibición por pereza.

En segundo lugar, hay que afrontar el hecho de que la mitad del país ha votado izquierda —sumadas las

formaciones políticas de la misma tendencia global— y la otra mitad derecha. Este dato es

extraordinariamente elocuente y condicionará toda posibilidad política futura. En tercer lugar, hay que

registrar que ninguna opción radical ha conseguido un porcentaje significativo, lo que en alguna medida

desaloja de tensiones extremas el juego político. En cuarto lugar, con una evidencia fuera de duda, que el

electorado ha sepultado literalmente a todas las corrientes políticas que presentaban una vitola próxima al

antiguo régimen. La oriundez franquista ha sido severamente penalizada, lo que manifiesta una clara

vocación para el cambio. En quinto lugar, los resultados conseguidos en las regiones más caracterizadas

han demostrado la básica unidad del cuerpo electoral corno cuerpo nacional español. España no está en

cuestión y éste es uno de los resultados más estimulantes y satisfatorios para todos. Sí hay, y en su

momento se abordará, una cuestión organizativa para las regiones de España, pero la Patria española,

como entidad común a toda la nación, está intacta y firme. En sexto lugar, el electorado ha votado

actitudes políticas, no personas. Incluso en el Senado, en el que la votación era uninominal, se han elegido

tendencias ideológicas. En séptimo lugar, los partidos de militantes que han puesto en marcha campañas

de contacto directo y personal han cosechado éxitos importantes. A mi juicio, el Centro ha descuidado,

por inhibición mayestática o por exceso de confianza, su dinámica electoral, reducíendose a la sola

estrategia de contar con Suárez. Por cierto que será siempre interesante especular con la hipótesis de una

Unión Centro Democrática sin Suárez en cabeza. Ahora se abren todas las interrogantes. Y la primera es

la de un Gobierno responsable ante una oposición con responsabilidad. La experiencia de los más viejos

del lugar probablemente no sea de utilidad. Habrá que inventarla asunto a asunto, jornada a jornada, bajo

el liderazgo moral del Rey que ha vuelto a dar prueba de ecuanimidad, incluso con los republicanos, en la

designación de los cuarenta y un senadores.

Fernando LANZACO

 

< Volver