Autor: Cavero, José. 
 Después del 15-J.. 
 La Democracia empieza en cada instante     
 
 Arriba.    17/06/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DEBATE

LA DEMOCRACIA EMPIEZA EN CADA INSTANTE

YA tenemos congresistas y senadores de a urna y de a voluntad real. Ya tenemos porcentajes, mayorías,

victoriosos y derrotados. Y posibilidades de negó, ciación de cara a la formación del próximo Gabinete.

Lo tenemos ya casi todo.- si acaso, falta por completar la limpieza de los pueblos y ciudades, después del

bombardeo publicitario de que han sido objeto sus paredes. La verdad es que tampoco sería demasiado

conveniente que hubiera aquí prisa por arrancar tanta promesa impresa pegada en las paredes...

Lo triste de la democracia, ya en el tercer o cuarto día..., sería que apenas se advirtiera. Lo terrible sería

que, apenas ocho días después, el 15 de junio hubiera quedado únicamente para los manuales de Historia,

sin mayor emoción ni, sobre todo, sin mayor transcendencia. La rutina es, aquí y ahora, el gran peligro.

Olvidar que unas ideas y unas ideologías han conseguido despertar de un sueño de cuarenta años en

apenas veinte, o cuarenta, días de campaña electoral, sería no tener en cuenta ese pueblo en cuyo nombre

se asegura hacer tantas cosas... Las elecciones han sido un gran, prolongado festejo. En ocasiones,

fatigoso. Sin duda, también, un lujo caro para una economía nada boyante. Y es bien cierto el adagio

romano: «Tras la fiesta, el llanto.» La resaca de una cierta ilusión, acaso, de que todo cambiara mucho

más o bastante menos... Hubo ya colegas que vaticinaron, para estas fechas posteriores a (as electorales, y

para un plazo de un par de meses, un cansancio general en la profesión periodística, y en la profesión de

los hombres públicos, tras el esfuerzo realizado en los dos meses anteriores. El cansancio pudiera afectar

al país todo, y padecerlo todo el país, y no únicamente un par de grupos profesionales. Votar, sin

embargo, no es ejercicio que favorezca excesivamente la fatiga, por más que en la presente ocasión el

hecho de votar haya costado a muchos compatriotas esfuerzos denodados y constantes durante nada

menos que cuarenta años. Pero no se ha conseguido todo, ni mucho menos, con lograr acudir a las urnas.

Muy al contrario: ahora Se empieza la tarea, Y una tarea enormemente amplia, conforme pusieron de

manifiesto todos y cada uno de Jos programas electorales y de los líderes políticos que se tuvo ia ocasión

de escuchar. La democracia, se ha dicho, es algo que se debe estrenar día tras día, cada mañana y cadq

tarde. Y para un país con una clase política no nacida, en términos generales, en fase democrática, el

aserto es doblemente necesario: esa clase política dirigente habrá de convencer diariamente al resto del

país al que representa y dirige su talante, su disposición, sus modales democráticos. Entre otras razones,

por las de estricto afán de supervivencia: esos cuatro años que la ley establece para el mantenimiento en

el escaño de quienes acaban de ser elegidos, pueden abreviarse por mor de una mala administración, de

un mal desempeño de funciones. La reválida del candidato puede celebrarse en cualquier instante.

La paz empieza nunca- dijo el novelista. La democracia también.

José CAVERO

 

< Volver