Deforma intencionadamente el Estatuto del Trabajador. 
 PSOE: El PCE ve fantasmas     
 
 Diario 16.    16/11/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Deforma intencionadamente el Estatuto del Trabajador

PSOE: El PCE ve fantasmas

El PCE fue nuevamente criticado ayer por centristas y socialistas, ante la actitud que mantiene en el

debate parlamentario del Estatuto del Trabajador. El PSOE le acusó de ver el irreal fantasma de que los

comités de empresa no podrán negociar los convenios colectivos. UCD censuró a los comunistas su

intencionada deformación del contenido

Madrid — Un nuevo enfrentamiento dialéctico se produjo ayer en la Comisión de Trabajo del Congreso

entre los dos partidos de la izquierda y otra vez el líder de CC OO y diputado del PCE, Marcelino

Camacho, advirtió que el Estatuto del Trabajador será rechazado en las fábricas.

«El proyecto de ley se está sacando con el mínimo apoyo de votos, y si además también se tiene la

minoría en las fábricas -dijo Camacho—, UCD debería pensárselo tres veces antes de sacar a la luz esta

ley antisindical».

El representante comunista criticó que los socialistas hubieran eliminado entre las competencias atri-

buidas expresamente al comité de empresa la de negociar y denunciar convenios colectivos, aun bajo el

compromiso de que el artículo 85 establecerá la legitimación para ello.

Los comunistas, en los pasillos, lamentaron que de esta manera podrá negociar «todo el mundo»

mermando el protagonismo del comité. Los socialistas pretenden que también las centrales sindicales

puedan participar en la negociación de los convenios.

Camacho amenaza

Marcelino Camacho insistió en sus veladas amenazas. «A no ser que se quiera entrar en una vía de con-

tinuos conflictos habrá que reformar esta ley antiobrera.»

Después hizo un llamamiento a la unidad de la izquierda. «Estoy seguro —dijo— que los trabajadores de

UGT y de CC OO, así como los diputados del PSOE y del PCE corregirán estas deficiencias.»

«Yo les digo a los compañeros de UGT —insistió Camacho— que no se trata de dos concepciones del

sindicalismo, sino de un ataque frontal a la clase obrera. Pero el PCE no se dejará empujar hacia un

radicalismo estéril.»

Disco rayado

Terminada su intervención Marcelino Camacho se marchó a una asamblea de delegados de personal para

explicarles los trabajos de la Comisión. Esta actitud fue muy criticada por el resto de los grupos

parlamentarios.

Ante los alegatos del representante comunista, el portavoz del PSOE, Jerónimo Saavedra fue contundente

en su respuesta: «Hemos dado muestras de paciencia ante las insistentes manifestaciones de cierto grupo

—alusión al PCE—, que son como un disco rayado y empiezan a agotar nuestra capacidad de tolerancia,»

El diputado del PSOE aseguró que el PCE se está inventando e] fantasma inexistente de que los comités

de empresa no podrán negociar los convenios colectivas. Saavedra afirmó que esta competencia se le

recogerá en el artículo 85 donde quedarán legitimados para negociar los convenios colectivos los

empresarios, los comités de empresa, los delegados de personal y los sindicatos, según el texto del

proyecto aún no debatido.

El representante de Socialistas de Catalunya, Valentín Antón, manifestó la perplejidad de los socialistas al

comprobar que el PCE se abstuvo en la votación de una enmienda que trataba de dar a los comités

funciones decisorias no meramente informativas.

Precisamente en relación con este tema se produjo un curioso desenlace a una enmienda de Coalición

Democrática, que pretendía que el comité de empresa emitiera informe previa a la «decisión» y no a la

«ejecución» como dice el proyecto, por parte del empresario de las decisiones adoptadas por este sobre

reestructuración de plantillas, reducción de jornada, formación profesional, revisión de sistemas de

trabajo y lo relativo a incentivos o prunas.

El desenlace sobre esta propuesta había sido aplazado en la sesión anterior ante dos reiterados empates en

la votación. Ayer fue rechazada por el ajustado resultado de 15 votos a favor (PSOE, PCE, PSA,

Bandrés y CD) y 16 en contra (UCD y minoría catalana).

El PNV, que había votado a favor en la sesión anterior no estuvo ayer. Asistió, sin embargo, el

representante de la minoría catalana, ausente el día anterior. Hubo ausencia en las filas socialistas que

fueron decisivas para el desenlace

Más condenas al PCE

En nombre de UCD Félix Pérez Miyares también tuvo palabras condenatorias hacia «la obstinada y

obsesiva actitud» comunista de deformar la realidad del Estatuto.

Se extendió en demostrar que el artículo 63 (competencias de los comités de empresa) es progresista y

afirmó que tuvo el apoyo generalizado de la Comisión, contradiciendo así la apreciación del PCE, en el

sentido de que el articulado estaba siendo aprobado con exigua minoría.

Pérez Miyares también rechazó «la machacona e insistente acusación» de que UCD representa a los em-

presarios.

Fracasaron enmiendas socialistas y comunistas tendentes a aumentar el número de representantes en los

comités de empresa. Prosperó, sin embargo, la propuesta del PSOE que introdujo otras garantías para

hacer más difícil la revocación del cargo de los comités.

 

< Volver