Autor: C. M.. 
 Nacional: Informe. 
 Círculo de empresarios: Seísmo jurídico-laboral     
 
 ABC.    30/09/1979.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

DOMINGO, 3» DE SEPTIEMBRE DE 197». PAG. 13

nacional: informe

CIRCULO DE EMPRESARIOS: SEÍSMO JURÍDICO LABORAL».

DE «seísmo jurídico-laboral» califica al Estatuto de los Trabajadores el Circulo de Empresarios en un

punió de su crítica al proyecto de ley. Esla crítica, una de las más interesantes de las formuladas

desde la publicación del proyecto, destaca la ambigüedad del texto, característica de (a Constitución de

la que parle, según la propia Asociación.

El Circulo considera muy grave la falta de previsión que supone establecer un marco determinado

dejando a las partes que fijen por si mismas, a través d« ta negociación cofecliva, e! alcance de sus

respectivos derechos y obligaciones en cuestiones que ya estaban reguladas y dejan de estarlo. A partir de

ahora habrán de negociarse cuestiones que ya estaban integradas —por así decirio— en el patrimonio de

los trabajadores.

FALTA LA LEY DE HUELGA

En un análisis más detallada del proyecto destaca el Circulo de Empresarios el problema que planlea el

título IV, que afecta a la regulación de los conflicto* colectivos. Aquí se da la paradoja de que al

pretender regular las medidas del conflicto colectivo se excluye de esa regulación la más importante de

todas: U huelga, que se rige por una ley orgánica independiente, según especifica la Constitución.

En este título IV, al prescindirse de la huelga, que es la medida más habihia! en los conflictos laborales,

no se incluye ni una sola garantía que asegure, por ejemplo, el funcionamiento de los servicios esenciales

de la comunidad, que está previsto en la Constitución. Por tanto, para el Círculo, este título IV no conduce

• ninguna parte. Traza el .cuadro de las medidas de solución de los conflictos, paro no aborda en

profundidad su tratamiento como es indispensable. Ha de resultar inadmisible, en el plano de la más

elemental seguridad jurídica, que la legalidad del cierre empresarial —recogido en este título IV como

derecho derivado de la huelga de los trabajadores— venga configurada en función de la ilegalidad de ta

huelga, cuando el proyecto de tey empieza anunciando que ésta se deja a otra disposición.

LAS EMPRESAS, ESCENARIO DE LA LUCHA SINDICAL

Otro punto polémico para la asociación está en el titulo II, dedicado a les derechos de representación

colectiva y de reunión de los trabajadores en las empresa. El problema radica en la dualidad entre corniles

de empresa y secciones sindicales. El proyecto deja abierta la puerta a la existencia de las secciones

sindicales de empresa y a que ta participación de los trabajadores se canalice a través de ellas. Este punto

está precisamente recogido en los acuerdos suscritos entre la CEOE y la UGT.

Todo ello parece demostrar, según destaca el Circulo de Empresarios, que se producirá la coexistencia de

comités y secciones sindicales, pero como la competencia de estas últimas no está precisada en la nocma,

las empresas se convertirán en escenario de la lucha de los sindicatos por ir prevaleciendo, potenciando al

comité cuando sus miembros sean mayoritarios o debilitándolo si son minoría.

Surgirán así problemas, al no estar bien definido quién representa a los trabajadores, tanto en tas

negociaciones como a la hora de declarar huelga.

DEFICIENCIAS TÉCNICAS MUY NOTABLES

Por último, el Círculo analiza el titulo I, que refunde la vieja ley del contrato de trabajo, y la más reciente

de relaciones laborales, con algunas innovaciones, acusándolo de poseer «deficiencias técni-cas muy

notables», con una redacción sumamente defectuosa. Entre, otros puntos de este titulo 1, destaca la

asociación contradicciones tales como que la extinción de las relaciones de trabajo fundada en causas de

fuerza mayor necesite la previa autorización administrativa, lo que podría dar lugar a que el hundimiento

de una industria, por ejemplo por un terremoto, no implique la extinción de los contratos hasta que 1o

decid.a la autoridad laboral, en virtud de un expediente que puede durar hasta treinta días.

Resalta otros artículos oscuros como el mantenimiento de la categoría jurídica del despido nulo, cuyos

efectos son exactamente los mismos que los del despido improcedente, o como la pretensión «fe reducir

ta denominación de despido a la extinción de contrato basada en el incumplimiento de las obligaciones

det trabajador sin ir acompañada -de todas las consecuencias derivadas de dicha concepción, lo que Se

convierte en un factor de confusión.—C. M.

 

< Volver