Dura reacción socialista a la postura comunista ante el Estatuto del Trabajador. 
 Luis Solana acusa a Carrillo de traicionar a la clase obrera     
 
 Diario 16.    05/12/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Diario 16/5-d¡c¡embre-79

ECONOmiA/LABORAl

Carrillo «está cometiendo una traición a la clase»obrera» al intentar echarla a la calle contra el Estatuto

del Trabajador. Esta dura acusación al líder de los comunistas españoles fue realizada ayer por el diputado

socialista Luis Solana, que denunció también sus intentos de poner el interés del sindicato por encima del

interés del trabajador.

Al mismo tiempo, un representante de los comunistas catalanes, Cipriano García, repetía las tesis de su

partido y del sindicato Comisiones Obreras sobre el Estatuto del Trabajador, cuya aprobación en las

Cortes será seguida de conflictos «de carácter casi permanente».

En esta polémica, cada vez más caliente, terció el director del Instituto de Estudios Sociales, Juan Antonio

Sagardoy, para quien el Estatuto tiene un carácter posibilista, gradualista y arbitral.

Dura reacción socialista a la postura comunista ante el Estatuto del Trabajador

Luis Solana acusa a Carrillo de traicionar a la dase obrera

Madrid — Plantear en la calle algo que no se ha conseguido ganar en el Parlamento es llevar al pueblo a

una lucha inútil, dijo ayer en una rueda de Prensa celebrada en Palma de Mallorca el diputado socialista

Luis Solana, refiriéndose a las movilizaciones del PCE en contra del Estatuto del Trabajador.

Carrillo quiere capitalizar a la clase trabajadora echándola a la calle —añadió- y «está cometiendo una

traición a la clase obrera; no va a lograr éxito ni lo puede lograr», informa Efe.

«Lo hace —dijo más tarde— para salvar a CG OO de cara a las elecciones; quiere mantener al trabajador

tenso e inquieto. Esto es poner el interés del sindicato por encima de.1 interés del trabajador. Una central

sindical tiene que preocuparse ante todo del puesto de trabajo.»

Luis Solana se desplazó a Palma para pronunciar una conferencia en el Clob Liberal, sobre el tema «La

empresa privada ante la crisis económica». A este respecto, señaló que «el Gobierno español no se ha

ocupado de la empresa privada, por tener demasiado seguro su voto».

Por último, afirmó que el trabajador español ha comprendido que la revolución no consiste en «destrozar

su empresa y su puesto de trabajo, sino en cambiar el sistema». La empresa privada na tiene un suficiente

margen de beneficios, pero la solución no está como ella cree en bajar o frenar la subida de los salarios,

sino en «ordenarse, en aportar tecnología, y en mejorar su estructura financiera y su financiación.

La postura comunista

Por al contrario, Cipriano García, diputado del PSUC, uno de los representantes comunistas en la

Comisión de Trabajo del Congreso que debatió el Estatuto del Trabajador, declaró ayer a Efe que «si el

Estatuto no se mejora en el plano del Congreso, va a ser una fuente permanente de conflictos».

Agregó que «en caso de que el Estatuto se apruebe tal como está, nosotros rio vamos a perder la cabeza ni

a lanzarnos a ninguna postura suicida, pero este hecho provocará una dina-mizacion de la lucha de los

trabajadores, con conflictos que, en muchos casos, van a tener un carácter casi permamente, lo que

evidentemente no va a beneficiar a la burguesía».

En otro momento, manifestó a Efe que «el Estatuto es el instrumento del que se. valdrá la oligarquía para

la aplicación del plan económico del Gobierno, de cara a la entrada en la Europa de los monopolios y las

multinacionales y ]a entrada en la OTAN».

«Nosotros —dijo también—, como grupo comunista, presentamos un proyecta, que fue derrotado, cuyo

principal objetivo era la lucha contra la crisis y el paro,,y, por el contrarío, el proyecto de estatuto de la

UCD pretende hacer más fácil el despido, .con el despido prácticamente libre, y conseguir la llamada

flexibilización de plantillas».

Modelo de sindicalismo

«En el fondo -prosiguió-, se trata de discutir el modelo del futuro sindicalismo español: o bien es un sindi-

calismo progresista, dinámico y de participación, o bien, como pretende este Estatuto de la UCD, es un

sindicalismo burocrático y de acorralamiento e inmovilización de los representantes de los trabajadores,

que son los comités de empresa,

Por último, dijo a Efe cnie su grupo parlamentario presentará en el pleno que debatirá el Estatuto una

enmienda a la totalidad y otra sustitítiva de la anterior, así como 104 parciales.

Objetivo: Generar empleo

Juan Antonio Sagardoy, director del Instituto de Estudios Sociales, afirmó ayer en Valencia, en una mesa

redonda organizada por la APD (Asociación para el Progreso de la Dirección) que da línea rectora del

Estatuto del Trabajador es la de generar empleo».

Otras afirmaciones de Sagardoy fueron:

— El actual estatuto está determinado por sus circunstancias, esto es, por el aquí y ahora. Con esto se

quiere decir que es acorde con una situación de crisis económica así como que refleja la presencia de una

determinada opción política en el Gobierno y que. por tanto, no as el estatuto que hubieran hecho el

PSOE TÚ el PCE si estos partidos estuvieran en el poder.

— Es un estatuto que defiende los intereses de todos y se ciñe a la situación de crisis económica

con un carácter posibilista, gradualista y arbitral.

— El estatuto se puede enriquecer con las aportaciones de los convenios colectivos, que serán un

gran marco de acción, sobre todo después de los acuerdos de UGT y CEOE.

— En un sistema democrático, la legislación social y la tendencia al voto de la sociedad española es por

lo que se concede la capacidad de generar empleo al estatuto de los trabajadores.

- Precisiones sobre despido libre: no hay tal despido ubre, se trata de saber si el despido es más caro o

más barato.

— Jubilación: es falso que el estatuto imponga la jubilación a los sesenta y nueve años, pone un tope a

]a edad de trabajar jubilándose a los sesenta y cinco años, aunque existen las jubilaciones anticipadas.

 

< Volver