Estatuto del Trabajador: Dividida la izquierda     
 
 Diario 16.    07/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Estatuto del Trabajador: Dividida la izquierda

MADRID, 7 (D16).- El proyecto de ley del Gobierno sobre e! Estatuto del Trabajador ha dividido a la

izquierda, según se puso de manifiesto ayer en la Comisión correspondiente del Congreso, donde los

comunistas pidieron su devolur ción y los socialistas lo admitieron para debatirlo.

Fueron rechazadas dos enmiendas del PCE a la totalidad (una de devolución al Gobierno y otra de texto

alternativo) por 18 votos en contra (UCD y CD), 4 a favor (PCE, PSA y E. Ezkerra) y 11 abstenciones

(PSOE y PNV).

Con idéntico resultado la Comisión de Trabajo rechazó similares enmiendas de los andalucistas y de

Euskadiko Ezkerra. La tramitación del proyecto gubernamental fue aprobada con ios votos favorables de

los centristas, la abstención de los socialistas y la oposición de los demás.

Los líderes de las dos centrales sindicales mayoritarias, Marcelino Camacho, de Comisiones Obreras, y

Nicolás Redondo, de la Unión General de Trabajadores, mantuvieron tesis distintas. El primero se opuso

tajantemente al proyecto, y el segundo confió en las modificaciones que podrá introducir las Cortes.

Como portavoz del grupo socialista, José Vida Soria rebatió los argumentos en que se fundamentaron los

enmendantes para pedir la devolución del proyecto al Gobierno. Ironizó sobre algunos conceptos utiliza-

dos por Juan María Ban-drés y por Camacho.

Para el representante del PSA, Vida Soria tuvo palabras más duras. Dijo gue para un partido sin base

obrera era fácil presentar enmienda a la totalidad. Y acusó al PSA de demagógico.

El portavoz del PSOE también criticó el proyecto, p,ero invocó la responsabilidad de su partido para no

rechazarlo y tratar de mejorarlo. Adujo que urge un marco de relaciones laborales.

PCE: Veladas amenazas

El comunista Marcelino Camacho calificó el Estatuto de eminentemente antiobrero y antisindical. Afirmó

que no serviría para conseguir la paz social. Y lamentó que se tratara de enfrentar a las organizaciones

sindicales y a los trabajadores. «No caeremos en esa trampa», advirtió.

El líder de CC OO manifestó que «si pedimos que se devuelva el proyecto al Gobierno es porque quere-

mos situarnos en la legalidad y no enfrente de ella.

 

< Volver