Se mantiene la readmisión por despido improcedente     
 
 Diario 16.    19/12/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

19-d¡c¡embre-79/Diario16

Se mantiene la readmisión por despido improcedente

El empresario no estará obligado a readmitir a un trabajador despedido improcedentemente, a pesar de la

oposición de la izquierda durante el debate del Estatuto de los Trabajadores en el Pleno del Congreso de

los Diputados.

El artículo 54, aprobado al filo de las doce de la noche de ayer, establece que cuando un despido sea

declarado improcedente, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia,

podrá optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización, cuya cuantía se fijará en

función de determinadas, circunstancias.

Socialistas, comunistas y Euskadiko Ezkerra defendieron enmiendas que pretendían la modificación de

este texto en el sentido, fundamentalmente, de que el empresario estuviera obligado a readmitir al

trabajador, o en último caso, que éste pudiera optar por reintegrarse a la empresa o por la indemnización.

Promoción del empleo

UCD, con cuyos votos salió adelante el mencionado artículo, argumento en contra señalando que la

flexibilidad para despedir, en causas tasadas y tras sentencia de la autoridad laboral, beneficia la

promoción del empleo.

El diputado comunista y dirigente de CC OO, Marcelino Camocho, aseguró que este artículo consagra el

despido b´bre, aunque sea con un precio. «Debe ser el Parlamento —añadió—, y no la fuerza de los

trabajadores en las fábricas, quien cierre la puerta de esta arbitrariedad.»

El diputado abertzale Juan María. Sanares mantuvo que el derecho de elegir entre la readmisión o la

indemnización siempre debe recaer en favor del trabajador. Se apoyó en citas de los ex ministros

franquistas Fernando Suá-rez y José Solís, quienes defendieron tesis parecidas en la antigua ley de

Relaciones Laborales.

El socialista Pablo Castellano apeló a las conciencias de los diputados, independientemente de la

disciplina de voto de sus grupos, para que se pronunciaran de manera justa en un tema tan humano como

es la dependencia y supervivencia de un trabajador respecto a su empleo.

El diputado del PSOE argumentó que, jurídicamente, es insostenible el hecho de que se dé la razón al

empresario cuando la´ autoridad judicial ha dictaminado la ilegalidad de su decisión al declarar el despido

improcedente.

Félix Pérez Millares, en nombre de UCD, se opuso a los argumentos de los representantes de la izquierda

negando que se contemple el despido libre, ya que es preceptiva la decisión de la autoridad laboral.

Señaló que, ante la imposibilidad coercitiva de imponer la readmisión, se recurre a la compensación

económica como mal menor.

El diputado de UCD argumentó también que la rígida defensa del puesto de trabajo imposibilita la

promoción del empleo.

La cita de Tamames

En un nuevo turno de réplica en que los representantes de la izquierda insistieron en sus tesis, Pérez

Millares respondió citando el libro del diputado comunista Ramón Tamames, del año 1976, «Introducción

a la economía española», en el que defendía el despido como factor favorable para la productividad.

Tamames se dio por aludido y pidió la palabra afirmando que las condiciones económicas de hoy son

distintas a las de hace años, porque ahora un trabajador despedido difícilmente encuentra empleo.

El diputado del PCE recordó que en aquellos años el ejercicio del derecho de huelga se juzgaba por la

jurisdicción militar como fue el proceso 1.001.

 

< Volver