Para incluir los acuerdos de la UGT con la CEOE. 
 Los socialistas no renuncian a modificar el proyecto de Estatuto del Trabajador     
 
 Diario 16.    12/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Para incluir los acuerdos de la UGT con la CEOE

Los socialistas no renuncian a modificar el proyecto de Estatuto del Trabajador

MADRID.- «La negociación para el Estatuto de los Trabajadores no está cerrada aún y, si bien hay

aspectos inaceptables en el proyecto, todavía quedan posibilidades de acercamiento», manifestaron ayer

representantes del Grupo Parlamentario Socialista en una rueda de prensa informativa sobre la marcha de

la discusión del proyecto.

Los diputados Joaquín Almunia, Manuel Chaves y José Vila Soria manifestaron que es necesario que el

Estatuto de los Trabajadores sea enmendado de acuerdo con los términos pactados entre la CEOE y UGT

y que sean eliminados del mismo los conceptos relativos al «lock out» (cierre patronal) y a la

representatividad. Concretamente, esta ha de ser objeto, según los socialistas, de una ley que ha de salir

pronto.

Respecto al convenio marco que propugna UGT junto a CEOE, los parlamentarios socialistas indicaron

que debe ser negociado también por CC OO y las otras asociaciones patronales representativas. Debe

tener un contenido mínimo compatible con los convenios sectoriales y debe tener en cuenta aspectos

como las vacaciones, jornadas laborales, productividad, absentismo y fijación de salario. «En cambio —

señalaron— el Gobierno no debe establecer topes salariales, sino dejar autonomía a las partes

negociadoras».

«Si el Gobierno no quiere acuerdos, nuestra voluntad es imponer la negociación», manifestó ayer

Marcelino Camacho, secretario general de CC OO, durante un acto informativo ´en el que se hizo balance

de la campaña emprendida por el sindicato comunista contra el Plan Económico del Gobierno, el Estatuto

de los Trabajadores de UCD y por conseguir un plan nacional de solidaridad contra la crisis. La campaña

culminará con una concentración de trabajadores de todo el país el próximo domingo en Madrid, a la que

asistirán, según el líder de CC OO, más de 200.000 personas.

La concentración fue acordada en la reunión del consejo Confederal el pasado día 7 de septiembre, y a

partir del 24 comenzaron una serie de asambleas y actos informativos mediante los que «se ha hecho

llegar a más de 500.000 trabajadores los criterios de CC OO, con el denominador común de moverse

dentro del marco constitucional», señaló Marcelino Camacho.

«El problema número uno del país hoy es, sin duda, la crisis económica —continuó—, que intentan

descargar sobre los trabajadores. Nuestra voluntad es, sin embargo, negociadora y no tenemos reparos en

sentarnos a hablar de productividad y de absentismo laboral, por ejemplo, pero no para aumentar los

beneficios de la patronal, sino para salir de la crisis.»

Para después de la jornada del día 14, «que es una voluntad de negociación y de presión», CC OO tiene

intención de mantener contactos en dos niveles, el primero de los cuales iría encaminado a conseguir un

gran acuerdo marco con otras centrales sindicales y patronales y, en otro nivel, con el Gobierno. En ese

sentido, se enmarca la reciente petición de concertar una cita con el presidente Suárez, para presentarle

«las conclusiones refrendadas por centenares de miles de trabajadores».

Respecto a la no asistencia de la central socialista UGT a los actos conr vocados, Julián Ariza, del

secretariado de CC OO, indicó que «fueron informados de nuestra posición antes de concretar nada. Sin

embargo, su criterio era de no participar en concentraciones. Desde luego, no hemos presionado a nadie».

No hay pactos sobre el Estatuto

Por su parte, Rafael Calvo Ortega, ministro de Trabajo, manifestó ayer a Europa Press que «no hay pactos

con ningún partido político ni grupo parlamentario ni sindicato ni asociación empresarial sobre el

proyecto de Estatuto. Existe únicamente —continuó— una declaración del Gobierno de que un acuerdo

entre asociaciones empresariales y sindicatos sobre las materias que regula el Estatuto sería asumido y

considerada su incorporación al proyecto de ley».

Negó el ministro más adelante la supuesta precipitación con que se está discutiendo el Estatuto, aunque

«sí es conveniente, en mi opinión, para una mejor marcha de las relaciones laborales que su aprobación

sea una realidad antes del comienzo de la discusión de los nuevos convenios. Además —continuó el

ministro de Trabajo— según la opinión unánime de todos los expertos europeos consultados, la

aprobación del Estatuto del Trabajador mejorana el empleo favoreciendo la contratación de trabajadores

actualmente en desempleo. Desde ese punto de vista, es muy importante no retrasar el Estatuto.»

Por último, en relación con las declaraciones de Marcelino Camacho en el sentido de que el final del

Estatuto del Trabajador puede ser desgraciado, Rafael Calvo Ortega señaló que «es muy dueño de decir lo

que piense y sus declaraciones me merecen el mismo respeto que cualquier otras, pero creo que la

afirmación de que una ley aprobada en el Parlamento sería un cadáver si no se cumplen las

modificaciones que él estima esenciales, indica un cierto menosprecio a una institución democrática

fundamental como son las Cortes».

Por otra parte, Jerónimo Lorente, secretario general de la CSUT, se pronunció ayer en Barcelona en

contra de un convenio marco como pacto social, abogando por unos convenios de más bajo nivel en los

que los trabajadores pudieran participar y controlar las negociaciones. «No se pueden sustituir seis mil

convenios —señaló— de empresa, locales, comarcales y de nacionalidades por un sólo convenio.»

«Creo —continuó Jerónimo Lorente— que los trabajadores ya están organizando la resistencia contra la

ofensiva del Gobierno y los intentos de un pacto social. En estos momentos hay varias movilizaciones,

como los de la enseñanza, Standard y Marconi, que están marcando la pauta de lo que van a hacer los

trabajadores en otoño y que debe ir orientada en la perspectiva de la huelga general.»

En lo que respecta al proceso de unificación que están siguiendo las centrales sindicales SU y CSUT, D16

pudo saber de fuentes autorizadas de ambos sindicatos, que la fecha adelantada ayer para la celebración

del definitivo congreso de unificación no era sino indicativa, y que no salió decidida de la reunión que

celebró el martes el comité de unificación de ambas organizaciones, presidida por sus respectivos

secretarios generales.

 

< Volver