Gobierno y socialistas, satisfechos con el Estatuto de los Trabajadores     
 
 Diario 16.    21/12/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Diario 16/21 -diciembre-? 9

Gobierno y socialistas, satisfechos con el Estatuto de los Trabajadores

El ministro de Trabajo, Rafael Calvo Ortega, y el secretario general del primer partido de la oposición, el

socialista Felipe González, coincidieron en valorar positivamente el Estatuto de los Trabajadores, al

finalizar ayer su debate en el Pleno del Congreso.

Madrid — El líder socialista, en una conferencia de prensa, aseguró que este proyecto de ley dota a los

trabajadores de instrumentos suficientes para defender sus intereses, puede situar al movimiento obrero a

nivel europeo y clarifica el panorama sindical.

El titular de Trabajo, Calvo Ortega, destacó también ante los informadores, posteriormente, que el

Estatuto deroga la legislación laboral franquista, que era inaplicable al cambiar el sistema político,

clarifica derechos, deberes y responsabilidades de empresarios y trabajadores y aseguró que se robustecen

las garantías laborales de los trabajadores.

Felipe González señaló que el Estatuto es producto de la relación de fuerza existente en estos momentus y

en la que la izquierda es minoritaria, por lo que, a su juicio, a partir de ahora habrá que medir de cara aJ

futuro la presión para arrancar a la derecha otras reivindicaciones.

Aseguró que en Europa es más fácil el despido y, sin embargo, se produce con menos frecuencia porque

los sindicatos lo impiden manteniendo una actitud vigilante. En diversas ocasiones, Felipe González con-

fió a la acción sindical la aplicación y desarrollo del Estatuto de los Trabajadores.

Frivolidades y demagogia

El secretario general del PSOE dijo que el debate se había movido entre las frivolidades empresariales

(como las últimas declaraciones de Ferrer Salat) y la demagogia comunista que, en su opinión, no

explicaba el contenido sino que ha montado una campaña en base a imágenes.

En este sentido, citó a. Goebels, quien en cierta ocasión dijo: «Miente que algo queda», filosofía que,

según Felipe González, aprendió el propio Stalin.

El líder socialista apeló a la necesidad de realizar un esfuerzo de responsabilidad que lleve a

organizaciones políticas y sindicales a buscar salidas para la actual crisis.

En relación con ésta, criticó al Gobierno por el hecho de no haberse decidido a invertir tres mil o cuatro

mil millones de dólares para atenuar el paro, si las reservas monetarias del Estado son de 18.000 millones

de dólares, según algunas fuentes fidedignas.

Indemnizaciones: Las más altas de Europa

El ministro de Trabajo, al analizar el proyecto que ayer aprobó el Congreso de los Diputados, destacó que

las indemnizaciones por despido serán las más altas de Europa.

Por expediente de crisis se aumentan en un 33 por 100 y la indemnización por extinción del contrato por

causas objetivas se triplica. Únicamente se rebaja en caso de despido disciplinario, al considerarse como

un hecho aislado.

Resaltó también que las competencias del Ministerio de Trabajo se reducen y se robustece la negociación

colectiva favoreciendo a los trabajadores, ya que al empresario se le obliga a negociar cerrando cualquier

posibilidad de negativa a la negociación.

Respecto a la acusación comunista de que el Estatuto de los Trabajadores se ha realizado al dictado de la

CEOE, Rafael Calvo Ortega dijo que por cierto respeto no calificaba cada afirmación de falsa, pero sí la

valoró de gratuita, burda y absolutamente inexacta.

Afirmó también que hace meses que no ha mantenido una entrevista con el presidente de la CEOE.

Ante la oposición manifestada por los comunistas, el ministro de Trabajo dijo que el PCE no es el único

partido que defiende los intereses de los trabajadores y afirmó que la discrepancia de los comunistas es

metodológica, al mantener que se defiende mejor a los trabajadores en los comités de empresa que a

través de los sindicatos.

El ministro recalcó que el Estatuto no anula ninguna de estas dos posibilidades, porque potencia tanto los

comités como los sindicatos.

 

< Volver