Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
 Defensa explicó las leyes militares y valoró los proyectos. 
 La reserva activa beneficia a las Fuerzas Armadas     
 
 Diario 16.    19/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Diario 16/í9-mayo-81

Defensa explicó las leyes militares y valoró los proyectos

La reserva activa beneficia a las Fuerzas Armadas

La ley de Reserva Activa de rejuvenicimiento de los mandos y las otras dos aún no debatidas en las

Cortes que la complementan representan un beneficio para las Fuerzas Armadas, según los expertos del

Ministerio de Defensa. En una rueda de prensa ofrecida ayer en Madrid, señalaron que no existe

arbitrariedad ni discrecionalidad en el ministro para poder obligar al pase forzoso a la reserva activa de un

oficial, respondiendo a las acusaciones vertidas por ciertos sectores de la prensa.

Fernando REINLEIN

Madrid — El proyecto de ley sobre Reserva Activa y las otras dos leyes que lo complementan, referentes

a escalas y ascensos y a la escala básica de suboficiales, son. beneficiosas para las Fuerzas Armadas

según los criterios de los portavoces de Defensa que ofrecieron ayer una rueda de prensa.

En la Oficina de Información, Difusión y Relaciones Públicas de la Defensa (01-DRED) se dieron cita

representantes de los diversos medios entre ellos Ismael Medina, de «El Alcázar», .que consumió el

mayor tiempo en sus exposiciones e incluso hizo algunas preguntas.

El teniente coronel Escri-vano y el comandante Bordo/i explicaron el alcance de la ley cy cómo la

comisión nombrada por Gutiérrez Mellado, integrada por jefes, oficiales y suboficiales, tuvo en cuenta los

trabajos ya existentes, algunos de ellos de los años cincuenta.

Estos borradores fueron más tarde corregidos por los capitanes generales, los Consejos Superiores de los

Ejércitos y la Junta de Jefes de Estado Mayor, hasta que se plasmaron en un anteproyecto que fue el

presentado al Gobierno.

Según los portavoces de Defensa, los partidos políticos, asesorados siempre por técnicos del Ministerio de

Defensa, introdujeron algunos cambios, pero se mantuvo en todo momento la filosofía del anteproyecto

elaborado por los más representativos y altos cargos de las Fuerzas Armadas

Los expertos de Defensa demostraron que no existe arbitrariedad ni discrecionalidad por parte del

ministro a la hora de decidir el pase forzoso a la reserva activa de algún oficial.

Para que eso se produzca es preciso que se den circunstancias de tipo psicofí-sico y profesional que lo

aconsejen, circunstancias que deberán estar suficientemente probadas. En el caso de capacitación

profesional se deberá dar la circunstancia de tres calificaciones anuales consecutivas desfavorables —que

además son recurribles— y cuyos criterios actuales también variarán.

En todo caso esta decisión deberá ser informada por el Consejo Superior del Ejército respectivo o por la

Junta de Clasificación. «No existe por tanto ni arbitra--¿ ni discrecionalidad».

Todos estos proyectos fueron previamente revisados por los generales de Estado Mayor de las cinco

divisiones del Cuartel General y estás reuniones estuvieron presididas por el entonces general de División

Jesús González del Yerro. «Se llegó a conclusiones y se revisaron textos, pero no es cierto que se

rechazase un proyecto del entonces ministro teniente general Gutiérrez Mellado. Era un . proyecto de una

comisión de las Fuerzas Armadas», señalaron.

Cálculo del coste

Tras recordar que, según su criterio, la ley no ha levantado polémicas dentro de las Fuerzas Armadas,

aunque al tratarse de un asunto del personal siempre puede haber quien se sienta perjudicado, los

portavoces recordaron que el capítulo de costos fue minuciosamente estudiado.

Según estos estudios, con técnicos de Hacienda, el incremento del presupuesto de Defensa, a partir de los

doce años de aprobarse la ley, ascenderá a un 2 por. 100, cifra que no resulta excesiva. «Si queremos

rejuvenecer el Ejército —recordaron— debemos pagarlo.»

Se reñerieron más tarde a las medidas en estudio para hacer encajar la ley en las realidades del escalafón,

como el proyecto de reducir las plazas de ingreso en la Academia General Militar, extremo que ya se ha

comenzado en los últimos años.

Según se desprende de las manifestaciones de los técnicos de Defensa, la necesidad de esta reforma no es

nueva y ya hubo varios intentos desde los años cincuenta.

En cuanto al tema de la arbitrariedad, aspecto del que el representante de «El Alcázar» hizo hincapié en

varias ocasiones, el teniente coronel Escrivano recordó que la ponencia de esta ley se hizo pública en

junio de 1980 y «entonces nadie dijo nada. ¿Por qué ahora se habla de arbitrariedad cuando nada ha

cambiado en el fondo?»

 

< Volver