Pujol y el Ejército     
 
 Diario 16.    30/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Pujol y el Ejército

Este diario ha sido permanentemente, y en los últimos tiempos, vehículo de críticas por ciertas actitudes, a

nuestro juicio discriminatorias, hacia «los otros catalanes», los castellanoparlantes, por parte de la

Generalitat de Cataluña y como muestra baste recordar el ya archifamoso «Manifiesto de los 2.300», que

vio su primera luz en nuestras páginas.

Sin embargo, y al margen de estas discrepancias, nunca hemos dejado de reconocer y elogiar la impor-

tantísima contribución catalana al proceso democrático español, en muy abundantes cuotas de serenidad,

ciudadanía, responsabilidad histórica y madurez política.

Y en este último encuadre, habría que situar la reciente actuación política del honorable Jordi Pujol,

durante los actos de la Semana de las Fuerzas Armadas, en Barcelona.

Al margen de esas semiocultas y muy tenues satisfacciones que algunos detectan en el presidente de la

Generalitat cuando asiste a las convocatorias castrenses, Pujol ha sabido aportar a los actos militares el

«seny» y el reposo, la catalanidad profunda, en armónica comunión con esa idea de la España próspera y

en paz, unida, cordial y democrática que todos deseamos.

Sus gestos han tenido la virtud de barrer no pocas suspicacias y sospechas, que tan fácil acomodo

encuentran en algunos sectores de opinión que someten a los líderes políticos al más minucioso de los es-

crutinios.

Por ello, hay que felicitar efusivamente a Pujol, y también por el entusiasmo y multitudinario aplauso que

Barcelona tributa a España, a su Rey, a la bandera y a sus Ejércitos.

 

< Volver