Dos heridos pueden perder un ojo     
 
 Diario 16.    04/12/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Dos heridos pueden perder un ojo

Córdoba (Corresponsal) — En una escueta nota hecha pública hoy por el Gobierno Civil de Córdoba se

comunica que por inspectores del Cuerpo General de Policía se ha procedido al cierre de la sede del

partido Fuerza Nueva, situada junto a la plaza de las Tendillas, donde el domingo tuvo lugar el

enfrentamiento de miembros de este partido con la manifestación pro autonomía de Andalucía, del que

resultaron 14 personas heridas.

De estas 14 personas, diez han pasado a su domicilio y las cuatro restantes permanecen hospitalizadas, en

estado grave dos de ellas, con perdigonadas en los ojos, temiéndose la pérdida de estos órganos.

En la nota oficial se reconoce la detención de un individuo, al parecer del citado partido, llamado Miguel

Quintana, autor, según parece, de cuatro disparos con postas, a quien en el momento de su detención, por

parte de un inspector de Policía, le fue intervenido un revólver Colt del calibre 38.

Por otra parle se ha sabido que entre los heridos figuraba un inspector de Policía, con brecha en la frente,

y un fotógrafo de prensa, con herida en la mano, ambas producidas por postas. Dos de los heridos graves

pertenecen, al parecer, a Fuerza Nueva.

Agresores terroristas

En relación con la intervención de la Policía en esos incidentes, el alcalde de la ciudad, Julio Anguita, del

PCE, ha manifestado en una rueda de prensa que hubo agentes que actuaron constitucionalmente

defendiendo el orden de una manifestación, de más de cincuenta mil personas, totalmente pacífica que fue

atacada «por un grupo de agresores terroristas», mientras que hubo otros agentes que actuaron con

negligencia.

Se ha hecho igualmente-un llamamiento a cuantas personas puedan aportar testimonios que contribuyan a

esclarecer los hechos y se ha presentado la correspondiente denuncia en el Juzgado de Guardia por tales

hechos, así como por la quema o desaparición de las banderas andalucistas del paseo de la Victoria la

madrugada anterior a la manifestación.

A la natural consternación que han causado en la ciudad los sucesos de domingo hubo que sumar ayer

otro hecho, que si bien no ha sido oficialmente relacionado, no se descarta tal posibilidad.

Y es la quema de la parroquia de Santiago, a últimas horas de la madrugada. Según manifestación de los

bomberos es muy probable que el citado incendio haya sido provocado, aun que hasta el momento se

desconoce el autor o autores del mismo.

Provocación

Por su parte, Rafael Escuredo, presidente de la Junta de Andalucía, manifestó, tras su visita al gobernador

civil, que «los sucesos acaecidos en las manifestaciones hay que enmarcarlas en una política de

provocación tendente a romper la unidad del pueblo andaluz y provocar la confusión y retraimiento ante

el referéndum del día 28 de febrero».

Escuredo manifestó asimismo el sentir de las fuerzas políticas andaluzas de llegar al fondo del problema y

exigir las máximas responsabilidades políticas y jurídicas.

Tras su entrevista con el gobernador, Escuredo visitó a los. heridos en los enfrentamientos, que son los

siguientes: Carlos José Pericet Menéndez Valdés, de veinte años, que sufre herida punzante en el

abdomen, al igual que Juan Suárez Herrera, de treinta y ocho años -al que se le intervino

quirúrgicamente—; José Palma Bello, de treinta y un años, y Manuel Encina Núñez, de veintisiete,

quienes recibieron perdigonadas en el ojo izquierdo, que probablemente perderán.

 

< Volver