Finalizó la Semana de las Fuerzas Armadas. La parada de Barcelona Cerró la Semana de las Fuerzas Armadas. 
 Brillantez y masiva asistencia popular al desfile militar     
 
 El País.    02/06/1981.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

EL PAÍS, martes 2 de junio de 1981

NACIONAL

Finalizó la Semana de las Fuerzas Armadas

La parada de Barcelona cerró la Semana de las Fuerzas Armadas

Brillantez y masiva asistencia popular al desfile militar

Unas 300.000 personas asistieron al desfile militar que, presidido por los Reyes de España, cerró el

domingo, en Barcelona, los actos de la Semana de las Fuerzas Armadas. En la parada, la mayor celebrada

hasta ahora en Barcelona, participaron unidades de los tres Ejércitos y de las fuerzas de seguridad del

Estado, 13.163 hombres en total, con vehículos, equipos varios, aeronaves y animales. La mañana de sol

y la bondad de} tiempo contribuyeron al éxito de la demostración, que terminó sin incidentes, y tras la

cual se celebró un almuerzo en Capitanía General.

El desfile comenzó a las once de la mañana, hora en que llegaron los . Reyes y sus hijos a ja tribuna presi-

dencial. A su llegada fueron saludados por las autoridades militares, el presidente del Gobierno, Leopoldo

Calvo Sotelo, y varios ministros, delegado del Gobierno en Cataluña, presidente deja Generalidad y

demás autoridades. Las autoridades civiles, excepto el ministro de. Defensa, ocupaban una tribuna

contigua a la presidencia. Don Juan Carlos permaneció en pie durante las dos horas largas que duró el

desfile.

La avenida Diagonal barcelonesa, por la que las tropas recorrieron los 2,3 kilómetros de la parada, estaba

abarrotada de público, que en ocasiones subía a árboles y marquesinas para ver, y adornada por miles de

banderas catalanas y es-, pañolas. La tropa participante oyó diana a las cinco de la mañana, y desde las

ocho quedó formada en los puntos de arranque.

Nada más ocupar los Reyes la tribuna comenzó el desfile aéreo, encabezado por el teniente general

Emiliano Baranaho, que pilotaba el avión insignia. Durante doce minutos pasaron aviones de patrulla, de

transporte, exploración marina, salvamento, reactores ligeros y pesados y varias unidades de helicópteros

de los tres Ejércitos.

Después comenzó el desfile terrestre, ordenado en seis agrupaciones, la primera dé ellas de uni-

dades motorizadas. Pasaron los regimientos de Caballería-Acorazada Numancia 9, de Artillería´de

Campaña 21 y Mixto de Ingenieros 4, seguidos, del Batallón Mixto de Ingenieros XLI, de Lérida; el Gru-

po Ligero de Caballería 4, con vehículos todo terreno y autoame-tralladoras, y el Regimiento de Artillería

de Campaña 22.

Siguieron el Regimiento de Artillería Antiaérea, las unidades del Regimiento Wad Ras 55, de la División

Acorazada Brúñete; y las unidades de la Armada: zapadores anfibios con sus vehículos todo terreno y

carros de combate y diversas tropas de desembarco. Cerraron esta agrupación los grupos de intendencia,

veterinaria y sanidad.

La segunda agrupación abría el paso a las tropas a´pie, que comenzó con el desfilé de la Guardia Real en

uniforme de gala. La tercera agrupación estaba formada por los alumnos de academias militares,

encabezados por la Escuela Naval y seguidos por la del Aire, la General de Zaragoza y la de Suboficiales.

Unidades especiales.

Después desfilaron las unidades especiales, que formaban la cuarta agrupación, abierta por un batallón de

marinería de Cartagena, al. que seguía un batallón dé desembarco y la unidad de operaciones especiales

de la Armada. Siguieron un escuadrón de tropa del Ejército del Aire y otro de zapadores paracaidistas.

Completaban es-; ta quinta agrupación el primer Ta-bor de Regulares y la tercera bandera de la Brigada

Paracaidista.

Las fuerzas de´la IV Región, con el batallón de Infantería Badajoz 26, Compañías de Operaciones

Especiales, batallones de Cazadores de Montaña Chiclana VI y Alba de Tormes XXXV, compañías de E

iladores de Montaña y Esquia-d* s, y finalmente el grupo de Ar-til .Ja.a Lomo XLI, que despertó

expectación con sus 101 caballos y 186 mulos, éstos cargando las piezas.

La última agrupación de las fuerzas de seguridad del.Estado, sé abría, con la Guardia Civil, a cuyo paso

una espectadora arrojó pétalos dé flores.

La Policía Nacional, que recibió, grandes aplausos, se abría con una compañía a pie, seguida de una

sección de Orden Público con material antidisturbios, una sección móvil, otra de vehículos blindados,

cuatro de Seguridad Ciudadana con vehículos Z, equipos de salvamento marítimo y vehículos especiales

lanzaagua.

En penúltimo lugar, y con música propia, por tener un paso más vivo, desfiló la Bandera del II Tercio de

la Legión. Cerraron el desfile sendos escuadrones a caballo de la Policía Nacional y Guardia Civil.

Cuando los Reyes habían abandonado ya, el lugar, un grupo de unas cincuenta personas, portando

banderas españolas, saltó en manifestación a la altura de las calles de Aribau y Muntaner. Después de

cantar el Cara al sol y saladar al modo falangista salieron de la zona.

Almuerzo en honor del Rey

Entretanto, la familia real, con las autoridades militares y el Gobierno, se trasladaron al palacio de

Capitanía, donde se celebró un almuerzo en honor del Rey. A las cinco de la. tarde, los Reyes y sus hijos

regresaron en avión a Madrid.

El sábado pasado se produjo un incidente entre el director de Radio Nacional dé España, Eduardo

Sotillos, y el contralmirante Moreno, comandante del portaviones Dédalo, fondeado en Barcelona con

motivo de la celebración del Día de las Fuerzas Armadas.

Después del alm uerzo ofrecido a los directores de los medios de comunicación en el citado portaviones,

el contralmirante Moreno les llevó a su camarote, donde, en el transcurso de la conversación, citó alguna

frase poco grata para los socialistas, al tiempo que señalaba que no le importaba ser definido como

franquista.

Eduardo Sotillos intervino entonces, como socialista, defendiendo el PSOE y aclarando al contralmirante

que dicho partido no atenta ni contra el Ejército ni contra España. El contralmirante Moreno, por su parte,

criticó la postura contraria al ingreso en la OTAN del PSOE. El incidente terminó con la visita de los

directores de los medios de comunicación al citado portaviones.

Alusiones a la Constitución en otras recepciones

El Día de las Fuerzas Armadas fue celebrado en las capitanías generales y otras sedes militares con re-

cepciones solemnes, en las que participaron autoridades civiles y de los Ejércitos. Los mandos militares

expresaron en sus parlamentos, en general, su preocupación por el terrorismo y la unidad de España, y

menudearon llamamientos a la unión de todos los españoles por una convivencia pacífica, así como a la

misión constitucional de las Fuerzas Armadas.»

En Valencia, con una numerosa representación de dirigentes de UCD, PSOEy PCE, el teniente general

Pascual Calmes dijo que «el Día de las Fuerzas Armadas no puede ser más que el Día de España». En

Granada y Sevilla intervinieron los alcaldes, del PSOE y PSA, respectivamente. El capitán general de

Granada, Pedro Fontenla, dijo que «las Fuerzas Armadas acatan plenamente la Constitución y nunca

renunciarán a cumplir plenamente lar misión que ésta les asigna».

El teniente general Pedro Merry, de Sevilla, expresaba su esperanza de que se superen los problemas y se

llegue a una convivencia pacífica bajo el mando^ del Rey y dentro, del orden constitucional, tí gober-

nador militar de la plaza, general Esquivias Franco, se refirió al terrorismo como «guerra sucia y cruel», y

dijo que sus resultados se pretenden ampliar «con otro tipo de terrorismo, pero terrorismo en fin, que

ilevan a cabo los que escriben y hablan de nosotros para difamarnos, para insultarnos y para vejar

nuestros más profundos sentimientos».

 

< Volver