Día de Andalucía     
 
 Diario 16.    04/12/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Día de Andalucía

Medio millón de andaluces salió el domingo pasado a la calle. Las principales ciudades de la región se

llenaron de un clamor pacífico que sólo fue perturbado desde fuera por unos cuantos cerriles defensores

de una idea de España que el pueblo español rechaza.

Pero las manchas de las agresiones ultras a los manifestantes de Sevilla, Córdoba y Málaga no sólo no

desvirtúan el sentido del Día de Andalucía, sino que lo cargan aún más de razón y de sentido.

Andalucía exige su autonomía y esto hoy en España, tras las conquistas de los Estatutos de Guernica y

Sau, tiene una importancia excepcional. La presión autonómica no es ya patrimonio de las comunidades

españolas más históricamente diferenciadas, como la catalana, la vasca y la gallega, sino de los otros

pueblos de España, dispuestos a que su identidad se afirme con la afirmación de la democracia. Entre

ellos, y con creciente pujanza, está el pueblo andaluz.

Se habla mucho que el Estado autonómico debe encontrar su estructura y su fuerza futuras en lo que se ha

llamado la «España solidaria». La idea es certera y, sobre todo, justa. No debe haber autonomías de

primer rango y autonomías de segunda. Que esto no ocurra es lo que ha exigido multitudinariamente

Andalucía en la jornada del domingo. De ahí que el acto sea políticamente un asunto de máxima seriedad.

 

< Volver