Autor: Méndez, Maria José. 
 Los Reyes presidieron el brillante desfile militar en Barcelona. 
 Millares de personas ovacionaron a las Fuerzas Armadas     
 
 ABC.    02/06/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

NACIONAL

MARTES 2-6-81

Los Reyes presidieron el brillante desfile militar en Barcelona

Millares de personas ovacionaron a las Fuerzas Armadas

BARCELONA (María José Méndez, enviada especial). Una multitud de personas —más de 300.000,

según algunas evaluaciones— asistieron el domingo, en Barcelona, at desfile militar, brillante colofón de

los actos conmemorativos del Día de las Fuerzas Armadas. Una hora antes del paso de las unidades

militares, más de dos kilómetros de la avenida Diagonal, de la Ciudad Condal, estaban repletos de

público. Los balcones, azoteas, árboles y farolas no fueron suficientes para contener a las personas que

habían acudido a aplaudir a las Fuerzas Armadas. A las once en punto de la mañana la Familia Real llegó

a la tribuna presidencial, en medio de grandes aplausos, después de saludar a las autoridades civiles y

militares, dio comienzo el desfile aéreo. El teniente general Emiliano Barañano, capitán general de la

Región Aérea, pilotaba el avión insignia; luego, en milímetrada formación, desfilaron las agrupaciones de

po!¡motores,~-reactores ligeros, reactores, pesados y, por último, una agrupación de helicópteros de los

tres Ejércitos. A continuación dio comienzo el desfile terrestre, en el que participaron más de 13.000"

hombres al mando del capitán general de la IV Región Militar, teniente general Ricardo Arozarena. Las

unidades del núcleo, de tropas .de la División de Montaña número 4 desfilaron en primer lugar, seguidas

de las unidades de (a Brigada DOT 4 y Artillería Antiaérea. Seguidamente recorrieron !á Diagonal

barcelonesa las unidades de la División Acorazada Brúñete, del Tercio de la Armada y de ios Servicios

Regionales. En este último grupo desfiló una unidad motorizada de damas de Sanidad Militar, qué

despertaron las simpatías del público.

CLAVELES PARA LA GUARDIA CIVIL

Las fuerzas dé a pie eran esperadas con impaciencia y fueron muy aplaudidas por todos los asistentes. Un

batallón del Regimiento de la Guardia Real, con sus vistosos uniformes, encabezó el desfile de tropas; a

continuación, la agrupación de las Academias Militares, las Fuerzas Especiales de los tres

Ejércitos y las Fuerzas de la IV Región Militar, pertenecientes al grupo de Defensa Operaciona!

Operativa de Cataluña: Y,, por fin, las Fuerzas de Seguridad del Estado. El público, puesto en pie,

aplaudió con calor y gritos de «¡Valientes, valientes!» el paso de las Fuerzas de la Guardia Civil; en

algunos puntos de la Diagonal, grupos de personas arrojaron claveles y rosas; juego, la Policía Nacional,

tos aplausos arreciaron, mientras en algunos momentos pudieron distinguirse gritos de «¡Franco, Franco!»

y vivas a Tejero, que se mezclaban con las aclamaciones a las Fuerzas de Seguridad. A continuación, con

un ritmo de paso más rápido, y al compás de música propia, desfiló ia Bandera del l| Tercio de la Legión;

como todos los años, los legionarios fueron ovacionados con entusiasmo. Finalmente, sendos escuadrones

a caballo de la Policía Nacional y Guardia Civil cerraron el desfile militar. La avenida Diagonal fue una

fiesta durante las dos horas y cuarto que duró el desfile de las tropas. En multitud de balcones colgaban

banderas españolas, en algunos junto a la catalana. El público de las tribunas agitaba El público aplaudió

con entusiasmo el paso de la Guardia Civil y la Policía Nacional banderjtas nacionales, confeccionadas en

papel, al paso de las unidades militares. En algunos momentos los aplausos y vítores hacían imposible

escuchar las notas de las marchas militares, que en todo momento sonaron por el sistema deaudifonía.

Barcelona, y con ella toda España, estuvo con sus Fuerzas Armadas.

APLAUSOS A LOS REYES

Los Reyes, el Príncipe de Asturias y las Infantas Elena y Cristina abandonaron la tribuna principal una

vez terminado el desfile. Durante el recorrido, en coche descubierto, hasta, la plaza de Francesc Maciá,

realizado entre la escolta del batallón de lanceros de la Guardia Reaí, los Reyes respondieron sonrientes a

los vítores y aplausos de la multitud, que había conseguido rebasar el cordón policial. La Familia Real se

dirigió a la sede de Capitanía General de Barcelona, donde les fue ofrecido un almuerzo, el último acto

oficial de su estancia en Barcelona con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. Después se desplazaron

ai aeropuerto del Prat, ailí fueron despedidos por el presidente de la Generalidad, Jordi Pujol; el delegado

del Gobierno en Cataluña, el gobernador civil de la provincia y otras autoridades civiles y militares. Los

Reyes, acompañados de sus hijos, emprendieron viajé de regreso a Madrid a bordo de dos Mystére de las

Fuerzas Aéreas Españolas, que tomaron tierra en el aeropuerto de. Barajas pasadas )as seis de la tarde del

domingo.

 

< Volver