Rotunda apuesta por la libertad y la Constitución. 
 Gabeiras defiende con energía la democracia     
 
 Diario 16.    27/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

El teniente general José Gabeiras Montero manifestó ayer que las Fuerzas Armadas han aceptado la

democracia y son garantía de la libertad de los españoles que se amparan en la Constitución. Las palabras

de Gabeiras tuvieron como marco el palacio de Buenavista, donde se realizó el acto de entrega de los

premios Ejército 1980.

Rotunda apuesta por la libertad y la Constitución

Gabeiras defiende con energía la democracia

Los Ejércitos, garantía para todos

los que nos amparamos en la Constitución

Las fuerzas Armadas cuentan con una larga tradición de obediencia al poder civil legítimo

Madrid - El jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general José Gabeiras Montero, entregó ayer los

premios Ejército 1980, en un acto celebrado en el palacio de Buenavista, sede del Cuartel General.

En el transcurso del acto, el teniente general Gabeiras Montero pronunció unas palabras en las que felicitó

.a todos los galardonados, especialmente a los profesores de Educación General Básica, «que con tanto

amor al Ejército -dijo— divulgan sus virtudes entre los niños de nuestra Patria». Asimismo, el jefe del.

Estado Mayor del Ejército dijo que «las FAS y la sociedad de la que proceden merecen un-esfuerzo por

parte de todos, pues amarlas no es sino amar al custodio de esa misma democracia que ellas han aceptado

tras la entronización del Rey. Son garantía de la libertad y defensa de todos los españoles que nos ampa-

ramos en la Constitución, pues han demostrado, una vez más, que su puesto está en y con el pueblo, de

donde proceden y al que se deben. Por eso los -hombres de España y las instituciones civiles las han

homenajeado, porque amparan la voluntad popular, que es la nacional».

Obediencia

´«Las FAS —agregó— son discretas, poco porosas al halago. Huelga decir que no fomentan el afán de

prota1 gonismo, prudentes, con una larga tradición de sujeción y obediencia al poder civil legítimo.»

«Una y mil veces —aña: dióT han proporcionado y escoltado las. libertades de los españoles y han

mantenido la necesaria continuidad de la vida nacional. Son garantes de la paz que todos pretendemos

mantener • para poder ejercer las libertades y desarrollar las posibilidades de convivencia y progreso,

pilares todos fundamentales para una realización democrática.» «La alta misión —finalizó- que la

Constitución adjudica a los Ejércitos de España exige tener presente que no es sólo la fuerza material la

que constituye el poder militar, sino fundamentalmente la fuerza, moral en la que tanto tiene que ver la

cultura, y a la que nosotros dedicamos no pocos de nuestros desvelos, seguros de que con ello

completamos mejor la formación de nuestros hombres y la nuestra.» Previamente a las palabras del

teniente general Gabeiras habían sido leídas las órdenes de concesión de los premios Ejército 1980,

concesión que fue hecha, pública el pasado día 19. Los premios otorgados fueron los siguientes: Tres

premios para profesores de Educación General Básica, premio Ejército 1980 de libros de historia militar,

de literatura y periodismo, cinco en total; de poesía, de fotografía, pintura, y premios a profesionales del

Ejército.

Premios

Tras la entrega de premios por parte de altos .cargos del Cuartel General del Ejército, se sirvió una copa

de vino español. Al acto, además de las personas galardonadas, han asistido los miembros del jurado, que

estuvo presidido por el teniente general Díez-Alegria. El ministro de Defensa en Cartagena — Sobre las

10,30 horas de la mañana de ayer llegó a Cartagena procedente de Valencia el ministro de Defensa,

Alberto Oliart, quien termina hoy la visita oficial a la III Región Militar. El ministro llegó a Cartagena en

un helicóptero y viajaba junto al capitán general de la III Región Militar, teniente general Antonio Pascual

Calmes, entre otros altos mandos militares. Una vez en el Gobierno Militar, tras serles rendidos los

honores de ordenanza, Oliart saludó a las autoridades civiles y militares de la zona, con quien departió

breves instantes.

 

< Volver