Autor: Infantes, Juan Pablo. 
 El socialista Javier Paulino denunció las irregularidades al Gobierno en junio de este año. 
 Puede estallar un escándalo en el Patronato de Casas Militares     
 
 Diario 16.    30/09/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

El senador socialista Javier Paulino denunció las irregularidades al Gobierno en junio de este año

Puede estallar un escándalo en el Patronato de Casas Militares

Un escándalo de fuertes proporciones podría estallar en el Patronato de Casas Militares por la promoción

y venta de varias viviendas, adjudicadas a una empresa privada sin atenerse a la legislación vigente y en

contraste con la construcción de otras en las que sus adjudicatarios —entre los que aparecen nombres

conocidos, incluso del 23-F y miembros directivos del Patronato— han podido hacer un buen negocio. El

senador socialista Javier Paulino Pérez lo denunció en dos ocasiones al Gobierno.

Juan Pablo INFANTES

Madrid — Javier Paulino Pérez, senador socialista por Ciudad Real, interpeló, hace tres meses, al

Gobierno sobre lo que puede significar un escándalo en la actuación del Patronato de Casas Militares en

relación con inas viviendas construidas para familias de generales, jefes y oficiales. Se trata de la promo-

ción y venta de viviendas situadas en las calles de Santa Cruz de Marcenado, números 1, 2 y 4, así como

en las fincas de las calles Príncipe de Vergara, 111, y Francisco Sil vela, 112. En el caso del primer

edificio, conocido con el nombre de Edificio Princesa, el senador socialista ya hizo una pregunta al

Gobierno que no recibió contestación. En su nueva interpelación recordó que el 16 de julio de 1969 se

inició la licitación de las obras y que se presentaron 31 empresas, de las que fueron seleccionadas seis.

De" ellas le fue concedida la contrata a Covi-mar, S. A., sin que fuese ésta la que mejores condiciones y

precio ofertaba. Además, la contratación directa no es acorde con la normativa legal vigente. En abril de

1970 se firmó el correspondiente contrato entre el Patronato de Casas Militares y Covimar sin que se

hubie-.se recabado ,1a preceptiva autorización del Consejo de Ministros, y el contrato se extendió en

documento privado, lo que también vulnera la legislación. Fue elevado a público en 1973, cuando ya el

Patronato tenía noticias de que se iban a elevar quejas.

Más denuncias

El senador socialista continúa denunciando -en su interpelación las diferentes prórrogas que el Patronato

concedió sin atenerse a lo legislado, hasta que el edificio quedó terminado con dos años de retraso según

la fecha prevista y con una elevación del precio desde cerca de 300 millones de pesetas a 650 millones,

sin que de ello tuviese conocimiento tampoco el Consejo de Ministros. Asimismo, se hacen constar

precios de las viviendas que en la Cédula de Calificación definitiva no se corresponden con los que

realmente se obliga a abonar. También existen notables diferencias en las superficies construidas y las

que se reflejan en las escrituras de obra nueva. A juicio de los adquirientes, según la interpelación del

senador socialista, el Patronato de Casas Militares «se está preocupando de defender los intereses de una

constructora privada más que de los ´compañeros militares para quienes, por ley, viene obligado a

construir». Pero lo anteriormente expuesto contrasta, según Paulino Pérez, con la actitud mantenida por el

citado Patronato con otras promociones suyas, como en el caso de las viviendas de la calle de Francisco

Silvela, 112, y Príncipe de Vergara, 111, «que fueron adjudicadas algunas viviendas a personas directivas

de dicho organismo y a otras jerarquías, alguna de ellas participantes en los sucesos del 23 de febrero

último». La interpelación socialista señala que los precios de compra de las primeras viviendas, no

llegaron a las 800.000 pesetas por superficie de 200 metros cuadrados. Además, los propietarios se

quedaron con los locales comerciales y plazas de garaje y el abono total no superó la cifra de un millón

cien mil pesetas, lo que supone que al vender los locales comerciales al precio en la zona, los propietarios

consiguen gratis su vivienda y la plaza de garaje, además de una sustanciosa cantidad extra. El senador

socialista pregunta al Gobierno si se han abierto las investigaciones conducentes a. esclarecer la actuación

del Patronato de Casas Militares y, en caso afirmativo, cuál ha sido el resultado de las mismas. También

inquiere sobre las medidas adoptadas por la Delegación Provincial de la Vivienda de Madrid y el

Ministerio correspondiente.

Por último, se refiere a la diferencia de trato que hizo el Patronato a los adjudicatarios del Edificio

Princesa y a los de las viviendas de las calles Príncipe de Vergara y Francisco Silvela.

Nombres

Respecto a esta última y según pudo saber DIARIO 16, entre los beneficiarios aparecen nombres como

Carlos Iniesta Cano, Juan Milans del Bosch y Portóles, Jaime Milans del Bosch y del Pino y José Cid

Portea. El capitán de Intendencia José Cid Portea se encuentra procesado por su participación en el 23-F.

También aparecen Juan Sereníes Sanz (en su día interventor del Patronato), José Ramos Santiago (en su

día ayudante del general de Patronato) Gregorio López Muñiz Rodríguez (en su día presidente del

Consejo directivo del Patronato). La inscripción de estas viviendas se encuentra en el Registro de la

Propiedad número 1, tomos 1.852, folios seis y siguientes (las viviendas y el local comercial número 1) y

1.841 (los locales comerciales 3 y 4 y el garaje). El precio por metro cuadrado oscila entre 3.958,94 y

4.412,92, según vivienda. La fecha de inscripción es del 14 de julio de 1977. El precio por metro

cuadrado del Edificio Princesa es de 10,735,766, es decir, casi el triple.

 

< Volver