Lo califica como acto de indisciplina y prohíbe posibles adhesiones. 
 la JUJEM advierte de la gravedad del manifiesto     
 
 ABC.    08/12/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Lo califica de acto de indisciplina y prohibe posibles adhesiones

La JUJEM advierte de la gravedad del manifiesto

La Junta de Jefes de Estado Mayor calificó ayer la publicación del manifiesto como un «acto de

indisciplina, y además, afecta a la confianza y a la lealtad debida a los mandos superiores». La

nota de la JUJEM se redactó para ser leída en todos los cuarteles de España. Unas horas más

tarde, la JUJEM remitió una instrucción a todas las Capitanías Generales en la que ordenaba

que todos los militares—jefes, oficíales y suboficiales— se incorporaran a sus destinos para ser

advertidos «con todo rigor de la gravedad del tema y la prohibición absoluta de admitir

semejante procedimiento de adhesión o protesta». La primera nota de la JUJEM, que se leyó

ayer en todo los cuarteles de España, dice textualmente lo siguiente:

* EI procedimiento utilizado tanto en la elaboración del texto como en la recogida de firmas y en

la posterior presentación a los medios de comunicación social supone, aparte de una

reiteración de lo manifestado a través de los estados periódicos de opinión, una total omisión

de los trámites reglamentarios para el encauzamlento de las preocupaciones, propuestas o

sugerencias, que siempre han de seguir el conducto regular, sin que en ningún caso puedan

adoptar la forma de reclamaciones o peticiones colectivas, totalmente prohibidas por las Reales

Ordenanzas en su artículo 203. Todo ello representa un acto de indisciplina y afecta, asimismo,

a la confianza y a la lealtad debida a los mandos superiores.

* EI texto del citado documento, al amparo del tratamiento inadecuado de algunos asuntos

militares por ciertos medios de comunicación social —preocupación permanente del mando

militar y adecuadamente transmitida a los órganos competentes—, introduce afirmaciones que

revelan una absoluta falta de identidad con jos principios constitucionales y con las misiones

asignadas a las Fuerzas Armadas en el artículo octavo de la Constitución.

* Lo ocurrido afecta también a la necesaria unidad y cohesión entre los miembros de las

Fuerzas Armadas, ya que tales agravios, hipotéticos o reales, no deben ser pretexto para

conductas que puedan producir una separación o extrañamiento del resto de la sociedad.

Consecuentemente estos hechos han sido sometidos a la autoridad judicial competente, para

que investigue y exijan las responsabilidades que se deduzcan y se apliquen las sanciones que

en justicia procedan.

* La Junta de Jefes de Estado Mayor formula un llamamiento a todos los generales, jefes,

oficiales, suboficiales y tropa para que rechazen cualquier insinuación que pudiera afectar al

compromiso de respeto a) Gobierno, acatamiento a la Constitución y lealtad al Rey, que las

Fuerzas Armadas vienen cumpliendo de modo tan ejemplar.

ORDEN DE REUNIÓN INMEDIATA

La instrucción de la Junta de Jefes de Estado Mayor —a la que ha tenido acceso Efe— dice

textualmente:

«La Junta de Jefes de Estado Mayor, en su orden general de fecha 7 de diciembre de 1981,

calificó como acto de Indisciplina el manifiesto facilitado a la Prensa por un centenar de

oficiales y suboficiales del Ejército de Tierra. Por lo que cualquier iniciativa de adhesión al

citado documento, individual o colectiva, merecerá al menos calificación análoga a la anterior.

A estos efectos, procederá Vuestra Excelencia a ordenar a todos los jefes de unidad, centro o

dependencia de esa Capitanía, reúnan inmediatamente, dentro del día de la fecha, á todos los

jefes, oficiales y suboficiales bajo su mando, y adviertan con todo rigor la gravedad del tema y

la prohibición absoluta de admitir semejante procedimiento de adhesión a protesta. Este tipo de

hechos quebranta de forma gravísima la disciplina y entraña una marginación de la línea

jerárquica del mando. En consecuencia, cualquier transgresión de estas ordenes será

inmediatamente sancionado por la vía disciplinaria, sin perjuicio, de la apertura del

correspondiente procedimiento judicial.»

 

< Volver