El Arma de infantería celebró la festividad de su Patrona. 
 Oliart insiste en la importancia de la disciplina en el Ejército     
 
 ABC.    09/12/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

NACIONAL

MIÉRCOLES 9-12-81

El Arma de Infantería celebró la festividad de su Patraña

Oliart insiste en la importancia de la disciplina en el Ejercito

MADRID. El Arma de Infantería celebró ayer, festividad de la Inmaculada Concepción, la fiesta de su

Patrona con diversos actos castrenses. En Madrid, el ministro de Defensa, Alberto Oliart, asistió al

acuarteiamiento de la División Acorazada Brúñete número 1, sito en E! Goloso. Oíiart, tras felicitar a

todos los infantes, pronunció unas palabras en las que resalió el concepto de disciplina en el Ejército, y

recordó que «ésta adquiere sus cotas más ´sublimes incluso cuando su ejercicio va en contra de las propias

convicciones» Asimismo y también en Madrid, el vicario general castrense ofició una misa en la iglesia

de Los Jerónimos, a la que asistieron numerosos mandos militares y autoridades civiles. Monseñor

Benavent dijo en su homilía que hay qué «pedir al Señor sabiduría para defender la unidad y la concordia

de los españoles. Desde el mando más pequeño al más grande para que sepan discernir lo que han de

comprender, lo que han de urgir, io que han de tolerar». El ministro de Defensa, Alberto Oliart,

acompañado del capitán generar de Madrid, Quintana Lacacci, presidió, en la mañana de ayer, los actos

celebrados en la División Acorazada Brúñete número 1 en el acuertalamiento de El Goloso para

conmemorar el día de la Patrona de Infantería. :Los actos, que comenzaron pasado el mediodía, se

iniciaron con la interpretación deí himno nacional en la Brigada Acorazada número XXII, de dicho

enclave militar situado en las cercanías de Madrid. Tras pasar revista a las tropas que le rinr dieron

honores dé ordenanza, el ministro de Defensa asistió, junto con las autoridades militares presentes y una

representación de la Policía Nacional, a (a celebración de una misa. Posteriormente se interpretó el himno

de la División y tuvo lugar un desfile que fue presidido por Alberto Oliart desde un podio. Tras el desfile,

el ministro pronunció un discursó en el felicitó, en primer lugar, a todos los presentes por la celebración

de) día de su Patrona, la Inmaculada Concepción. A continuación, el señor CHiart subrayó que todas las

inquietudes, ideas y opiniones del estamento militar llegan regularmente a su mesa de trabajo a través de

los estados de opinión y de los contactos personales del ministro conel capitán general y otros generales,

así como con jefes y oficiales. Recordó, también,, cómo todos éstos son atendidos, «aunque —dijo— no

todos pueden resolverse con la rapidez que todos quisiéramos».

LA SITUACIÓN NO ES NEGATIVA

El ministro de Defensa manifestó que la situación política actual no es negativa y expuso, en líneas

generales, los logros más importantes en la gestión de los dos Gobiernos del señor Calvo-Sotelo.

Se refirió, acto seguido, al encauzamiento de las autonomías, los.grandes progresos en la lucha

antiterrorista, los logros en el terreno económico y en política internacional, haciendo hincapié especial en

la adhesión de España a la Alianza Atlántica. También se refirió al encauzamiento del problema de

RTVE, si bien admitió que quedan otros problemas pendientes, «algunos de tos cuales —dijo— os han

conmovido a vosotros, a los jefes y a mí en estos días. Algún problema como éste —el ministro se refería

al manifiesto firmado por un centenar de militares— no puede resolverse por .la sola acción del Poder

ejecutivo, sino que ha de encauzarse por la acción conjunta del ejecutivo, del legislativo y el judicial».

El ministro Oíiart recordó que la autoridad —en un Estado de derecho— no está legitimada si no es

basada en la ley, y que la autoridad no legitimada es simplemente fuerza que no puede asegurar el orden

total de un Estado, y pidió a todos que cuidaran, al máximo cualquier ge´sto o acto que pueda incidir

negativamente en la compenetración que debe existir entre pueblo y Fuerzas Armadas.

El ministro de Defensa presidió ios actos de la División Acorazada

Afirmó también que cualquier problema que pueda, sugir, en orden a comportamientos concretos, se

resuelven atendiendo al concepto clave de los Ejércitos que es la disciplina. Insistió en .este punto

recordando cómo la disciplina adquiere su cotas más sublimes, incluso cuando su ejercicio va en contra

de las propias convicciones. Terminó reiterando su felicitación y pidiendo la reafirmación de todos en el

respeto al Gobierno legítimo, el acatamiento a la Constitución y la permanente lealía a su Majestad el

Rey, que son —dijo— la garantía del orden, la paz, la libertad, la prosperidad de España y de los

españoles. El ministro finalizó con gritos de viva Es-; paña, viva el Rey y viva la gloriosa Infantería.

Gritos que fueron respondidos entusiásticamente por todos los presentes que aplaudieron las palabras de!

ministro.

 

< Volver