Calvo-Sotelo explicó ayer en el Congreso la última crisis del Gobierno. El presidente atacó duramente el "manifiesto de los cien". 
 "Mantendré a las FAS en el acatamiento constitucional"     
 
 Diario 16.    11/12/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Éí presidente atacó duramente -el «manifiesto de los eieri»

«Mantendré a las FAS en el acatamiento constitucional»

El presidente del Gobierno reiteró su firme decisión de «mantener a las Fuerzas Armadas en el

acatamiento dé la Constitución y en la obediencia al Gobierno». Esta fue la referencia textual al

«manifiesto de los cien» durante la intervención del presidente. «El domingo pasado estaba en la prensa

de la mañana un documento firmado,por cien oficiales y suboficiales del Ejército de Tierra, y faltaría yo a

la consideración que debo a esta Cámara, si abandonase hoy la tribuna sin recoger y valorar tan grave

hecho. Resumo brevemente la información -que es ya de dominio público. El procedimiento utilizado,

tanto en la elaboración del documento y en la recogida de las cien firmas como en la presentación a los

medios - de comunicación social, fue calificada por la Junta tí e´; Jefes: de Estado -Mayor conio -un acto´

de indisciplina que afecta a la lealtad debida a los superiores. El texto, según -la misma Junta, revela una

absoluta falta de identidad con los principios constitucionales y con las misiones asignadas a las Fuerzas

Armadas en el articulo octavo de la Constitución. El capitán general de la I Región Militar impuso

inmediatamente a los firmantes un arresto preventivo y designó un juez especial para la investigación de

los hechos, la exigencia de las responsabilidades que se deduzcan y la aplicación de las sanciones que en

justicia procedan. Un intento de sumar adhesiones escritas al documento inicial no ha tenido

consecuencias. El mando militar entenderá que toda adhesión es un quebrantamiento gravísimo de la

disciplina y una marginación de la linea jerárquica. En las primeras actuaciones aparece ya una

responsabilidad mayor de cinco capitanes que han pasado a la situación de disponible forzoso, mientras

concluyela acción judicial. " El Gobiernq,respeta él ejercicio de 1 a jurísdicción militar en. "el ámbito

estrictamente cástrense, de acuerdo con la ley. Pero no olvida que la Constitución le confiere la potestad

de dirigir la Administración militar del Estado; ni deben olvidarlo quienes parecen suponer erróneamente

que las Fuerzas Armadas constituyen un poder autónomo e independiente del poder civil. El Gobierno no

acepta ni puede aceptar otro control ni otra supervisión que no sean el control y la supervisión de las

Cortes, de las Cor-. tes que ostentan la legítima representación del pueblo, única fuente del poder en una

democracia, Como presidente del Gobierno considero inadmisible el documento y sus circunstancias,

reitero mi firme decisión de mantener las Fuerzas Armadas en el acatamiento de la Constitución y en ia

obediencia al Gobierno de la nación, según los términos de la Constitución misma, y me comprometo

ante la Cámara, que se manifestó de manera inequívoca en su sesión de ayer, a defender inflexiblemente

la supremacía del poder civil y a atajar en sus raíces esta lamentable iniciativa con la máxima severidad

para los que resultaren responsables y al mismo tiempo con la mayor consideración para la institución

militar, que en´ su inmensa mayoría se ha comportado ejemplarmente durante la etapa de la transición y

que merece por ello, como tal institución militar, el respeto y el reconocimiento de todos los españoles.

Tengan sus señorías la certeza de que nadie aventajará al Gobierno que presido en la defensa de la

Constitución y en la garanda de las libertades, y compartan conmigo la esperanza, servida enérgicamente

por una resuelta voluntad política, de una larga vida para esta Constitución que acaba de cumplir sus tres

primeros años.»

 

< Volver