Manuel Fraga criticó la política militar del Gobierno. 
 "Si las cosas se hacenbien no habrá golpe de Estado"     
 
 Diario 16.    12/12/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

12-diciembre-81/Diario 16

Manuel Fraga criticó la política militar del Gobierno

«Si las cosas se hacen bien no habrá golpe de Estado»

Santa Cruz de Tenerife — El presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga Iribarne, dijo ayer en rueda de

prensa que no cree en la probabilidad de un golpe de Estado «con tal de que las cosas se hagan bien».

«Cuando se hacen mal —añadió el portavoz de CD en el Congreso—, ya he dicho muchas veces que se

crean las circunstancias para que cosas no propicia-blés se puedan producir.» Manuel .Fraga hizo una

crítica de la política militar del Gobierno y mostró su falta de fe en los que responden de ella, si bien

ratificó su confianza en la institución militar. El líder de AP se refirió también, a las entrevistas que

mantuvo con el capitán genera] de Canarias y con el gobernador civil de Santa Cruz de Tenerife, las

cuales calificó de visitas de cortesía, normales y a su juicio muy útiles y constructivas. «No se deben

sacar —agregó— otras consecuencias de estas entrevistas que las lógicas.»

Con UCD

Respecto a un entendimiento con UCD para formar una mayoría de Gobierno, Fraga indicó que «ellos

siguen aferrados a una doctrina que nunca ha sido verdad, como se demostró en Galicia», y que la UCD

sigue rechazando —equívocamente, a mi juicio- los.ofrecimientos que le ha hecho su grupo».

Manuel Fraga habló también de la ley Electoral, a la que calificó de «mala, confusa, que no produce una

mayoría de Gobernó y que por fas listas cerradas impide al electorado controlar a sus elegidos».

«Una reforma a fondo de la ley Electoral —indicó el líder de AP— exigiría sacar el tema de la

Constitución. Para ese momento, que yo no lo veo ahora, propugno la adopción del sistema anglosajón o

del francés.» Según Fraga, lo que hoy se podría hacer es subir la representación de 350 a 400 diputados

como permite la Constitución, destinar esos 50 escaños a repartir entre los restos que hoy se pierden,

desbloquear las listas y poner un tope de un 5 por 100 provincial para eliminar las que considera

candidaturas pintorescas.

 

< Volver