Autor: Gutiérrez, José Luis. 
   La Pascua     
 
 Diario 16.    05/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

GRITOS Y SUSURROS

José Luis Gutiérrez

La Pascua

MENORCA, lectores, es una isla paradisíaca y encantadora, que entusiasma a los ingleses. Por eso la

tomaron en diversas ocasiones. La flota de su majestad entonces funcionaba en plan Errol Flyn. Este año

que estrenamos se conmemora el segundo centenario de la toma de Menorca por soldados de España, y en

la conmemoración de esta efemérides se estableció la celebración de la Pascua Militar, festividad que

recuerda una especie de «epifanía castrense». Pues bien, nunca hasta este año, los actos previstos para la

celebración de la Pascua Militar habían estado redeados en el tiempo por tan cataclisméticos

acontecimientos en el pasado reciente, y por la expectativa de tan fundamentales episodios en el futuro

inmediato. Efectivamente. La sombra del golpismo es alargada y desde las estribaciones del 23 de febrero

pasado se estira y proyecta sobre cualquier acontecimiento militar como esta Pascua Militar, alimentada

por muy concretas subestaciones —la última y más sonada, el llamado «manifiesto de los cíen»— para

desembocar en ese último acto que serán los juicios a los implicados en el 23 de febrero. Es natural, por

tanto, la atención con que se esperan las tres intervenciones principales en los actos de esta fiesta: el

discurso del teniente general Gabeiras —junto a las intervenciones de los otros dos miembros de la

JUJEM, el almirante Arévalo Pelluz y el teniente general Emiliano Alfaro Arregui, cada uno en su cuartel

general—, por un lado; los discursos del ministro de Defensa, Alberto Oliart, y, finalmente, el parlamento

del Rey Juan Carlos, en el acto a celebrar el día 6 en el Palacio Real. GABEIRAS hablará posiblemente

en la que quizá sea su última gran intervención pública desde su puesto de mando, dada la proximidad de

su pase a la reserva"activa. La inequívoca defensa de los valores constitucionales, la insistencia en la

petición de disciplina, la denuncia de las campañas de intoxicación de que son objeto las Fuerzas

Armadas desde Ja injuria, la mentira y la manipulación, son mensajes previsibles en los discursos del

ministro Oliart y del propio Gabeiras. En este sentido, en medios del Ministerio de Defensa —como un

nuevo paso en la escalada de la tensión— se esperan campañas de desprestigio personal contra generales

y jefes determinados, que tuvieron una actuación destacada en los recientes y muy exitosos encuentros

prensa-Fuerzas Armadas. El discurso del ministro del día 6 será de hondo calado político, 12 folios de

doctrina sobre democracia y Fuerzas Armadas. Nada se sabe, lógicamente, sobre la muy esperada

intervención del Rey, pero en el aire flotan aún sus palabras de la pasada Nochebuena, su fervoroso voto

porque «brille la justicia». De todas formas, la festividad se produce en un ambiente político y social

inusitadamente relajado, descargado de tensiones por los bálsamos consumistas, paganos y religiosos de

la Navidad, con un sosiego callejero sólo roto por las algaradas de Nochevieja y algún otro episodio de

menor cuantía. Y en medios del Gobierno insisten en señalar la fecha de finales de febrero, principios de

marzo, para la celebración de la gran prueba, los juicios de aquella fecha «funesta» del 23 de febrero.

 

< Volver