Los arrestados por el "manifiesto de los cien", internados en prisiones militares     
 
 El País.    07/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los arrestados por el "manifiesto de los cien", internados en prisiones militares

Treinta y nueve de los oficiales que suscribieron el llamado manifiesto de los cien se encuentran en la

actualidad cumpliendo los arrestos ordenados por el mando en prisiones militares distantes, de la I Región

Militar (Madrid), según una información facilitada ayer por el periódico ultraderechista El Alcázar. La

totalidad de estos oficiales recibieron sanciones que van de uno a dos meses de arresto militar.

Estos militares conocieron la orden de arresto a principios de la segunda quincena de diciembre en sus

propios domicilios, donde se encontraban cumpliendo un primer arresto de catorce días, impuesto

provisionalmente por el mando. Los oficiales firmantes han sido repartidos entre castillos militares de El

Ferrol, Cádiz y Gran Canaria. Concretamente en la prisión militar de La Palma (El Ferrol),

establecimiento donde fue recluido durante unos meses el teniente coronel golpista Antonio Tejero, se

encuentran dieciséis de estos oficiales. Otros cinco han sido trasladados al castillo de Santa Catalina, en

Cádiz, prisión militar donde estuvo recluido con anterioridad al levantamiento militar de Franco el

general Enrique Várela,

Apreciación de falta leve

Los arrestos fueron impuestos por la apreciación de falta leve de «inexactitud en el cumplimiento de las

obligaciones reglamentarias», prevista en el artículo 443 del Código de Justicia Militar. El periódico antes

citado dice que el ministro de Defensa modificó el pasado 22 de diciembre, mediante escrito, una orden

de 1978 que facilitaba el levantamiento de arrestos por falta leve con motivo de las fiestas navideñas, lo

que ha supuesto que todos estos oficiales continúen en los citados establecimientos militares. El escrito

del ministro de Defensa decía que «la orden comunicada de este Ministerio de 30 de mayo de 1978, por la

que se aprueba el calendario de festividades de las Fuerzas Armadas, queda modificada en el sentido de

que el levantamiento de arrestos por faltas leves sólo se producirá si aquéllos no han sido aplicados como

consecuencia de la instrucción de un procedimiento previo o judicial». Él Alcázar indica a modo de

comentario, que «se ha venido a establecer así una discriminación Con los demás arrestados por faltas

leves, ya que en realidad las diligencias previas no tienen significación alguna distinta a la de la sanción

gubernativa. Ni es expediente judicial ni es causa», y añade que el arresto impuesto «lo ha sido después

de que el juez que inició las diligencias previas dictaminara que no se apreciaba falta ni delito en el

escrito firmado por los cien oficiales y suboficiales». Paralelamente a estos arrestos para la totalidad de

los firmantes, el capitán general de Madrid, teniente general Guillermo Quintana, ordenó la apertura de un

expediente judicial a los capitanes Rogelio González Andradas, Blas Pinar Gutiérrez, Enrique González

Mateos, Ignacio Gasea Quintín, Francisco Mateo Cruz, José Manuel Lorenzo Esperanto, Juan Cañadas

Lorenzo y Eugenio Martín Peralta, así como al brigada Manuel González Pomares.

 

< Volver