Celebración de la Pascua Militar. Solemnes actos de carácter militar en toda España. 
 La lealtad al Rey, una constante en los discursos pronunciados por los capitanes generales     
 
 El País.    07/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Celebración de la Pascua Militar

Solemnes actos de carácter militar en toda España

La lealtad al Rey, una constante en los discursos pronunciados por los capitanes generales

Las Fuerzas Armadas conmemoraron ayer en todas las regiones militares y zonas marítimas la festividad

de la Pascua Militar, con solemnes actos y paradas de tropas, celebraciones estas que en algunos lugares

estuvieron acompañadas de discursos por parte de los respectivos capitanes generales, en su mayoría

coincidentes en recalcar la lealtad al rey Juan Carlos y el sometimiento de la milicia al ordenamiento

constitucional. El Rey presidió los actos en Madrid, en compañía del ministro de Defensa. El acto de

Madrid se desarrolló en el Palacio de Oriente,y en el curso del mismo el ministro de Defensa, Alberto

Oliart, renovó la lealtad y subordinación de los Ejércitos hacia su capitán general, el rey Juan Carlos.

Este, por su parte, pidió confianza en el sistema democrático, aconsejó a las autoridades políticas que en

materia de defensa y en asuntos militares escucharan la opinión y el asesoramiento de las Fuerzas

Armadas y recordó que el patriotismo no es exclusiva de algunos. El Jefe del Estado se detuvo en su

discurso en los sucesos del pasado 23 de febrero y señaló que no podía ignorar las campañas que se han

desatado, los panfletos y las hojas repartidas profusamente entre los militares y la planificación de unas

versiones de los hechos «con las que se ha pretendido intoxicar y desorientar a las Fuerzas Armadas con

la mentira como lema, la confusión como método y la afrenta como objetivo». En la ceremonia del

Palacio de Oriente, don Juan Carlos fue cumplimentado por las primeras autoridades civiles y militares

del Estado, entre las que se encontraban el Gobierno, los presidentes y Mesas de las dos Cámaras

parlamentarias y la Junta de Jefes de Estado Mayor, y posteriormente procedió a la imposición de

condecoraciones. Al término de su discurso, que concluyó por parte de don Juan Carlos con un «¡Viva!» a

España, uno de los militares asistentes lanzó un grito de «¡Viva el Rey!», que fue inmediatamente

respondido por todos los presentes. El capitán general de la II Región Militar (Sevilla), Manuel Saavedra,

eligió la plaza de Ceuta para conmemorar la Pascua Militar. El teniente general Saavedra, en conferencia

de Prensa posterior a los actos, dijo: «Vivimos pendientes de España, de servir a la Patria de la mejor

manera que sabemos. Tenemos siempre en nuestro corazón ese símbolo de la Patria que es la bandera y

nos movemos siempre en absoluta lealtad a Su Majestad el Rey, a lo que él representa, a la Corona y, con

absoluto respeto, también a la Constitución». En Cataluña, su capitán general, Ricardo Arozarena, dijo en

la alocución que expresaba su inquebrantable lealtad al Rey, no soló por disciplina, sino también desde la

profundidad del corazón, y en Baleares, el teniente general Antonio Pascual, jefe de esa Capitanía,

expresó su deseo de que don Juan Carlos «mantenga a la Patria férreamente unida, próspera y solidaria».

El capitán general de Burgos, Luis Polanco, pidió perfeccionar la virtud de la lealtad al superior, al

compañero y al subordinado, y resaltó los conceptos de disciplina y valor.

 

< Volver