Polemicas declaraciones de Rojas Marcos a un diario barcelones. 
 «Los emigrantes tendrán que buscarse sus proprias soluciones politicas»  :   
 Según su secretario general, es posible que el PSA se presente a las elecciones al Parlamento catalán. 
 ABC.    22/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

POLÉMICAS DECLARACIONES DE ROJAS MARCOS A UN DIARIO BARCELONÉS

«LOS MIGRANTES TENDRÁN QUE BUSCARSE SUS PROPIAS SOLUCIONES POLITICAS»

Según su secretario general, es posible que el PSA se presente a las elecciones al Parlamento catalán

Barcelona, 21. (De nuestro corresponsal.) «El Estatuto no afecta a los emigrantes, por lo que éstos tendrán

que buscarse sus propias soluciones políticas; Cataluña, de hecho, ha dejado de ser la tierra de los

catalanes; nosotros todavía no hemos tomado la decisión de presentarnos como partido a las elecciones al

Parlamento catalán, aunque la podemos tomar, pues no vemos objeciones a ello.» Estas afirmaciones han

sido hechas por el secretario general del PSA, don Alejandro Rojas Marcos, en unas declaraciones que

publica en su edición de hoy «Diario de Barcelona» junto con los ataques a socialistas y comunistas

catalanes y en cierta manera al catalanismo político, que han tenido ya un amplio eco en los más diversos

sectores políticos y sociales del Principado, repercusiones que pueden calificarse de muy negativas y que

también unánimemente dejan traslucir una evidente preocupación por lo que se considera una línea

política que de arraigar entre los emigrantes podría poner en crisis la unidad mantenida hasta ahora entre

todos los ciudadanos de Cataluña, sea cual sea su lugar de nacimiento.

AGRESIÓN A LA CULTURA ANDALUZA.—En este sentido, resulta revelador que el líder del PSA

preconice el mantenimiento de una cultura andaluza junto con la catalana, en Cataluña. Toda vez que

valora la propuesta de integración de los emigrantes, sean andaluces, aragoneses o gallegos, a la cultura

catalana, porque no pueden volver a su tierra como una «agresión». Es en este contexto cuando el señor

Rojos Marcos afirma que: «Cataluña ha dejado de ser, de hecho, la tierra de los catalanes», olvidándose

de que catalanes, ciudadanos de Cataluña, es decir, miembros de una misma comunidad y, por ende, con

los mismos derechos y deberes lo son todos los hombres y mujeres que viven y trabajan en el Principado,

sin tipo alguno de discriminación o diferenciación.

ELECCIONES AL PARLAMENTO.—Otro motivo de preocupación de los colectivos catalanes reside en

la probabilidad, puesrta también de manifiesto por el secretario general del PSA en las referidas

declaraciones, de que este partido se presente a los comicios al Parlamento autónomo defendiendo los

planteamientos antes indicados, planteamientos que suponen un claro ataque al Estatuto de autonomía

catalán en su actual redacción y, sobre todo, llevaría en la práctica a dividir e incluso enfrentar a

ciudadanos de Cataluña en dos grandes bloques: los catalanes de nacimiento y los que proceden de otras

zonas de España. Lo que a nadie se le escapa que podría poner en peligro, y muy grave, toda la

estabilidad del proceso autonómico y constituir el Inicio de un conflicto social y cultural de imprevisibles

consecuencias no sólo para el Principado, sino para toda España. En un párrafo de sus declaraciones

afirma Rojas: "Para nosotros el Estatuto catalán es una agresión; una agresión que no deriva de la mala fe,

de la mala voluntad, sino que es la respuesta lógica del catalanismo, que se tiene que comer a los

emigrantes y les tiene que poner a hablar catalán, a bailar la sardana. Lo digo así, caricaturescamente,

perqué yo comprendo que es su supervivencia. Hay hecho político que la propia dinámica lleva a ello. El

Estado de Israel, por ejemplo, cuando se fundó tenía que comer-se a los palestinos. Y el catalanismo, en

este caso, debe de digerir al emigrantado.» Pensar que a una nacionalidad o región española se le puede

aplicar este esquema o planteamiento resulta como mínimo ilusorio por no calificar tal despropósito de

falta de información o desconocimiento de la realidad catalana actual.

REACCIONES CATALANAS.—En fin, las declaraciones del señor Rojas Marcos han provocado en los

medios políticos catalanes un disgusto y preocupación evidentes, sentimientos que comparten los

partidos, ya sean éstos de derechas o izquierdas.

En este sentido, Jordi Pujol, líder nacionalista catalán, secretario general de Convergencia Democrática de

Cataluña, ha manifestado: «Simplemente, a nosotros, como partido, lo que nos interesa más en la actitud

de los ciudadanos de Cataluña que han venido de otras regiones de España ; una actitud que nosotros

siempre hemos visto favorable a la integración. Por tanto, nuestra obligación no es ahora crear un

enfrentamiento, porque no conviene al país, pero que a lo mejor le conviene a Rojas Marcos. Insisto,

pues, en que nosotros seguiremos atentos a la actitud de la población inmigrada, ya que son catalanes con

todos los derechos.» Por su parte, el primer secretario del Partido de los Socialistas de Cataluña, Juan

Raventós, ha declarado: «Han de ser los andaluces que viven en Cataluña quienes respondan a estas

declaraciones, y me refiero tanto a los andaluces que militan en el PSC (PSC-PSOE), y en el PSUC, como

los que militan en cualquier otro partido, e, incluso, a los que no militan en ninguno de ellos.»

También el secretario del PSUC (partido de los comunistas catalanes) ha tomado parte en esta polémica

afirmando: «Desde luego lo peor de las declaraciones de Rojas Marcos es que las hace desde fuera de

Cataluña. No debemos olvidar que en estas declaraciones se trata un problema real, pero lo que pasa es

que parte del planteamientos equivocados. Aceptando la buena intención de Alejandro Rojas, hay que

tener en cuenta que los resultados pueden ser fatales, y en primer lugar, para él, porque va perdiendo

autoridad al dar una imagen externa de total superficialidad.

No menos duras son las siguientes declaraciones del secretario general de UCD de Cataluña, Carlos

Sentís: «Este "número" anticatalán era un "número" obligado en la fiesta mayor de la demagogia. Al

menos, en 1932, cuando se aprobó el Estatuto, había un señor llamado Royo Vilanova que tenía la ventaja

de ser anticatalán, pero conocía muy bien Cataluña.»

Por último, hay que destacar que si bien la Generalidad de Cataluña ha puesto de manifiesto que no va a

responder, por otra parte, postura muy lógica, a las declaraciones del líder del PSA, el presidente

Tarradellas ha manifestado, en otras ocasiones, y al preguntársele, a las declaraciones de Rojas Marcos,

muy parecidas a las publicadas hoy por «Diario de Barcelona», lo siguiente: «Lo que tendría que hacer

Rojas Marcos es venir a Cataluña y comprobaría su grave error.» Añadiendo el presidente de la

institución autonómica: «Cataluña es un pueblo tolerante y los andaluces se encuentran bien aquí"—Jordi

DOMÈNECH.

 

< Volver