Autor: Méndez, Maria José. 
 Calvo-Sotelo habló de continuidad en su labor. 
 La nueva JUJEM juró guardar y hacer guardar la Constitución     
 
 ABC.    17/01/1982.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Calvo-Sotelo habló de continuidad en su labor

La nueva JUJEM juró guardar y hacer guardar la Constitución

MADRID (María José Méndez). Con la fórmula dé «guardar y hacer guardar la Constíución» los

nuevos componentes de la Junta de Jefes de Estado Mayor juraron ayer sus largos ante el

presidente del Gobierno, Calvo-Sotelo; el ministro de Defensa, Alberto Dlíarí, y los cuatro

componentes dé la anterior JUJEM. Es la primera vez que los más ittos mandos militares hacen

expreso acatamiento de la Constitución en el momento de asumir sus responsabilidades.

Calyo-Sotelo resumió en una expresión la «tarea apasionante», según sus palabras, que les

espera al nuevo órgano superior de la cadena de mando militar de los tres Ejércitos: «Continuar

el proceso acometido por sus antecesores, con su mismo espíritu y con la intención, tantas

veces manifestada por quienes hoy cesan, de servir al pueblo español, a la indisoluble unidad

de la Nación española, con pleno acatamiento a la Constitución y con disciplinada

disponibilidad a las órdenes del Gobierno, en el marco de la lealtad al Rey.» El acto comenzó a

las diez y media de la mañana en el salón de columnas deí Palacio de la Moncloa corr la

lectura, por parte del subsecretario de Defensa, almirante Liberal Luciní, de los reales decretos

de nombramiento, aprobado en el Consejo de Ministros del pasado viernes, de los nuevos

componentes de la Junta de Jefes de Estado Mayor. E! primero en jurar su cargo, poniendo su

mano en la Biblia y ante un crucifijo, fue el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor,

teniente general Lacalle Leloup. A continuación lo hicieron, de la misma forma y por este orden,

los nuevos jefes de los Estados Mayores del Ejército de Tierra, teniente general As-canio y

Togores; de la Armada, almirante Suances de la Hidalga, y del Ejército del Aire, teniente

general García-Conde Ceñal. Lia fórmula utilizada por los cuatro militares fue idéntica: «Juro

por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo con lealtad al Rey y

guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado.»

AGRADECIMIENTO Y PROMESAS

El teniente general Lacalte tomó la palabra para actuar como portavoz de la Junta de Jefes de

Estado Mayor y agradecer al Rey y al Gobierno los nombramientos «por la confianza que se:

ha depositado en nosotros al encomendarnos estos puestos en una etapa en la que será

preciso abordar problemas importantes que afectan a la defensa nacional». El teniente general

Lacalle prometió que «realizaremos los máximos esfuerzos para mejorar las Fuerzas Armadas,

á fin de que posean una preparación de máxima eficacia para cumplir las misiones que la

Constitución nos encomienda». De una manera muy escueta, pero enérgica, el presidente de la

Junta de Jefes de Estado Mayor apuntó la primera preocupación de este organismo militar,

refiriéndose á «los valores morales, el amor a la Patria y la decisión de sacrificarse por ella se

vive entre nuestros compañeros», También puso especial énfasis en la disciplina, lugar común

en los discursos qué importantes militares han pronunciado en los últimos meses, para

asegurar una vez más que «es la clave de la unidad y la fuerza de los Ejércitos». El teniente

general Lacalle no olvidó en su breve parlamento dirigirse ^al presidente del Gobierno, para

afirmar: «Contáis, señor presidente, con la lealtad de la Junta y estamos seguros que nuestras

recomendaciones serán tenidas en cuenta a la hora de que el Gobierno tenga que tomar

decisiones que nos afecten.» Por último, ´el presidente de la JUJEM agradeció a los «militares

que han sido nuestros mandos», refiriéndose á los miembros de la Junta de Jefes de Estado

Mayor saliente, «la labor que han logrado y que nosotros recogemos como herencia». Finalizó

sus palabras rogando al presidente del Gobierno, que transmitiera al Rey «la inquebrantable

lealtad de los que estamos aquí presentes y de todos tos componentes de las Fuerzas

Armadas que están a nuestras órdenes».

 

< Volver