Los máximos cargos de las Fuerzas Armadas tomaron posesión ayer. General Ascanio, jefe del Estado Mayor de Tierra. 
 Se debe modernizar a las FAS de cara a la Alianza Atlántica     
 
 Diario 16.    19/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LOS MÁXIMOS CARGOS DE LAS FUERZAS ARMADAS TOMARON POSESIÓN AYER

Los nuevos componentes de la Junta de Jefes de Estado Mayor, tenientes generales Alvaro Lacalle

Leloup, Ramón Ascanio y Togores, Emilio Garcia-Conde Ceñal y el almirante Saturnino Suances,

tomaron ayer posesión de sus cargos. El acto de toma de posesión del presidente de la Junta (Prejujem),

Alvaro Lacalle Leloup, fue privado, sin que se permitiese la entrada a los informadores. En el resto de las

tomas de posesión, los nuevos altos cargos de los Ejércitos expresaron su lealtad al Rey y al Gobierno. En

Valencia se celebró también la toma de posesión del nuevo capitán general de la Reglón, teniente general

Rafael Allendesalazar. General Ascanio, jefe del Estado Mayor de Tierra Se debe modernizar a las FAS

de cara a la Alianza Atlántica

Madrid — El teniente general Ramón Ascanio y Togores pidió la modernización del Ejército de Tierra

«con vistas a nuestra próxima integración en la OTAN», durante el acto de toma de posesión de su nuevo

puesto como jefe del Estado Mayor del Ejército. El relevo en el mando del Estado Mayor de Tierra tuvo

lugar en el Cuartel General del Ejército en un sencillo acto castrense, en donde los tenientes generales

entrante y saliente pronunciaron breves discursos, después de pasar revista a una compañía que les rindió

honores. Asistieron, entre otros, los tenientes generales Luis Alvarez Rodríguez, Emilio Villaescusa,

Alonso Vega, Saenz de Santa María, Arambum Topete, González del Yerro y Campano. El nuevo jefe del

Estado Mayor del Ejército se refirió, en discurso, a la «necesidad de conseguir optimizar el empleo de los

recursos materiales y humanos del Estado, que el Estado pone a nuestra disposición». A sus compañeros

de armas íes declaró su «decidido propósito de velar por la dignidad de nuestra institución y por todo

cuanto ello lleva consigo, canalizando vuestros afanes e inquietudes y procurando que la función de

nuestra institución se desarrolle dentro del debido clima de serenidad». Por su parte, el teniente generai

José Gabeiras señaló la obligación de «honrar a la Patria y a la institución militar, guardar fidelidad a la

Constitución, subordinación al Gobierno y lealtad a la Corona». Finalizados los dos discursos y tras dar

los gritos rituales de vivas al Ejército, a España y al Rey, ambos generales se dieron un caluroso abrazo.

El teniente general Gabeiras no pudo ocultar la emoción que le embargaba durante el acto y sobre todo

cuando el teniente general Ramón Ascanio citó unas palabras suyas dentro de la alocución.

 

< Volver