Autor: Peiró, Luis. 
 El "baile" de votos se reflejó ayer en la Comisión de Presidencia. 
 Seguridad Social y Sanidad Militar, tropiezos en la ley de incompatibilidades     
 
 ABC.    11/02/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL «baile» de votos se reflejó ayer ert la Comisión de Presidencia

Seguridad Social y Sanidad Militar, tropiezos en la ley de Incompatibilidades

MADRID (Luís Peiro). La Comisión de Presidencia del Congreso de los Diputados no fue capaz

ayer de definirse sobre la inclusión o no, en el nuevo régimen de incompatibilidades qué

estudia la Cámara, de la mayor parte del colectivo que presta sus servicios en la Seguridad

Social. Dos votaciones sucesivas igualaron los diputados a favor de las pretensiones de UCD

—solamente a los que tienen consideración de funcionarios en la Seguridad Social— y las

posturas de la izquierda —que propugnan que el proyecto afecte a todo el colectivo,

especialmente al sanitario. PSOE y PCÉ contaron con los votos de las Minorías -Andalucistá,

Vasca y Catalana, siendo las abstenciones de CD.—Osorio manifestó que el proyecto era «un

churro» y que rio entendía nada— y del Grupo Mixto.—representado en esta/ocasión por

Aizpún— las que dejaron la discusión en tablas. E! tema posiblemente quede zanjado en la

sesión qué hoy celebrará la Comisión, ya que si cabe esperar que no varíen las posiciones, un

tercer empate significará que la enmienda defendida por la izquierda quedará decaída,

permaneciendo el texto de la Ponencia, conforme a las; tesis centristas. El problema surgirá de

nuevo en el Pleno del Congreso en el que se debata el proyecto, con resultados .menos

previsibles. Aplicar ayer el voto ponderado para .dirimir la igualdad hubiera supuesto la derrota

de UCD, a causa de los trasvases de diputados iniciados en este Grupo, aunque queda la

incógnita por despejar de si los «votos tránsfugas» apoyarán o no al partido del Gobierno

´cuando se reúna todo el Congreso. Al margen de considerar cuál va a ser ef significado dé ese

«no entiendo nada» expresado ahora por eí representante de Coalición Democrática, una vez

traducido en votos decisorios para el proyecto.

NO INCLUIR A LOS MILITARES

Con anterioridad a este debate, que centró gran parte de ¡a sesión, la Comisión decidió qué el

personal militar no se vea afectado por las prescripciones de esta ley. La inclusión de militares

y personal de la Seguridad Social, especialmente el sanitario, es uno de los caballos dé batalla

de la izquierda parlamentaria en esta ley. Uno de los temas no resueltos tras las

proximaciones logradas por la Ponencia, una vez modificado sustancial mente el texto

inicialmente- remitido por el Gobierno. Los centristas Vázquez Guillen y Bravo de Laguna se

mostraron partidarios de no hacer un prolijo recuento de colectivos afectados por ia ley en base

al carácter desordenador que el proyecto va a significar en la actividad pública y aduciendo que

existen otras leyes, como él Estatuto de la Función Pública, e incluso leyes militares aún por

dictaminar. Poniendo un ejemplo de la situación que se crearía de no ser muy mesurado en la

deterrninácíón dé afectados, habló el diputado Vázquez Guillen de que la extensión al ámbito

militar significaría quedarse sin sanidad militar, por las bajas percepciones de los médicos de

las FAS. La respuesta en defensa de posiciones contrarias vino del comunista Pérez Royo,

quien se mostró conforme en que sería necesario modificar retribuciones, lo cual sería

problema de presupuestos u otras -disposiciones, pero que el mantenimiento de una situación

no deseada, como e! aprobar la incompatibitidad en funciones que pueden ser

lesivas para las dedicaciones profesionales, no era la solución al problema. «Máxime —dijo-;-

cuando sé acomete la reforma de la Administración Pública, de la que considera que el

proyecto de incompatibilidades es un "test",

¿CUANTOS FUNCIONARIOS EN LA SEGURIDAD SOCIAL?

Similares discrepancias se mantuvieron con relación al personal de la Seguridad Social. Para el

socialista Ciríaco dé Vicente incluir en el proyecto sólo a quienes ostentan «la condición de

funcionario al servicio de la Seguridad Social» era tanto como dejar fuera a !a práctica totalidad

del colectivo—el 99,99 por 100, dijo—, salvo que se le explicase qué significaba la condición de

funcionario en éste caso. La explicación no fue concreta desde los bancos centristas, en los

que remitieron a los socialistas á una disposición adicional del proyecto, en el que lo que se

regula es la posibilidad de simultanear dos puestos de trabajo precisamente en el casó de

quienes no se consideran por el proyectó funcionarios de la SS. Aquí se produjo el «no

entiendo nada» del señor Osorto y las propuestas de la izquierda, por considerar que lo único

que se hac.ía es regular compatibilidades en una ley de incompatibilidades.

LAS CUATRO DISCREPANCIAS

Hay cuatro aspectos básicos de este proyecto que centran las discrepancias: las

incompatibilidades que han dé regir la dedicación de. los funcionarios con relación a

desempeñar actividades privadas o a la condición de parlamentarios, así como las; qué se

deben plantear en funcionarios que tienen varios puestos dentro de la propia Administración o

pertenecen a Consejos de Administración de empresas públicas. En los dos primeros casos —

actividades privadas y parlamentarios—, UCD ha admitido enmien- das socialistas y ha

aportado a la Comisión enmiendas transaccionales. Sobre ios parlamentarios que, a su vez,

sean altos cargos de la Administración deberán optar entré las remuneraciones de una u otra

condición, percibiendo sólo .dietas por la condición a cuya retribución no hubiera optado.

En los dos casos en que e! funcionario detente varios puestos en la Administración, UCD

plantea en el proyecto que o bien sea autorizado expresamente por ley o se reciba un solo

sueldo, siendo las jornadas reducidas y recibiendo el funcionario las retribuciones básicas en

un puesto y no percibiendo en el otro el complemento de dedicación exclusiva. Finalmente, y

en el punto relativo a funcionarios en Consejos de Administración de empresas públicas, una

enmienda trañsaccional plantea reducir a dos los cargos que puede detentar, siendo en

cualquier caso sus remuneraciones por su condición de consejeros las que se fijen por dietas y

gastos. Estas dos posiciones no fueron asumidas en su totalidad por el PCE y PSOE, Grupos

que plantearon textos alternativos más rigurosos en sus planteamientos. En ambos casos

fueron derrotados por tres votos de diferencia. El introducir la exclusividad en • la función

pública y en la Seguridad Social, conforme proponen ambos Grupos, fue evaluado por eí

centrista Bravo de Laguna en un coste de 600.000

 

< Volver