La opinión de los partidos     
 
 ABC.    31/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

La opinión de los partidos político

Por su parte, portavoces de los cuatro partidos con mayor representación parlamentaria {UCD PSOE,

PCE y AP) han reaccionado así al acontecimiento registrado ayer en Washington:

Iñigo Cavero (UCD): «Nos incluimos en Occidente, nuestro espacio natural»

«Esto representa la clarificación de la situación internacional española. Con ello nos incluimos en nuestro

espacio natural, que es Occidente, con las naciones democráticas que defienden los valores pluralistas.»

«Es la culminación de un proceso que se inició hace meses en el Congreso —indico—. Con ello se ha

cumplido uno de los puntos del programa político de UCD y del discurso de investidura del presidente del

Gobierno en febrero de 1981.» «El Gobiernos sabía —agregó Cavero— que la respuesta positiva a la

adhesión estaba próxima, y la oposición lo sospechaba, ya que tiene muy buena información y contactos

con Gobiernos qué han tenido que dar su confirmación a ella. De ahí la precipitación en la presentación

de la moción parlamentaria, un gesto político y partidista.»

Javier Solana (PSOE): «Insistimos una vez más en que se retrase el ingreso»

«Reitero nuestra oposición a la entrada en la OTAN», dice Javier Solana, miembro de la Ejecutiva del

PSOE y diputado, sobre la adhesión de España al Tratado del Atlántico Norte. «Creo que nuestra posición

es conocida por todos los ciudadanos —añadió—; es una posición contraria al ingreso. Ha sido subrayada

en los últimos días, concretamente el viernes, con la propuesta de una proposición en el Parlamento. En

ella insistimos, una vez más, en que se retrase nuestro ingreso en tanto en cuanto no se clarifique la

situación internacional del mundo por la que atravesamos.» La ceremonia oficial de adhesión de España a

ia OTAN se celebrará el próximo 5 de junio, en el transcurso de un solemne acto en la sede de la Alianza,

en Bruselas, donde ondeará la bandera española entre las de tos demás países miembros

Guillermo Kirkpaírick (AP): «El Gobierno debe negociar con los partidos la forma de integración»

«La incorporación es, efectivamente, un acontecimiento de carácter excepcional, ya que desde hace

veintisiete años no se incorporaba ningún país. Pero lo único que se ha hecho es dar el primer paso y

faltan por concretar las formas y modalidades de esta integración» , ha declarado el secretario general

adjunto de Alianza Popular, Guillermo Kirkpatrick. «Para eso —añadió—, sin pérdida de tiempo es

necesario que el Gobierno trate con las demás fuerzas políticas la manera de llevar _a cabo esa

integración, no sólo militar, sino también en la estructura civil de la Organización, para evitar que se

fracase y para llevar a cabo una política de Estado.» «Hay que hacer esa integración —dijo el

representante de AP>´ con las debidas cautelas, de forma, progresiva y conveniente para los intereses

nacionales. UCD y AP debemos mantener los contactos necesarios para llevar a cabo esta política, y los

socialistas, si lo desean, pueden también incorporarse a esa política de Estado.»

Jaime Ballesteros (PCE): «Muy negativo para la con solidación de ia democracia española»

«Si se consuma el ingreso de España en la OTAN será una fecha muy negativa en el proceso de

consolidación de la democracia», ha declarado Jaime Ballesteros, vicesecretario general del PCE y

portavoz del Grupo parlamentario Comunista en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

«El ingreso de España en la OTAN no solamente no va a -´ dar a resolver el problema externos número

uno que tiene España —Gibraltar—, sino que, como demuestra la crisis de las Malvinas, va a complicar

más ia solución en un sentido desfavorable para España», agregó el dirigente del PCE. «Por lo que

respecta a política interna, es evidente que el ingreso de España en la OTAN es una de cisión

enormemente importante en todo el proceso que ha seguido el Gobierno de Calvo-Sotelo, proceso de

derechización creciente, que está produciendo una distorsión enormemente grave para la democracia

española, una pérdida de peso del centro y una tendencia a la división de España en dos mitades.»

 

< Volver