Rojas Marcos: El Estatuto de Sau es una agresión. 
 Polémica regional entre andalucistas y catalanes     
 
 Diario 16.    22/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Rojas Marcos: El Estatuto de Sau es una agresión

Polémica regional entre andalucistas y catalanes

BARCELONA, 22 (D16).-El Partido Socialista de Andalucía (PSA) y su secretario general, Rojas

Marcos, lanzaron ayer una auténtica bomba de efectos retardados al calificar de «agresión» el Estatuto de

Sau y arremeter «por sus insultos y amenazas» contra la izquierda catalana.

Rojas Marcos, en declaraciones al «Diario de Barcelona», criticó abiertamente «el Estatuto catalán, que es

una agresión, una agresión que no deriva de la mala fe, de la mala voluntad, sino que es la respuesta

lógica del catalanismo».

El dirigente andalucista, que levantó ya una polvareda de respuestas políticas a los más altos niveles —

Joan Revenios (PSC-PSOE) y Antoni Gutiérrez (PSUC-PCE) entre ellas— quiere convertir al PSA «en la

voz de todos los emigrantes».

«El catalanismo —dice-tiene que comer a los inmigrantes y les tiene que poner a hablar catalán y a bailar

la sardana. Por eso, ahora, el catalanismo tiene dos opciones: pactar con la emigración o que la

emigración se enfrente al catalanismo.»

Vieja cantinela

Los argumentos de Rojas Marcos, ya conocidos por anteriores declaraciones, tienen la novedad de

enfrentarse, por vez primera, a los ataques de la izquierda catalana y, más en particular, a las referencias

«lerrouxistas» que le llovieron desde esferas socialistas y comunistas.

«Eso —declaró Rojas Marcos- me lo dicen en todas partes y es la cantinela que se han aprendido los

partidos catalanes para replicar nuestra posición política.»

«El lerrouxismo —puntualizó— quiere decir otra cosa. Es una opción política dirigida y patrocinada

desde Madrid para evitar el nacionalismo catalán, el catalanismo.»

«Lo nuestro —concluye— es una opción nacionalista y además de izquierdas, mientras que el

lerrouxismo es conservador.»

Rojas Marcos llega a insinuar o proponer «la reforma del Estatut» apoyándose una vez más «en la actitud

de los partidos catalanes».

«Si ellos -acusa- en vez de hacer un Estatuto donde ignoran a los emigrantes hubieran recogido nuestras

aspiraciones y las hubieran resuelto científicamente, el andaluz, el gallego, el aragonés tendría ya una

tabla sobre la que discutir, pero nos han ignorado.»

Andalucistas de elecciones

El líder andalucista, apoyado en este y otros razonamientos, defiende una vez más «la presencia del PSA

en las elecciones del Parlamento, puesto que son muchos los emigrantes de Cataluña que así nos lo han

pedido».

«Nosotros —precisó- no hemos tomado la decisión de presentarnos a las elecciones como partido, aunque

la podemos tomar, pues no vemos objeciones para ello. Si hay andaluces en Cataluña que quieren

presentarse bajo la bandera y las siglas del PSA, pues por qué no.»

Rojas Marcos, en lo que parece ser una fiebre electoral, asegura más adelante que «si el PSA no se

presenta a las elecciones en Alemania, donde también hay muchos andaluces, no es porque no queramos,

sino porque la legislación de ese país no nos lo permite».

Vencedores y vencidos

Las polémicas declaraciones de Rojas Marcos, que repiten en algunos pasajes las ideas expresadas en la

Comisión Constitucional del Congreso el día de dictaminarse el Estatuto de Sau, vuelve sobre su

argumentación de «vencedores y vencidos».

«Desde luego —dice- los andaluces, como yo dije al término de la Comisión Constitucional, felicitamos

al pueblo catalán. Lleva muchos años luchando por una victoria de este tipo, pero mi felicitación es la del

vencido, no en el tema político sino en el económico.»

Rojas Marcos, que realizó a estas críticas puntual respuesta de las fuerzas catalanas, arremete ahora

también contra «la izquierda tradicional PSOE-PCE con quienes tenemos un litigio desde nuestra propia

aparición política».

Perrerías a mil

El líder nacionalista, que se abstuvo en la votación nominal que sacó el Estatuto de Sau adelante, piensa

que estas fuerzas tendrían miedo al PSA «llegado el caso de presentarnos a las elecciones del Parlament

de Cataluña».

«Tal es así -afirma- que nos están amenazando, insultando. Nos están haciendo toda clase de perrerías.

Pero eso no es el problema», pues, según Rojas, todo tiene su origen «en la actitud que adoptaron en

Andalucía».

«No entendieron —comentó- que saliéramos como una opción diferenciada; aunque el tiempo ha ido

diciendo que no sólo hemos sido necesarios, sino indispensables para el desarrollo del andalucismo.»

«Esos partidos -precisó— han estado siempre en la retaguardia y tirando del carro, pero para atrás. Han

sido un verdadero obstáculo para el desarrollo del andalucismo y sólo han asumido las cosas cuando ya

no tenían más remedio.»

Andalucía, oprimida

Rojas Marcos, después de volver a destacar que son «varias las comunidades que existen en Cataluña» y

apuntar que «Cataluña se ha enriquecido a costa de Andalucía», aprovecha la entrevista concedida a

«Diario de Barcelona» para dar algunos consejos a los emigrantes andaluces.

«Los andaluces —como ya antes confesara del catalanismo— tienen dos opciones. Una, aceptar la

presencia a través de los partidos catalanes. Otra, hacerla por su cuenta.»

«Nosotros —terminó— no queremos teledirigir la presencia electoral en Catalunya. Es simplemente la

confirmación nacionalista de otro pueblo oprimido.»

 

< Volver