Cartas militares     
 
 Ya.    13/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Cartas militares

"La Actualidad Española", con la firma de Ramón Pin, dice:

"La sucesión de escritos, cartas y semicirculares han llegado hasta estos últimos días. A la primera carta

del general De Santiago siguió 1a del general Iniesta, Nada más ser designado vicepresidente el general

Gutierrez Mellado ordenó la lectura en los acuartelamientos de un texto redactado cuando él era Jefe del

Estado Mayor Central y que se había leído entonces. Ese texto habla de diversos temas políticos, entra el

que destaca 1a defensa de la unidad de las Fuerzas Armadas en torno a 1a Corona y el apoyo a la reforma.

En cierto modo, 1» relectura de este papel a la oficialidad significaba una especie de tarjeta de

presentación del nuevo vicepresidente.

Tías el famoso desliz del Gobierno, el ministro del Ejército, teniente general Alvarez Arenas, ha enviudo

» las Capitanías Generales, para su lectura ante los oficiales—lo de complemento incluidos—, otra carta.

Esta ve* se trata d« una réplica formal a la -que el general De Santiago escribiera días atrás. En este

escrito (de poco mas de dos folios) se ha dado conocimiento del criterio del ministro, que en síntesis es

éste:

Las reformas gubernamentales son la» mismas que el presidente Suárez expuso ante los altos mandos

militare», con la aceptación «le éstos y ante el silencio del general De Santiago, que pudo haberse

manifestado entonces y no lo hizo.

El cese del general De Santiago no fue una simple dimisión, sino la aceptación de una sugerencia hecha

por el presidente Suárez.

Las deliberaciones de los Consejos de Ministros son secretas y los acuerdos son solidarios. Si hubieía

habido una tan grave disensión en su seno, se hubiera producido la crisis mucho antes.

La reforma sindical no se ha tratado todavía (se entiende, cuando se redactó esto escrito, la semana del 5

ai 11) en Consejo de Ministros, sino que cada ministro había recibido una documentación sobre la misma

del señor De 1a Mata.

El tema de la representación sindical se prevé que sea debatido en las Cortes.

No es cierto que él general De Santiago hay» ostentado nunca una representación formal de las Fuerzas

Armadas, por lo que no puede actuar como su representante.

Después de haberse leído este escrito en algunos acuartelamientos por lo menos, se ha recibido, al

parecer, la orden del Ministerio de que se suspenda toda lectura posterior. Parece ser, igualmente, que

había instrucciones de que una ve» conocido el escrito se procediese a su destrucción."

 

< Volver