Contestación a una moción de la Comisión de Defensa de las Cortes. 
 El Gobierno quiere limitar los ascensos en el Ejército  :   
 En su respuesta, alega que se habrán de incrementar los créditos, se aumentaría el personal inutilizable y se prolongaría el exceso de efectivos en el grupo de destinos. 
 El Alcázar.    10/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Contestación a una moción de la Comisión de Defensa de las Cortes

EL GOBIERNO QUIERE LIMITAR LOS ASCENSOS EN EL EJERCITO

• En su respuesta, alega que se habrían de incrementar los créditos, se aumentaría el personal inutilizable

y se prolongaría el exceso de efectivos en el grupo de destinos.

MADRID. (EUROPA PRESS).— El Boletín Oficial de las Cortes Españolas publicó ayer una

contestación del Gobierno a la moción aprobada por la Comisión de Defensa de la Cámara, relativa al

proyecto de Ley de ascenso de los jefes y oficiales del grupo de destinos de Arma o Cuerpo. El Proyecto

contenido en la moción es considerado por el Gobierno como "inconveniente y perjudicial para el

Ejército".

Dicha moción decía textualmente "que previos los estudios correspondientes, el Gobierno prepare y envíe

a las cortes un proyecto de Ley trae haga posible los ascensos de los jefes y oficiales pertenecientes al

grupo segundo o grupo "b" de los Ejércitos de Tierra, Mar o Aire, siempre que ascienda en el grupo

primero o grupo "a un jefe u oficial de menor antigüedad .

En su respuesta, el Gobierno expone las disposiciones existentes sobre el ascenso de los jefes y oficiales

del grupo de destino de Arma o Cuerpo (grupo "b"f, y señala más adelante que este proyecto de Ley

tendría una serie de repercusiones entre las que figuran: al no limitar los ascensos a ningún empleo, se

daría lugar al ascenso a general por antigüedad, en cuanto ascendiese uno nías moderno en el grupo de

mando de Armas, al no exigirse otra condición que el ascenso de quién tenga menor antigüedad en el

grupo de mando de Armas, se daría el caso de que mientras mientras el jefe u oficial de mando de armas

que no tenga cumplidas las condiciones, o por otra causa, se le retrasa el ascenso, el del grupo de destinos

ascendería, sin ellas, hasta el extremo de no exigirle siquiera la buena conceptuacíón. Parte de los

problemas-expuestos podrían subsanarse el redactar la disposición.

En la respuesta del Gobierno se indican las repercusiones que tal proyecto de Ley podría tener para los

jefes y oficiales individualmente. Y las que podrían tener para el Ejercito se resumen en:

—Se habrían de incrementar los créditos para el personal, tal ver en detrimento de los consig-nadoel para

otras atenciones muy importantes.

—Dado que con el sistema actual se prevé ya que para 1986 el húmero de coroneles en el grupo de

destinos de Arma o Cuerpo alcanzará los 1.200, cifra imposible de absorber por la organización militar,

su aumento no conduciría más que a incrementar un personal inutilizable por el Ejército, disminuyendo el

de otros empleos de utilización más posible.

—Se produciría un profundo agravio comparativo para quienes se retiraron desde el decreto-ley de 1957

sin poder obtener ascenso por falta de condiciones para el mismo u otro ascenso.

—Al incrementarse los ascensos y alargarse la vida militar, se prolongará el problema actualmente

existente de exceso de personal del grupo de destinos que, además, se ha de agravar en los cuatro

próximos años.

—La diferencia de trato en cuanto a condiciones de ascenso podría repercutir en la interior satisfacción

del grupo de mando de Armas, columna básica del Ejército.

Por todo ello, el citado proyecto de Ley se considera "inconveniente y perjudicial para el Ejército. Mucho

más inconveniente e inadmisible seria el que se pudiera ascender al empleo de general, que por su

especial significación requiere unas condiciones especiales y que, por ello, se lleva a cabo por el

procedimiento de "elección por selección". Ello resultaría totalmente improcedente para los jefes que ya

están en el grupo de destinos o grupo "b".

 

< Volver