Autor: Herraiz García-Blanco, Carlos. 
 La Escuela Superior del Ejército. 
 Cuna de generales  :   
 Jefes militares de 19 países acuden a este centro para conocer sus enseñanzas. 
 Pueblo.    03/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

LA ESCUELA SUPERIOR DEL EJERCITO

JEFES MILITARES DE 19 PAÍSES ACUDEN A ESTE CENTRO PArA CONOCER SUS

ENSENAMZAS

NESTRO Ejército, que cuenta con Inmejorable material humano, tiene, P* para su formación, centros

tales cíjrrao la Escuela Superior del Ejército de Tierra, en donde nuestros mandos militares adquieren los

conocimientos necesarios para ejercer el mando en las grandes unidades. Goza también este centro en el

exterior de gran predicamento, y es por ello que a él acuden lumerosos jefes y oficiales de ejércitos

extranjeros que comparecen en este alto organismo militar para conocer los curios que se imparten. Para

conocer con más detalle cuál es la misión de la Escuela Superior hemos entrevistado al director de la

misma, teniente general don Carlos García ´Riveras, quien nos ha recibido en su despacho oficial. Nuestra

primera pregunta ha sido:

—Mi general, ¿qué es y cuál es la función de a Escuela Superior del ejército?

—La Escuela Superior del Ejército es el más alto centro de enseñanza de) Ejército de Tierra, cuya función

primordial es la formación de nuestros mando superiores y la de ¡os componentes del Estado Mayor. De

ahí que .a-.í-s-iísgr?=.-´---ella- ofr-as :los escuelas: la de Mandos ´Superiores (E. M. S.) y la de Estado

Mayor (E. E. M.). Tres funciones genéricas incumben i la Escuela Superior del Ejército: enseñanza,

estudios e información. La principal es la función de enseñanza, y la cumple mediante la realización de

distintos cursos. La función de estudios origina actividades encaminadas a colaborar con el Estado Mayor

Central en la creación de doctrina para el empleo de las Armas y Servicios, y en la redacción de normas,

orientaciones y reglamentos táctico y logístico de las Grandes Unidades. La función de información se

desarrolla mediante la difusión de conocimientos sobre materias concretas que se consideran de interés

para ´os cursos que se imparten en la escuela y para ´a formación profesional de los cuadros de jefes y

oficiales del Ejército.

INTERNACIONAL

—Dentro del contexto nternacional ¿cuál es la consideración qué merece?

—La consideración in-ternacional se refleja, sin duda, en las numerosas solicitudes de jefes y oficiales

de.ejércitos extran-¡eros para realizar los cursos que ésta imparte. Y, en este aspecto, nuestra Escuela

recibe con orgullo y satisfacción un contingente anual de diez •i doce alumnos extranjeros en la Escuela

de ´estado Mayor y cuatro o cinco jefes en la de Mandos Superiores. Se puede decir que la demanda

extranjera supera las posibilidades de la Escuela, qué no puede admitir a todos los aspirantes que solicitan

sus cursos, bien iror !a incapacidad de las aulas o por limitaciones didácticas del número de

los asistentes a una clase. Las naciones que tradicional mente envían alumnos son: Italia, Francia,

Alemania, Marruecos, Estados Unidos, Argentina, Perú, Chile, Brasil, Venezuela, Ecuador, Paraguay y

Colombia, En ocasiones, han cursado sus estudios alumnos de China nacionalista, Core a, Sudáfríca,

Portugal, Gran Bretaña, Filipinas... Por otra parte. íwesfr» Eseu-s -la Superior, se relaciona

tradicionalmente, con la Escuela de Guerra de París, mediante una serie de visitas, intercambios y

contactos periódicos que permiten constatar los métodos y planes didácticos de dos escuelas en misiones

idénticas. Y, por último, la escuela actualiza su enseñanza profesional aplicando los métodos que

preconiza la N. A. T. O., mediante una adaptación que se acomoda al empleo y organización de nuestras

Unidades.

—¿Cuándo se fundó?

—La Escuela de Estado Mayor data nada menos que del año 1842. La necesidad creciente, al margen de

las misiones que cumplía aquélla, de formar, mantener y actualizar la preparación de los mandos

superiores con vistas a su ascenso al generalato, obligó a la creación de la Escuela Superior del Ejército.

La inauguración oficial, presidida por el Generalísimo Franco, tuvo lugar el 17 de abril de 1941 en el em-

plazamiento actual, paseo de la Castellana, 71. El decreto de 16 de enero de 1964, que disponía que cada

Ejército contara con un centro d« enseñanza único para la formación de los mandos y Estados Mayores,

obligó a reunir en un solo centro y bajo una sola dirección a la antigua Escuela Superior del Ejército y a la

Escuela de Estado Mayor, conservando para el conjunto la denominación de Escuela Superior del Ejército

y creando la Escuela de Mandos Superiores con funciones similiares a las trae desempeñaba aquélla.

PARTICIPACIÓN

—¿Cuál es la duración de los cursos que se llevan a cabo en la escuela

y quiénes son los que participan en ellos?

—La Escuela de Mandos Superiores imparte anualmente los siguientes cursos:

• UN CURSO BÁSICO PARA MANDOS SUPERIORES, de seis meses de duración, cuya finalidad es

actúa1izar y completar la formación profesional de los concurrentes, como posibles futuros componentes

de los cuadros del generalato, proporcionándoles las enseñanzas necesarias para poder obtener la aptitud

exigida para el ascenso > a la categoría de oficial general. Asisten a este curso, previa solicitud de los

interesados y selección por el Consejo Superior del Ejército, coroneles y tenientes coroneles de las armas

que reúnen las condiciones exigidas por las disposiciones vigentes. En número aproximado a cincuenta.

• UN CURSO COMPLEMENTARIO PARA MANDOS SUPERIORES de tres meses de duración, que

actualiza y amplía la formación profesional de los oficiales generales concurren tes, proporcionándoles

los medios y actividades docentes que faciliten en forma eficaz su preparación para -el ejercicio del

mando en los puestos superiores del Ejército. Asisten a este curso veinte generales de brigada o,

excepciona1mente, de división, que por sus condiciones personales y de carrera pueden llegar a la cabeza

de la escala de oficiales generales.

UN CURSO DE LOGÍSTICA, de tres meses de duración, cuya finalidad general es completar y

actualizar los conocimientos del planeamiento y ejecución de la maniobra logística, para proporcionar a

los concurrentes la aptitud necesaria para el mando y empleo de los servícios, especializarlos en el

conocimiento de los diversos escalones logísti-cos y en la resolución de sus problemas dentro de la

maniobra de las GU,s. Asisten a este curso, como concurrentes, de acuerdo con las diversa»,

finalidades expuestas, coroneles de los cuerpos de Intendencia, Sanidad, Farmacia y Veterinaria, para

obtener la aptitud para el ascenso, y jefes de Estado Mayor y de las distintas armas y cuerpos, para al-

canzar la especialización logística. Con carácter informativo asisten también jefes de los cuerpos Jurídico

y de Intendencia Militar. En total, unos cincuenta alumnos.

• UN CURSO DE TRANSPORTE, de un mes de duración, cuya finalidad es proprocionar los

conocimientos específicos propios de esta función logística. Asisten unos quince tenientes coroneles o

comandantes de las cuatro armas y del servicio de Intendencia, que son designados por el Estado Mayor

Central entre aquellos que hayan realizado con aprovechamiento anteriormente curso de logística.

CURSOS

Por último, la Escuela de Estado Mayor imparte los cursos para la formación del oficial de Estad; Mayor,

capacitándole paca el ejercicio de sus funciones en los distintos órganos d´>3i^ S´o-i vi.¿IG y ¿JCi.>´* •

los distintos escalones jerárquicos de los Estadof-Mayores de las GU. Ta! formación comprende:

• UN CURSO PREVI para seleccionar a losalumnos entre los aspirantes a ingreso, que se desarrolla

en siete meses (cinco por corresponden cía y dos de presente), se gruido de un examen-opo sición.

• UN PERIODO DI ESTUDIOS EN LA E. E. M., que se desarrolla en dos años (primero y se-

gundo), y comprenden cursos de nueve meses cada uno, más ciertas estancias de práctica en las

unidades o centros que en cada caso se determinen.

• UN PERIODO DE PRACTICAS (tercer año 1 en los Estados Mayores de la Armada, Ejército de)

Aire y Capitanías Genenales del Ejército de Tierra. Los aspirantes a ingreso en la E. E. M. son jefes y

oficiales de las armas que lo solicitan, debiendo reunir una serie de condiciones de empleo edad, tiempo

de servicio y mando, hoja de servicios etcétera, y superar el curso previo con la calificación suficiente

para cubrir las plazas anunciadas en la correspondiente convocatoria. Cada promoción viene a estar

constituida actualmente por unos cuarenta alumnos.

Ha finalizado la entrevista, no sin que déme; las gracias al teniente ge neral García Riveras, que nos ha

dado cuantos datos de él hemos solicitado para cumplir nuestra finalidad, es decir, dar a conocer la misión

de Sa Escuela Superior del Ejército, que con tanto acierto dirige.

UNA ENTR E VISTA DE

Carlos HERRAIZ

 

< Volver