Las Fuerzas Armadas y los partidos políticos (y VI). 
 Partido del Trabajo: "El ejército, institución básica del Estado"     
 
 Diario 16.    25/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

LAS FUERZAS ARMADAS Y LOS PARTIDOS POLÍTICOS (y VI)

Partido del Trabajo:

«El Ejército, institución básica del Estado»

MADRID, 24 (D16). — El Partido del Trabajo de España (PTE) tiene el criterio de que el Ejército es pie-

dra angular del Estado en vina sociedad, democrática. Contestó al cuestionario de D16 Nazario Aguado,

secretario general del PTE.

1) En una situación democrática, el Ejército debe cumplir en la sociedad dos misiones fundamenta-

les como piedra angular que es d-el Estado. De una parte, la defensa de la plena soberanía e

independencia nacionales frente a agresiones exteriores o intentos de cualquier tipo que pretendan limitar

nuestra capacidad de decisión.. De otra parte, defender las conquistas democráticas del pueblo y ser la

máxima garantía de que en ningún momento el principio de la soberanía popular se vea amenazado por

fuerzas reacciona rías que, en una situación democrática, continuarán intentando de una u otra forma

liquidar.

2) Efectivamente, la situaeión mundial está determinada, como factor capital, por el enfrentamiento

entre las dos supérpoten-eias (U.S. A. y U.R.S.S.), que tratan de repartirse el mundo disputándose zonas

de influencia .y aliándose en algunas ocasiones para impedir la independencia de los pueblos. El

enfrentamiento entra ellas es, sin embargo, el elemento determinante que les lleva a una carrera

armamentista sin precedentes, p o n i ende al mundo con tinuamente en peligro de una nueva,

conflagración bélica.

El centro de la pugna de las dos superpotencias por la hegemonía y control del mundo lo constituye Euro-

pa. El Partido del Trabajo de España cree absolutamente necesario para ]a seguridad y el progreso del

pueblo español adoptar una política independiente de cualquiera de los dos bloques imperialistas, basada

en la coexistencia pacífica y el respeto mutuo,~prepa-rándose a la vea para la defensa ante cualquier tipo

de agresión.

Esto implica lógicamente que estamos en contra de la integración de España en la OTAN o en el Pacto de

Varsovia, alianzas militares al servicio de la política agresiva de ambos bloquea imperialistas. Una

España democrática tendrá, además, que combatir contra esta política de bloques imperialistas

enfrentados y por la disolución de ambas alianzas militares, uniendo

Los que no

A esta encuesta de D16 no contestaron los siguientes grupos políticos: Alianza Popular, cuyo secretario

general es Manuel Fraga Iri-barne; la Federación Popular Democrática, de José María Gil-Robles; Partido

Popular Demócrata Cristi ano, cuyo secretario general es. Iñigo Cavero; el Partido Socialista Popular,

cuyo secretario general es Raúl Morodo, y el Partido Social Demócrata, de Francisco Fernandez Ordóñea.

Los que sí

Respondieron a, la encuesta de D16 la Federación de Partidos Socialistas y Convergencia Democrática de

Cataluña (7-2-77), el Partido Carlista y el Partido Popular (8-2-77), el Partido Socialista Obrero Español y

el Partido´ Comunista (9-2-77), la Unión Social Demócrata Española y los Liberales (10-2-77), Falange

Auténtica y el Partido Sindicalista (1-2-77), se para ello con todas las naciones del mundo que e§-tán-por

la ´independencia nacional, en contra del he-gemonismo y el imperialismo de uno u otro tipo.

3) El objetivo último del PTE es establecer la sociedad comunista en la que habrán sido borradas

las clases sociales y no será, por tanto, necesario, el Estado. Para llegar a ello, la única vía posible es la

instauración del socialismo, y cubrir una larga y compleja etapa histórica. En esa dirección el pro-

blema capital de la actual sociedad española es restablecer plenamente la democracia política y conso-

lidarla, incorporando a la clase obreía, a las masas trabajadores y a todo el pueblo a una activa parti-

cipación en la, vida política y en la toma de decisiones a todos los niveles.

Indudablemente a cada modelo social y económico le corresponden unas instituciones, y, por tanto, el

Ejército —institución básica del Estado— será transformado también a medida que se avance en el

proceso histórico. En el fondo fie esas transformaciones se encontrará siempre la ampliación cada vez

mayor y más efectiva de la íntima unión entre el Ejército y el pueblo; entre el Ejército y las aspiraciones

democráticas de las masas. El Ejército que el PTE propugna es un Ejército democrático, de estructuras

democráticas que se materializarán en unos estatutos de derechos y deberes para los militares. Un Ejército

capaz de defender la independencia nacional, íntimamente fundida con el pueblo, que colaborará de

forma determinante en la consolidación y ampliación de la democracia en los terrenos político y

económico, y que será una auténtica escuela de formación ideológica, política, militar, técnica y cultural,

en el que la disciplina será, aceptada y comprendida.

4) De forma inmediata habría que abordar una eficaz reorganización acorde con las posibilidades in-

Nazario Aguado: SI Ejército áébe defender la soberanía y las conquistas democráticas del pueblo.

mediatas del. país y las nuevas necesidades que ya en éste momento esfeán surgiendo. Una

reorganización que r^ajustánáose a nuestras inmediatas posibilidades presupuestarias— le dote de

moderno armamento, cuadros preparados técnicamente, para enfrentarse a las complejidades de la guerra

moderna, y remunerados en todos sus niveles adecuadamente además de contar con los beneficios

sociales, seguridad social, jubilación, etc.

En una palabra, que adecué las estructuras del Ejército a las misiones que éste debe cumplir: defensa de la

independencia nacional y de las conquistas democráticas del pueblo íren-te a agresiones exteriores o a

intentos de los reaccionarios internos de retroceder a situaciones de dictadura.

5) El PTE mantiene para el Ejército los principios de subordinación á;e éste a la política, mando único

y disciplina, y un funcionamiento democrático al servicio dé los fines de la defensa y del pueblo

español. Esto no entra en contradicción con los derechos fundamentales del hombre; al contrario, sola-

mente un Ejército en el que eKistan estos derechos y estructuras democráticas, en el que la

disciplina sea igual para mandos y soldados, puede servir a una España de ciudadanos libres y garantizar

el pleno ejercicio de los derechos democráticos al pueblo.

6) Efectivamente, en una España democrática la jurisdicción militar debe limitarse al marco de las

actuaciones estrictamente militares y ¡a normativa del Código Multar tendría que modificarse para

adaptarla a la orientación y a los fines expresados en los puntos ´anteriores.

CUESTIONARIO

1. ¿Cuates son, desde el punto de -vista de su partido, los fines de las Fuerzas Armadas españolas?

2. El murado actual se rige eu esta, materia por la política As bloques enfrentados. ¿Cuál es la opinión

de su partido al respecto? De acuerdo con ella, ¿dónde sitúa la España en el concierto -mundial y cómo

ve la entrada, de España en la OTAN?

3. ¿Cuál sería la organización militar óptima para un Estado ideal, de cuerdo con ei Ideario de su

pártalo?

4. ¿Cuates considera, que son las medidas que debieran tomarse en las Fuerzas AmteAas españolas a

corto y largo plazo, de ¡acuerdo con la coracepaion fte su partido?

5. En velación con la Declaración de Derechos Humanos, ¿han de ser limitados para los componentes de

las Fuerzas Armadas? En caso tic que «sí fuese, ¿«líales deben- ser esas JfaattoeioBses?

6. ¿Considera que debe ser limitada la juris-diccién málitat y modificado el Código Militar? En

cuso afirmativo, ¿en qué aspecíog fundamen-tataienite?

 

< Volver