Inmejorables relaciones Gobierno-Bandrés     
 
 Diario 16.    24/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Inmejorables relaciones Gobierno-Bandrés

El acuerdo generalizado en torno al Estatuto vasco ha disipado viejas querellas incluso entre posiciones

políticas alejadas. Ver coincidir al abertzale Bandrés y al ministro del Interior es un hecho inusual que

ayer se dio en el Congreso de los Diputados.

Madrid — Las relaciones entre el Gobierno y la coalición abertzale Euskadiko Ezkerra atraviesan, unos

momentos inmejorables. Ese buen entendimiento, sin precedentes anteriores, se puso ayer de manifiesto

en la Comisión de Interior del Congreso a propósito de una pregunta formulada por Juan María Bandrés

al ministro Antonio Ibáñez Freiré. La proximidad del referéndum autonómico convirtió en un trámite de

mera cortesía el tratamiento de unas declaraciones de Ibáñez Freiré sobre las ikasto-las que en mayo

provocaron un auténtico revuelo de protesta en Euskadi. Bandrés, en un tono exento de vehemencia,

habitual otras veces en él, preguntó al ministro sobre la veracidad de unas declaraciones que le atribuyó

«ABC» en mayo pasado en las que Ibáñez Freiré supuestamente manifestó que «bramo» al enterarse de la

legalización de las ikasto-las, valorando estos centros de enseñanza vascos como lugares donde se

inculcaba el antiespañolismo a los niños. El diputado de Euskadiko Ezkerra —organización próxima a los

planteamientos de ETA (p-m), que apoya el Estatuto vasco— reconoció que el tema ya había perdido

actualidad, por lo que renunció a plantearlo en forma de interpelación y se avino a la simple pregunta en

Comisión. Bandrés le reconoció al ministro «su valor de militar» al presentarse inmediatamente en San

Sebastián para desmentir y matizar las afirmaciones que se le atribuyeron. El diputado de Euskadiko

Ezkerra recordó que después de esas declaraciones el Gobierno aprobó un decreto reconociendo el

bilingüismo, subvenciones para hacerlo realidad «y lo que es más importante —dijo Bandrés—, después

vino la aprobación del Estatuto vasco, en el que nos hemos puesto de acuerdo el ochenta por ciento de las

fuerzas vascas y el Gobierno». Opinó que si Ibáñez Freiré sigue en el Gobierno que tomó esas medidas

políticas será porque está de acuerdo con ellas.

El Gobierno que más hizo

El ministro del Interior comenzó su respuesta diciendo que Bandrés había hecho al mismo tiempo de

acusador y de defensor. Precisó que respondía de las declaraciones "que hizo, pero no de las

interpretaciones que se sacaron en el citado periódico. Ibáñez Freiré dijo que aclaró esto en «su» tierra,

«donde me encuentro como en mi propia casa», negando que se opusiera a las ikasto-las como centro de

fomento de la cultura. Precisó que había dicho que el momento de la legalización de las ikastolas quizá no

fue el más oportuno, ya que al Gobierno y las fuerzas vascas no coincidían entonces en los

planteamientos, lo que podría crear tensiones. Ibáñez Freiré aseguró después que ningún Gobierno, como

elactual y del que forma parte, había hecho tanto para que el pueblo vasco reafirme su personalidad, logre

su autonomía y su autogobierno. «Estamos luchando ilusionadamente —concluyó el ministro—, para que

el Estatuto sea realidad dentro de cuarenta y ocho horas.» Bandrés volvió a hacer uso de la palabra para

afirmar que tras las explicaciones del ministro «ya no me quedan reservas mentales, y me ha agradado oír

al alavés que es el ministro, decir que nuestro idioma es la lengua vasca». Ibáñez Freiré había manifestado

la intención del Gobierno de potenciar el euskera. El diputado de EE terminó expresando su deseo de

conseguir algo no previsto en el reglamento del Congreso: interpelar a la periodista que reprodujo las

declaraciones del ministro.

Objeciones del PSOE

La Comisión de Interior rechazó una proposición de ley de Socialistas de Cataluña sobre creación de una

Academia General de Policía. La defendió Julio Bus-quet, argumentando que se trataba de unificar la

formación de las Fuerzas de Seguridad del Estado y las Policías autónomas. El centrista Baudilio Tomé se

opuso en nombre de UCD manifestando que la integración ya está conseguida en la ley de Policía

Nacional y afirmó que la coordinación entre las Policías se establecerá a través de los gobernadores

civiles. El grupo socialista del Congreso pone serias objeciones al proyecto de ley gubernamental sobre

Seguridad Catalana. Según Europa Press, el PSOE ha presentado diversas enmiendas que pretenden el

reconocimiento de competencias suficientes a los poderes públicos para proteger el orden público, la

seguridad ciudadana y el libre ejercicio de derechos y libertades, así como someter estas competencias al

imperio del derecho.

 

< Volver