Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
   El PNV será mayoría minoritaria en el Parlamento Vasco     
 
 Diario 16.    30/01/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

diario 16/30-enero-80

NACIONAL

El PNV será mayoría minoritaria en el Parlamento vasco

El Partido Nacionalista Vasco puede revalidar su puesto de primer partido en Euskadi en las próximas

elecciones al Parlamento vasco. En las primeras previsiones de voto, el PNV sube; el PSOE podría bajar,

mientras que las máximas incógnitas se cifran en torno a las coaliciones abertzales Euskadiko Ezkerra y

Herri Batasuna. UCD se mantendrá, mientras que algún escaño marginal irá a parar al PCE y AP,

Bilbao (JUAN MANUEL YDOYAGA, corresponsal) -Perfiladas ya las listas de la casi totalidad de los

partidos y coaliciones que van a participa^ en las elecciones al Parlamento vasco, las primeras

impresiones y sondeos realizados ofrecen unas expectativas de composición heterogénea del mismo.

la primera consecuencia de esta composición ha llevado a los observadores políticos a estimar true el

PNV, partido al que se concede de antemano la mayoría, contará con indudables dificultades para

gobernar. Casi todas las encuestas parten de los resultados obtenidos en las elecciones de] 1 de marzo, a

la que se aplican índices de corrección basados en la fuerte expectativa de abstención y en el desarrollo

del pasado ejercicio político que ha incidido sustancialmente en un cambio de posiciones políticas en

algunos partidos, Hasta el momento, todos los partidos guardan celosamente sus propios sondeos y

únicamente han trascendido algunos esquemas del comportamiento electoral que esperan el PNV y el

partido del Gobierno. Según estas apreciaciones, 18 puestos, de los sesenta que compone el Parlamento

vasco, "están en litigio entre las principales fuerzas políticas vascas.

El PNV, en alza

Según estos esquemas, el PNV, con ciertas garantías de obtener unos resultados similares a las

confrontaciones anteriores, puede subir de 18 parlamentarios que le hubieran correspondido en las

elecciones legislativas a 22 que podría arañar ahora de sectores próximos a Herri Batasuna o a UCD y de

la incidencia del abstencionismo en otras fuerzas políticas. Estas expectativas de alza, pueden, sin

embargo, condicionarse a la disposición de los sectores «sabinianos» que podrían engrosar el voto en

blanco o el apoyo a otros partidos abertzales, antes de votar las candidaturas uniformes impuestas por sus

rivales políticos del sector Arzallus en su propio partido. Similares condiciones de mantenerse ofrece

también UCD, al que le corresponderían entre doce puestos que hubiera obtenido en las legislativas y 16

que podrían conseguir ahora en el caso de que su electorado le fuera fiel y la abstención rebajase las cotas

de los restantes partidos. El único riesgo de descenso puede tenerlo el partido del Gobierno de los dos o

cuatro puestos que podría obtener la derecha en Vizcaya o Álava.

El PSOE, a la baja

Quizá una de las incógnitas más importantes la ofrece el PSOE al que los observadores dan en situación

de baja, pero que algunas encuestas presentan como posible capitalizadar de algunos votos de la

emigración, que ofrecieron en marzo un voto marginal en los barrios periféricos de las capitales vascas.

Según estos sondeos, y en el mejor de los casos el PSOE, únicamente debe aspirar a mantener los 13

puestos que hubiera obteni do el 1 de marzo. Otra de ios incógnitas se cifra ahora en Herri Batasuna. Los

observadores políticos locales señalan que las circunstancias actuales podrían bajar de los nueve

parlamentarios que le hubieran correspondido el 1 de marzo. Sin embargo, otros expertos, principalmente

extranjeros, que están ya estudiando las posibilidades que ofrece el panorama electoral vasco, opinan que

el viraje del PNV respecto a Madrid, que viene a corroborar la política de esta coalición, y el incremento

de la conflictividad y de la crisis económica en Euskadi, está trabajando en favor de,este sector de la

izquierda abert-zale, que polariza la atención rupturista entre las actuales fuerzas políticas de Euskadi.

En consecuencia, las opiniones están divididas. Mientras, algunos piensan que EE podrían cobrar parte de

este electorado rebajando a siete los parlamentarios de HB. Otros opinan que, al contrario, esta coalición

abertzale podría llegar hasta once parlamentarios a costa de sectores del PNV, y PSOE principalmente.

Efectivamente, es la coalición de EE la que ofrece, a estos primeros sondeos y observaciones, las

expectativas más claras de ascenso. Sin embargo, nadie ofrece una mayor posibilidad que siete puestos en

el Parlamento, en lugar de los cinco que le correspondería a EE según los últimos resultados.

PCE y AP, en la cola

Finalmente, sólo el PCE y AP presentan, además de los partidos citados, la posibilidad de conseguir

representación parlamentaria. El PCE, al que se considera que tiene un electorado fiel, puede llegar a

alcanzar tres puestos si la abstención juega en su favor y desciende el PSOE. De lo contrario, y según los

resultados anteriores, únicamente alcanzaría un puesto de representación en Vizcaya. Tres o cuatro

puestos más quedan al alcance de Alianza Popular o de otras fuerzas de derecha en las tres provincias

vascas. La incidencia fundamental se daría en Álava o Vizcaya, en perjuicio de las aspiraciones de UCD.

 

< Volver