Autor: Orgambides, Fernando. 
 Acabo la huelga del campo andaluz. 
 Sólo fueron ocupadas cuatro fincas     
 
 Informaciones.    01/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Sólo fueron ocupadas cuatro fincas

Por Fernando ORGAMBIDES (Enviado especial de INFORMACIONES.)

SEVILLA, 1.

El día, que vayamos a ocupar las tierras de verdad nadie se va: a enterar. Ésto es un aviso al Gobierno. El

problema principal de la situtución por la que atraviesan los jornaleros andaluces no es otro que la,

tierra.» Esto manifestó anoche el secretario general del S. O. C. (Sindicato Obrero del Campo), tras una

jornada de lucha convocada por este sindicato, y en la que fueron ocupadas de forma, simbólica, cuatro de

las veintiséis fincas agrícolas anunciadas días pasados.

La ocupación, de fincas por parte de los jornaleros andaluces en las provincias de Sevilla y Cádiz no ha

tenido, ni mucho menos el éxito que auguraban, los dirigentes del S.O.C. La desconvocatoria de la huelga

por parte de U.G.T. y CC. OO. del campo, la presencia de numerosos efectivos de la Guardia Civil,

princi-palmente en la provincia de Cádiz, y el temor de gran parte de los jornaleros a que se produjeran

incidentes fue-ron las principales causas. No obstante —según, datos del Gobierno Civil de Sevilla y de la

C.S.U.T. (S.O.C)—, durante el segundo día de huelga general se han registrado numerosos paros en

diversas poblaciones, llegándose incluso a la huelga general total (cierre de Bancos, comercios;

establecimientos, etcétera.) en localidades como Utrera, El Cuervo y Lebrija, de la provincià de Sevilla.

El primer intento de ocupación de finca se llevó a cabo en la localidad gaditana de Bornos, sobre las diez

de la mañana (ver INFORMACIONES de ayer). Numerosos efectivos de la Guardia Civil impidieron que

casi mil jornaleros de Bornos y Villamartín pudieran introducirse en una de las fincas propiedad del

IRYDA, que existen en la zona. Los jornaleros, que evitaron nuevos encuentros con la Guardia Civil,

utilizando carriles y atravesando a pie (como ocurrió con casi veinte personas) el río Guadalete, lograron

concentrarse en pleno campo y celebrar un mitin, en el que intervinieron el secretario general del S.O.C.,

don Francisco Casero, y el dirigente del P.T.E don Isidoro Moreno.

En Lebrija, mil seiscientos trabajadores del campo ocu-paron simbólicamente una finca, situada en las

marismas y que es también propiedad del IRYDA. Durante la ocupación, se celebró una asamblea, sin.

que en ningún momento hiciera acto de pre. sencia la Guardia Civil.

La segunda ocupación tuvo lugar entre Montellano y Morón, en un latifundio particular denominado «La

Menea» y que, según los jornaleros, no se cultiva lo suficiente.

En Cazalla de la Sierra fueron tomadas por poco tiempo las tierras de la finca «San Antonio», propiedad

de la Diputación de Sevilla, dedicada íntegramente a la re-población forestal. En esta población estuvo

retenido por la Guardia Civil durante cua-tro horas un líder sindical de la C.S.U.T. Los jornaleros

celebraron también asamblea y colocaron en una cima una bandera del S.O.C., que a última bora de la

tarde de ayer aún no había sido retirada.

La última apropiación simbólica de tierra tuvo lugar entre Marchena y Paradas, concretamente en el

cortijo denominado «Monte Palacio».

En general, la jornada de ayer —última de la huelga convocada por el S.O.C.— no ha, resultado lo

suficientemente exitosa para el Sindicato Obrero del Campo, a pesar de reiterar éste que había sido «una

victoria».

Las ocupaciones de fincas —«previstas basta, que nos eche la Guardia civil», según decía en la tarde del

lunes un destacado dirigente de los jornaleros— no han, pasado de ser una simple, presencia simbólica.

Las autoridades habían sido tajantes con él S.O.C. días pasados, advirtiéndole sobre una posible

intervención de las fuerzas de orden público.

Sin embargo, el S.O.C. no se muestra satisfecho con haber llegado a realizar estas acciones, y anuncia ya

nuevas medidas para las próximas semanas. Entretanto, mil jornaleros —a pesar de las ayudas para

empleo comunitario— continúan en situación de paro.

 

< Volver