Otro partido, ESB, abandona la coalición. 
 Se confirma la ruptura en Herri Batasuna     
 
 Diario 16.    25/02/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Otro partido, ESB, abandona la coalición

Se confimra la ruptura en Herri Batasuna

Bilbao (Corresponsal) — El presidente del partido ESB —integrado hasta ahora en HB— confirmó el

sábado, en el transcurso de una rueda de prensa celebrada en Bilbao, su abandono de la mesa nacional de

esta coalición abertzale, en cumplimiento de los acuerdos de su último congreso «ante la incapacidad de

HB de tomar una decisión en relación con la intervención en el Parlamento vascongado». Al mismo

tiempo, los dirigentes de ESB anunciaron que recomendarán la abstención en las próximas elecciones,

aunque «se dará absoluta libertad de voto a sus militantes y seguidores». Se confirmó también que había

sido aceptada la dimisión del secretario general del partido, Iñaki Aldecoa, del que se dijo que también

defendía la tesis de «participación crítica» en el Parlamento, y negaron que existiesen fisuras dentro de

ESB. El abandono de la mesa nacional no supone —según los miembros del comité nacional de ESB— el

abandono de los postulados de HB, y tendría como significado «la rebelión contra el poder establecido

dentro de la coalición». Al igual que lo hiciera LAIA unos días antes, los miembros de ESB denunciaron

que HB había pasado de ser una coalición de partidos, a ser una agrupación de electores «donde

predomina el populismo». «Se pretende volver a los postulados de KAS, con tácticas del pasado que

tuvieron escasa funcionalidad», manifestó el presidente de ESB, Alex Goiricelaya. Aunque sin atreverse a

citar las siglas, denunciaron que «actualmente HB está siguiendo una estretegia que le viene del exterior y

que no contempla la complementariedad entre partidos y populismo». Probablemente, la nula presencia

de militantes de ESB en las listas de HB haya decantado, en última instancia, que este partido «no se

identifique con las candidaturas». Sería también la razón de sus continuos ataques a la línea imperante en

la coalición abertzale, a la que tachan de «continua violación de las bases unánimemente aceptadas;

sectarismo que lleva al desánimo y desaliento de las bases, y de falsear y tergiversar la información sobre

los debates».

 

< Volver