Autor: Balduque, Carlos. 
 La autonomía andaluza. 
 Tomadura de pelo     
 
 El Imparcial.    12/01/1978.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

LA AUTONOMIA ANDALUZA

TOMADURA DE PELO

«La discriminación respecto a la de Cataluña es muy clara: mientras que nosotras tenemos que pagar la

nuestra, a aquélla se le conceden mil millones de pesetas para sus primeros gastos». Declaraciones de

Alejandro R. Marcos.

SEVILLA (De nuestro corresponsal, Carlos BALDUQUE). Corea de 200.000 votos contabilizó el Partido

Socialista de Andalucía en nuestra región, el pasado 15 de junio. Sin presentía parlamentaría, el PSA es,

hoy día, el único partido de ámbito regional que existe en Andalucía. Fundado en 1965, ha sido el

impulsor de la bandera verde y blanca, y el creador de frases que luego han sido asumidas incluso por

partidos centralistas: «Autonomía», «poder andaluz», «Andalucía libre» y oirás, pueden ya encontrarse en

el vocabulario usual de todos.

-¿Que opina el PSA de la preautonomía con-seguida entre los parlamentarios andaluces y el Gobierno?

La respuesta constituye la otra cara de la cuestión. Las palabras son de Alejandro Rojas Marcos, de la

secretaría general:

—El texto tiene, sin duda, algo de positivo -dice el líder del PSA-el reconocimiento formal por el

Gobierno y por las fuerzas políticas parlamentarias de la necesidad de autonomía que tiene Andalucía.

Hace muchos muchos años que venimos hablando de esto, y ahora, ver este reconocimiento, nos satisface

a todos. -¿Y de negativo? -El texto resulta tan insuficiente y tan desviado de lo que el pueblo andaluz

quiere y necesita, que puede producir una tremenda frustración de efectos incalculables. Los andaluces

pueden tornar conciencia de que esta preautonomía es una gran tomadura de pelo.

-¿Qué aspecto le parecen más criticables?

—Primero: en ningún sitio aparece la expresión «pueblo andaluz». Ni una sola vez. Segundo: ¿Cómo es

posible, me pregunto, que siendo mayoritaria la izquierda entre los parlamentarios andaluces, no hay ni

un solo artículo que se preocupe de la gravísima situación social de Andalucía? La izquierda se ha

preocupado más de conseguir un presidente de izquierda que de intentar que el estatuto resuelva los

problemas sociales v económicos que tiene Andalucía.

—¿Por qué no ha¡ participado su partido en la elaboración del proyeccto?

—Esta seria la tercera crítica. Aproximadamente, una tercera parte de los andaluces no tienen

representación parlamentaria. No se comprende, por tanto, que no se de participación a las fuerzas no

parlamentarias, contó, por ejemplo, se va a hacer en el País Vasco, y como los propios partidos políticos

con parlamentarios en Andalucía, poro sin parlamentarios en otras regiones, reclaman para esas otras

regiones. Es decir, partidos políticos con parlamentarios en Andalucía nos niegan el derecho a estar

presentes en las instituciones preautonómicas, mientras que este derecho lo reclaman para si en aquellas

otras regiones donde estos mismos partidos no tienen parlamentarios.

AUTONOMÍA DE PAPEL

(Alejandro Rojas Marcos pasea ininterrumpidamente mientras contesta. Mide sus palabras. No quiere dar

nombres concretos. Prefiere generalizar. Le pregunto por el aspecto económico de la cuestión, un asunto

sobre el que los andaluces no han empezado a considerar.)

-Hay una gran trampa en la autonomía de papel que se nos concede, y es que la tiene que pagar el pueblo

andaluz: se permitirá en su momento que haya nuevos impuestos para pagar la autonomía de Andalucía.

Esto es, se establece que si queremos autonomía nos saquemos aún más dinero del bolsillo pura pagarla.

Y esto es algo como considerar a la autonomia un articulo de lujo y no como un articulo de primera

necesidad. La discriminación respecto de Cataluña es muy clara. No sólo porque se reconoce al pueblo

catalán en el texto preautonómico, cosa que se niega a! pueblo andaluz, sino que, según mis noticias, se

han concedido o están a punto de concederse mil millores de pesetas a Cataluña para los primeros gustos

de la autonomía catalana. -¡Caramba!... -Mientras tanto, nuestros parlamentarios, que pertenecen a los

mismos partidos que los parlamentarios catalanes que se van a beneficiar de esa rica autonomía catalana,

sólo están preocupados por el hombre que ocupará la presidencia de Andalucía.

-Señor Rojas Marcos, ¿acepta usted la representatividad de los parlamentarios andaluces?

-Sí, yo acepto esa representatividad de los parlamentarios, pero no estoy dispuesto a aceptar la

malversación de esa representatividad. Los parlamentarios fueron elegidos para gobernar el Estado

español desde las Cortes, pero no para monopolizar la política del País Andaluz.

 

< Volver