Autor: Dávila, Carlos. 
 Promesa de Suárez a los vascos. 
 "Aplicaremos el estatuto con rigor dentro de la unidad de España"  :   
 El presidente, a lo largo de su intensa jornada en Guipúzcoa y Vizcaya, resaltó la necesidad de que el desarrollo estatutario "debe hacerse en colaboración y no en confrontación". 
 ABC.    07/03/1980.  Página: 1,5. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

PROMESA DE SUAREZ A LOS VASCOS

"APLICAREMOS El ESTATUTO CON RIGOR DENTRO DE LA UNIDAD DE ESPAÑA"

• «El poder central tiene como misión conseguir la solidaridad regional»

El presidente, a lo largo de su intensa jornada en Guipúzcoa y Vizcaya, resaltó la necesidad de que el

desarrollo estatutario «debe hacerse en colaboración y no en confrontación»

Bilbao, 6. (Crónica de nuestro enviado especial, por teléfono.) No sé si Suárez se ha encontrado hoy con

el verdadero Pais Vasco. Muchas han sido las precauciones para protegerlo no sólo físicamente, sino

también de las posibles preguntas, intemperancias o consejos de los ciudadanos que le querían ver de

cerca. Algunos, los más adictos, le han podido tener al lado en un hotel donostiarra, donde UCD ha

culminado su campaña electora! con un acto enfervorizado y apoteósico. Sea como fuere, lo cierto es que

Suárez se ha encontrado en este acto, que no mitin, de San Sebastián con más de 500 personas felices de

hallarse a corta distancia con su líder. Y así, entre gritos de «¡Adolfo, Adolfo, Adolfo...!» «¡UCD, UCD,

UCD!», y los aplausos unánimes de los asistentes a la última proclama centrista, Suárez ha estado

relajado, en su verdadera salsa. Ha abierto fuego Jaime Mayor Oreja, un político serio que se juega

diariamente el tipo por unas ideas claras y definidas que ha explicado en una campaña coherente y creo

que afortunada. Jaime Mayor ha condenado, naturalmente, los frentes el «abertzale» y el «derechista» que

algún periódico intencionadamente ha sugerido. Mayor ha asegurado que la sociedad vasca tiene que

cambiar y condenar de una vez por todas con energía un terrorismo servido por los partidos

revolucionarios marxistas.

LOS CENTRISTAS, VASCOS Y ESPAÑOLES

Ha insistido, asimismo, el secretario general de la UCD vasca en la solidaridad de su pueblo con los

demás españoles porque ha dicho: «Nosotros, los centristas de aquí, queremos seguir siendo vascos y

españoles.» Estas frases han sido rubricadas con una ovación grande que calentó por primera vez los

ánimos de unas personas por otra parte proclives, al entusiasmo incondicional. Jaime Mayor Oreja ha

asegurado también que «Guipúzcoa ha sido escogida por los grupos armados como un laboratorio

experimental», y en seguida ha dedicado ataques medidos, pero rotundos, al PNV. Ha intervenido

después con brevedad Jesús Viana. Sus primeras palabras florales y agradecidas han sido para el orador

que le precedió en el podio, y después, casi sin dejar espacio para el optimismo de los presentes, ha

dedicado frases durísimas al PNV, que «no ha negado la posibilidad del frente «abertzale», porque es

evidente que puede estar dispuesto a formarlo». A continuación, ha dicho literalmente: «Yo me pregunto

cómo se puede tener vergüenza para formar un Gobierno con los que no condenan la violencia terrorista o

simplemente la atizan y la comparten.» Tampoco el PSOE ha quedado al margen de la diatriba vianadista,

y es natural que asi sea, porque UCD quiere conseguir los votos que se desprenden de los flecos de estos

dos partidos.

UN PRESIDENTE SEGURO.

Un momento después Viana, Mayor y Suárez se han abrazado. En la mesa presidencial estaba también

Marcelino Oreja. El presidente se ha dispuesto a hablar entre aclamaciones. El presidente parecía hablar

ante la televisión: tal ha sido su seguridad y el aire convincente con que se ha dirigido a sus seguidores.

Ha apelado en principio con premeditación contenida a la emoción del momento: «Quiero evitar que

hable demasiado el corazón...» Y a continuación ha examinado con reflexión serena y esperanzada los

principales problemas vascos. Del Estatuto de autonomía ha afirmado tajantemente; «Tengo que asegurar,

y lo hago rotundamente, que será puesto en práctica con todo rigor; nosotros queremos aplicarlo y agotar

sus posibilidades dentro de la Constitución española y, naturalmente, dentro de la indiscutible

indisolubilidad de la nación española.» Ha indicado también que el desarrollo estatutario debe hacerse en

permanente colaboración y no en confrontación, porque «no se pueden concebir unas autonomías

incoherentes en lucha directa con el poder central».

UNA ESPAÑA UNIDA. — Suárez en tres o cuatro ocasiones ha aludido —el público tácitamente se lo

pedía— a la unidad de España, concepto éste que me parece poco manejado en el País Vasco, y por ello

sus palabras han sido aún más realistas. Así, na dicho con un grafismo dialéctico afortunado: «Hay que

sentirse orgullosos de ser españoles y doblemente españoles por ser vascos.» Ha hecho mención expresa

del fenómeno terrorista con palabras intencionadas para infundir confianza al electorado: «Los terroristas

defienden intereses ajenos a las que son esencias del pueblo vasco. Nosotros no vamos a descansar hasta

devolver a este pueblo querido la paz y el bienestar de que ha gozado y esto desde la firmeza y desde la

comprensión, comprensión que nunca puede ser confundida con debilidad.» Ha entrado, finalmente, el

presidente del partido gubernamental en el análisis de la dialéctica centralista-nacionalista, una dialéctica

que quiere presentarse como elemento de antítesis en las campañas de los partidos «abertzales», y Suárez

ha terminado con estas palabras: «Desearíamos que para siempre se eliminara esta dialéctica, para dar

paso a lo que en una democracia consolidada es el único compromiso y es también la única estructura

válida de organización: democracia de derecha, de centro y de izquierda. Porque el Poder central sólo

tiene como misión conseguir la solidaridad regional, no impedir el lícito desarrollo de las autonomías.»

Suárez ha sido despedido en olor de multitud. A continuación el presidente marchó a Vitoria. El PNV ha

aprovechado el viaje, para lanzar un directo nada respetuoso al mentón mismo del presidente. «Deia» le

llama «paracaidista electoral» y otras lindezas más que van desde la «desvergüenza» hasta la

«frivolidad». Pero, como ya he dicho, esta campaña no se está distinguiendo precisamente por el

preciosismo conceptual ni por la utilización de un lenguaje versallesco. Asi que todos tan contentos.

FRAGA, MODERADO.

Fraga ha sido el más moderado. Ha estado también en San Sebastián, pero con timidez y hasta con

discreción. Ha estado entre agradable e irónico, pero siempre Inteligentemente moderado. En una rueda

de Prensa ha comenzado por afirmar, que «vivimos en un país en el que nunca se agradecen los servicios

prestados»; se ha. negado a hacer cualquier pronóstico electoral, «porque yo no creo en unas estadísticas

manejadas a gusto del consumidor»; ha criticado con dureza los planteamientos ambiguos ante la

violencia, y entre símiles, ejemplos, chistes de fortuna y referencias histórico-so-oiológicas. ha asegurado

que AP «es una formación llena de coherencia que se presenta a estas elecciones sola porque así conviene

a su estrategia, pero que no descarta ningún compromiso con los partidos que defiendan posturas

pariguales». Ha confirmado también su respeto al Estatuto, y ha hecho un diagnóstico ejemplar de la

crisis económica vasca, insistiendo en las peculiaridades específicas que agravan más aún los problemas

financieros de «esta parte tan querida de España». Ha finalizado añadiendo que «es seguro que estas

elecciones no se están realizando en un ambiente óptimo, pero nunca es tarde para hacer las cosas bien;

nosotros hemos participado». Mañana termina la campaña. El sábado será día de reflextón. Falta hace.

Hoy ni siquiera se han publicado sondeos, por lo que me siento de enhorabuena. Aquí nos faltan horas

para saltar estúpidamente, tanta es su inutilidad, de mitin en mitin y de entrevista en entrevista, de rueda

de Prensa en rueda de Prensa. Las declaraciones menudean. Recojo dos nacionalistas que son las últimas

en el tiempo: Garaicoechea: «Me siento nacionalista y vasco, precisamente por ser navarro.» Don Carlos

está en su perfecto derecho de regalarnos galimatías incomprensibles. Unzueta: «Con el PNV vamos a

eanar todos.» Y así sucesivamente.—C. D.

 

< Volver