Autor: Dávila, Carlos. 
 Suárez, en Bilbao, más allá de la campaña electoral. 
 "Hemos realizado y seguimos realizando un proceso de transformación del Estado"     
 
 ABC.    07/03/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

VIERNES. 7 DE MARZO DE 1980, PAG. 5.

SUAREZ, EN BILBAO, MAS ALLÁ DE LA CAMPAÑA ELECTORAL

"Hemos realizado y seguimos realizando un proceso de transformación del Estado"

El PNV y UCD convocaron dos mítines a la misma hora: siete y media de la tarde y en Bilbao. Los

nacionalistas querían despedirse a lo grande con todas sus figuras políticas en la arena; a última hora

faltaron Garaicoechea y Arzallus «roncos de hacer tanto por vosotros», según dijo el presentador del acto

en el Palacio de Deportes. UCD llevó hasta las filas de un cine bilbaíno a tres o cuatro centenares de per-

sonas. Hasta última hora no se supo si e] presidente Suárez iba a poder acudir. Al final estuvo y pronunció

un discurso, que fue, en síntesis, todo un programa de Gobierno, A su lado se sentaron dos ministros:

Pérez Llorca y Rodríguez Sahagún, eJ candidato Aguinaga, Jesús Viana. Julen Guimón y Jaime Mayor

Oreja. Intervinieron Aguinaga, número uno, de la candidatura centrista por Vizcaya y el presidente de la

UCD vasca, Jesús Viana. El primero resaltó la voluntad de unidad de su partido y criticó, naturalmente, la

posibilidad de creación del ya famoso frente «abertzale» y alentó a los presentes a votarle porque «UCD

está ganando la batalla de las libertades». Viana hizo un alegato más que un discurso centrado en los

ataques al PNV porque «no se puede optar al Poder engañando» y al PSOE «porque se hacen aquí abo-

gados antiterroristas y en Madrid, votan en contra en el Parlamento».

SERENIDAD.-

Terminó Viana y cuando Suárez se dirigió al podio una mujer le Increpó duramente desde el fondo de la

sala. Alguien de la mesa dijo que callara, pero Suárez intervino y con pasmosa serenidad añadió: «Tiene

derecho a emitir su opinión.» Después y como si nada hubiera pasado, empezó a leer su discurso, que era

sobre todo una reflexión sobre los problemas que acucian a la nación española y más concretamente al

País Vasco. Suárez insistió en primer lugar en el carácter de su partido como partido reformista,

moderado e integrador, y dijo: «Concurrimos a la consulta electoral con nuestro carácter tantas veces

demostrado de partida centrista, reformista, moderado e Integrador. Y estos tres rasgos, que nos definen

nos alejan de la frecuentemente inútil dialéctica a que se acude durante las campañas electorales.

Nosotros estamos es condiciones de demostrar con hechos que somos un partido reformista, porque

hemos realizado y seguimos realizando un proceso de transformación del Estado; de la sociedad y de la

vida española.» Pasó después el presidente del Gobierno y de UCD a definir la vocación autonomista de

su partido y empezó por afirmar que «el conjunto de Instituciones que constituye el entramado del Estado

está siendo objeto de una profunda transformación. UCD es un partido profundamente autonomista, lo ha

demostrado con hechos y lo va a seguir demostrando. Y somos autonomistas por convicción, somos

autonomistas por nuestra propia concepción de España y por nuestra propia ideología democrática.

Hemos sido y somos defensores de las autonomías por tres razones básicas. Por una razón histórica,

porque nuestra historia es el esfuerzo de un conjunto de pueblos con singularidades acentuadas cuya

identidad y libertad exige la creación de un cauce Institucional en el mareo de la unidad de España y del

Estado español. Por una razón política, porque creemos que es bueno acercar al pueblo los centros de

decisión, los centros de aquellas decisiones que precisamente afectan de manera más directa a la vida

cotidiana de los ciudadanos y finalmente por una razón funcional, porque el moderno Estado español está

rígida y fuertemente centralizado, y no .siempre administra eon eficacia los recursos públicos, ni ea

siempre eficiente en la presentación de los servicios colectivos. Las autonomías dan satisfacción a este

conjunto de razones. Se refirió seguidamente a la crisis económica y dijo que estaban despejadas las

Incógnitas para afrontarla. «Hemos defendido y defendernos el modelo de economía, social de mercado,

pero para configurar este modelo de economía social de mercado había que despejar en España una serie

de Incógnitas Planteadas. Nosotros pensamos que la única forma de enfrentarse racionalmente con él

problema del paro es crear las condiciones para que se produzca, junto a la inversión pública, la inversión

privada porque es la única forma de conseguir un crecimiento económico sostenido y estable».

GARANTÍAS AL PUEBLO VASCO.

Suárez en otro momento habió de las garantías que UCD ofrece al pueblo vasco y afirmó que la opción

que «encarnamos ofrece la oportunidad de tener unos órganos de gobierno de carácter centrista,

progresista y reformista, que desde la moderación y el sentido de la responsabilidad propicien, para

afrontar los problemas del País Vasco, soluciones acordes con lo que es una sociedad democrática y

europea». Fijó además el presidente los objetivos de su partido pera el País Vasco en los siguientes

puntos: Volver a dar el orgullo a esta tierra, el orgullo de ser vasca: promover un clima de solídaridad y

entendimiento con todos los pueblos de España,- poner en marcha un programa de recuperación

económica; potenciar las inatituclonas autónomas: engarzar con el pasado tradicional y autónomo del País

Vasco, y erradicar la violencia y el terrorismo para volver a crear un clima de prosperidad. Finalmente, se

refirió a UCD como la opción más racional v terminó con estas palabras: «UCD no pretende engañar a

nadie encubriendo o disimulando sus objetivos. Quien vota a UCD sabe lo Que vota. Ya quisiéramos que

quienes votan a otros partidos sepan el modelo de sociedad que proponen, el programa que defienden y la

forma de autogobierno y objetivos Que se persiguen para ese objetivo que nosotros queremos para el País

Vasco.» Del cine me he ido al Palacio de Deportes, donde el PNV llenó totalmente el recinto. Entre el

entusiasmo ensordecedor de una multitud de seis mil o siete mil personas, cinco oradores, rotas las voces,

lanzaron proclamas optimistas de triunfo y denostaron a derecha e izquierda a todos los partidos rivales:

«El domingo vamos a conseguir veinticuatro parlamentarlos y nada ya se va a hacer sin contar con

nosotros», dijo Iñaki Anasagasti. Poco importaban, por otra parte, los argumentos, porque el público del

mitin más populoso de esta campaña quería sólo tono y cuanto más fuerte mejor. Estuvieron y hablaron

también el ex «lendakarl» Leizaola, que se retirará traa una pura presencia formal en el Parlamento, y

Unzueta, menos calmo y más agresivo que en otras ocasiones. La campaña está prácticamente terminada.

Mañana quedan sólo mínimos actos electorales. La suerte está echada y desde luego favorece al PNV.—

Carlos DAVILA.

 

< Volver