Autor: Veira, Carlos. 
 Enseñanza. 
 Editores y libreros, dispuestos a evitar roces     
 
 Ya.    28/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

28-VIII-77

ENSEÑANZA

EDITORES Y LIBREROS, DISPUESTOS A EVITAR ROCES

En su última reunión, en Santiago de Compostela, han proclamado solemnemente y de mutuo acuerdo,

que el libro de texto debe comercializarse en las librerías • Había ya uno mayoría de operaciones qve se

hacían así • fsfe año, más del 90 por 100 de dichos libros se tenderán en librerías • Se incluye como

tales a los centros de enseñanza legalmente matriculados como libreros • la FOME desmiente que vaya

a fomentar la venta e» colegios • Don Ambrosio María Ochoa, director general de Anaya, habla para YA

Acaban de regresar a Madrid los miembros de la Asociación para el Fomento de los Medios Educativos

que participaron, el pasado jueves, en Santiago de Compostela, en dos reuniones de trabajo con . la

Agrupación de Libreros de dicha ciudad y con los presidentes de las ocho ´agrupaciones de libreros

existentes en la región gallega. Por lo, importancia de Ir acuerdos allí adoptados entre editores de libros

(le tentó y libreros, nos hemos puesto en contacto con el director general de Ediciones Anaya, don

Ambrosio María Ochoa, qu-e nos ha informado del significado de las citadas reuniones.

—¿Cuál ha sido, señor Ochoa, «1 núcleo del acuerdo a que han llegado en Santiago con los libreros?

—El siguiente: que los libros de texto deben comercializarse » través de las librerías. Más claramente,

deben comercializarse a través de cualquier establecimiento legalizado como librería, con lo cual quedan

Incluidos aquellos colegios que están matriculados como librerías.

—¿Cuál era la necesidad de proclamar públicamente un acuerdo como éste?

—I/a impresión que, tal vez, por falta de información completa, tenían algunos libreros de que tos

editoriales de libros de texto estuvieran comercializando dichos libros a través de centros de enseñanza

sin personalidad legal para ejercer esa función de librería.

—¿Era cierto eso?

—La verdad es que, ya en In campaña anterior, más del setenta y cinco por ciento de las ventas de libros

de texto por parte de las editoriales se canalizaron a través de las librerías. En esa Línea estábamos, y este

año la reforzaremos. Podemos ya adelantar que más del noventa por ciento de los libros de texto que

venderán las editoriales se canalizarán por las librerías. Es cierto que siempre pueden presentarse

excepciones, pero éstas sólo se producirán en aquellos casos en que no existan librerías en el entorno de

los alumnos que deban comprar los libros, o en el caso de que las librerías existentes no reúnan las

condiciones adecuadas para cumplir esa función de distribución del libro.

—Entonces, ¿qué fundamento tiene la noticia que se ha difundido de que la Asociación para el Fomento

de los Medios Educativos y sus editoriales asociadas, entre las que se cuenta la que usted representa,

tenían pensado proseguir Ja venta de libros de texto a través de los colegios?

—No tiene ningún fundamento, ka verdad de la situación ya se la he explicado más arriba. Es más, puedo

decirle que lo que hemos hecho en Santiago ha sido proclamar con una cierta solemnidad las mismas

normas que ya están vigentes desde hace tiempo y regulan esta actividad nuestra. Por eso puede decirse

que ése es el marco en el que van a actuar todos los editores del país. Y, desde luego, puedo asegurarle

que ése es también el espíritu absoluto que inspira, a las editoriales miembros de la Asociación para el

Fomento de los Medios Educativos (FOME), que lo van a cumplir a rajatabla. En conclusión, puede usted

asegurar que no habrá más polémicas este curso que empieza, afortunadamente, entre editores y libreros

por esta cuestión.

—Pero ¿en Santiago se puede decir que han estado representados prácticamente todos los editores?

—Mire usted: la Iniciativa de la reunión fue de los libreros gallegos, que estaban preocupados por el

tema, Inlcialmente se pusieron en contacto precisamente con nuestra asociación (FOME); pero nosotros

estendimos la iniciativa y nos pusimos en contacto con la Agrupación Nacional de Editores de Libros de

Texto, y su presidente, don Mauricio Santos, acudió también a Santiago. Por eso le repito "que esta

cuestión o malentendido entre" editores y libreros puede considerarse zanjada.

Apuntemos también que por vía oficial, la citada asociación (FOME) ha desmentido enérgicamente las

noticias que en días pasados dijeros que FOME iba a fomentar la distribución de libros de* texto a través

de los centros de enseñanza, sin matizar para nacía tal expresión.

—Una última pregunta, señor Ochoa:-¿Por qué editores y libreros quieren tan explícitamente que toa

libros de texto se distribuyan a través de las librerías?

—Nuestra Intención en ello es que los libros de texto se vendan en las librerías y no sólo » su través. De

lo que se trata es de que el niíío ya desde pequeño se acostumbre a frecuentar las librerías, a hacer su

pequeña biblioteca; en una palabra, a tomar cariño a los libros. No se trata, por el contrario, de convertir

las librerías en un intermediario más, sino en una Institución que cumpla esa misión concreta de acercar al

público, a todo el público (también a los niños) al mundo del libro.

C. VEIRA

 

< Volver