Enseñanza. 
 Para vencer la selectividad, hay que atajar la masificación     
 
 Ya.    02/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PARA VENCER LA SELECTIVIDAD, HAY QUE ATAJAR LA MASIFICACION

Sólo así podremos librarnos del fantasma del "numeras clausus", dice el profesor González Alvarez la

solución—dice—es la siguiente: integrar en el colegio universitario a los institutos de bachillerato,

escuelas universitarias y formación profesional de tercer grado, todo ello como primer ciclo que conduzca

a la diplomatura

A pocos días del comienzo del curso académico 1977-78 en la Universidad española, hemos querido

sondear cómo dibujan la problemática de dicha institución diferentes profesores con experiencia directa

en la cuestión, Por eso les hemos preguntado, genéricamente, acerca de los problemas que ellos aprecian

como -más urgentes para este curso y sobre los escollos concretos con que la Universidad tiene que contar

para, iniciar, al menos, su solución. Por la amplitud de la pregunta, cada, encuestado ft» tenido toda la

libertad para enfocar el tema en loa límites de una respuesta periodística necesariamente breve y en los de

su especial visión del problema.

Inicia esta serie de fes-puestas el ex rector de la Universidad Complutense y catedrático de Metafísica de

la misma, Universidad, don Ángel Gonzalez Alvarez. Dice así:

"Los problemas universitarios que reclaman solución urgente pueden clasificarse en cuatro rúbricas,

según su referencia a los alumnos, los profesores, los recursos disponibles y la estructura de la

Universidad. Prefiero, sin embargo, adoptar un punto de vista genético para asistir a su nacimiento y

desarrollo.

La precipitada supresión de las pruebas de grado elemental de bachillerato y la suplantación del curso

preuniversitario por el COU inicio un proceso por virtud del cual entraron enormes contingentes de

muchachos de dieciséis años en la Universidad sin la preparación imprescindible. La integración de las

escuelas técnicas de grado medio en la Universidad como escuelas universitarias, en paralelismo riguroso

y no en línea de continuidad con las facultades y escuelas técnicas superiores, aumentó la masificación

universitaria y está creando ya serios .problemas de plétora de licenciados a la sociedad española.

La nueva figura académica, de los colegios universitarios que Imparten el primer ciclo de la educación

cursada en las facultades y escuelas técnicas superiores contribuyó también a una mayor masificación de

estas últimas y una disminución de los estudios técnico-profesionales de las escuelas universitarias. En

"Datos y cifras de "la enseñanza en- España" puede comprobarse que hubo en el curso 1972-73, al año de

vigencia de la ley de Educación, un aumento del 14 por 100 en las facultades y escuelas -técnicas

superiores, mientras fueron aliviadas las escuelas universitarias con una disminución del 21 por 100. Se

produjo en ese año una efectiva transferencia de 32.000 alumnos desde las escuelas universitarias hacia

las escuelas técnicas superiores y las facultades.

El efecto multiplicador de la masificación universitaria en los últimos centros está bien claro. Si cada uno

de ellos no debiera superar la cifra de 250 alumnos por curso, hubiera sido necesario crear más de cien

nuevas facultades o escuelas : técnicas superiores para impartirles la enseñanza. Como ello es de todo

punto imposible, he ahí el pavoroso espectáculo de una masa de "alumnos" en que hemos convertido a

una Universidad necesitada de "estudiantes". Repárese también en el aumento de profesores, sin número y

sin nombre, a que la Universidad se ha visto igualmente obligada.

No podemos seguir en el camino del desastre. La relación de los aspirantes universitarios al ciclo de la

licenciatura y de los que buscan el diploma en «na escuela universitaria es de tres A uno. Justo la inversa

de lo que convendría a los individuos y darla satisfacción a los signos del tiempo que vivimos. El

desarrollo económico, el progreso técnico y la tendencia hacía la democratización de la vida política

exigen una formación universitaria con salidas profesionales a tres niveles diferentes. Son los tres clásicos

grados tfe bachillerato, licenciatura y doctorado. La educación universitaria completa debe comprender

tres ciclos sin solución de continuidad. Para los alumnos, los ciclos primero y segundo pueden ser ten

terminales como el tercero. Toda carrera universitaria tiene tres singladuras, y su recorrido parcial o total

depende del talento de cada estudiante y de su voluntad de dedicación a los estudios.

La política universitaria de nuestra, hora debe dar solución a este problema con una urgencia que no

admite más demora. Si acertamos en el empeño, nos veremos libres del fantasma de la selectividad y

venceremos el "numerus clausus", nuevo monstruo que se cierne sobre las universidades COMO real

amenaza para nuestra libertad de educación.

El camino de la solución está sugerido ya. Llámese colegio universitario al conjunto de los institutos de

bachillerato, escuelas universitarias y centros de formación profesional de tercer gcada y encomiéndesele

la impartición de la enseñanza del primer ciclo con~ la correspondiente colación del grado de bachiller o

diplomado."

 

< Volver