Autor: Mariño, Carmen. 
 Eloy Terrón, presidente del Consejo de Colegios de Licenciados, se defiende. 
 Los empresarios quieren desacreditarnos  :   
 Colgándonos el sambenito de marxistas. 
 Arriba.    14/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Eloy Terrón, presidente del Consejo de Colegios de Licenciados, se defiende

«LOS EMPRESARIOS QUIEREN DESACREDITARNOS»

(Colgándonos el sambenito de marxistas)

«El trasfondo de que se haya destacado por encima de toda la filiación política, la supuesta filiación

política, de las personas que fueron designadas, está en tratar de desacreditar, de neutralizar ios colegios

y, sobre todo, al Consejo, colgándole el sambenito de marxistas y presentándolo como una fuerza que no

tiene derecho de voz.

A don Eloy Terror Gómez, presidente del Consejo Nacional de Colegios Oficiales de Doctores y

Licenciados desde el pasado 29 de septiembre, fecha en que se renovaron los cargos directivos del

Consejo, le ha dolido la forma en que algunos medios de difusión han presentado la noticia de su

elección.

—¿Quiénes están interesados en esto? Es muy sencillo: los dueños de lo* colegios, los empresarios, que

tienen intereses muy concretos para desacreditarnos. Hay «na ofensiva contra los Colegios de

Licenciados, precisamente porque los colegiados han tomado conciencia, desde hace tres o cuatro años,

de que los Colegios Oficíales de Distrito podían ser órganos de defensa de sus intereses, y los utilizaran

ampliamente en las reivindicaciones salariales, laborales, etcétera. Todos los Colegios de España tomaron

parte muy activa desde que, en diciembre del 73, se eligieron Juntas democráticas en todos ellos. Esto a

quien afecta más directamente es a tos empresarios y por eso han reaccionado violentamente, hasta el

punto de que se llegó a pedir que desapareciera la obligación de colegiarse, para que los centros de en-

señanza quedaran libres de contra, lar al profesorado que les pareciese bien. Y esto se debe a que los

Colegios han sido órganos de lucha para mejorar la enseñanza, lo cual no se podía hacer si los profesores

tenían unas malas condiciones de trabajó y unos salarios míseros. Entonces ha tenido maravillosamente el

poder presentar la renovación del Consejo Nacional como un asalto del marxismo a los órganos directivos

del Consejo, y yo, por mi parte, puedo afirmar que nunca he hecho exhibición de mi filiación política.

—¿Por qué se tardó tanto tiempo en celebrar estas elecciones?

—Esta renovación de cargos del Consejo estaba pendiente desde ajano o abril del 74, debido a que se

habían celebrado elecciones para las Juntas de Distrito y, por tanto, al haber nuevos decanos «n et

Consejo tendrían que haberse renovado los puestos directivos. Esto no se hizo porque se esperaba la apro-

bación de nuevo* estatutos. En marzo de este año, el presidente, que se sentía cansado, insistió en que se

renovara la dirección y entonces yo pedí ana demora basta que apa. rectoran los estatutos, lo cual ocurrió

en agosto. A partir de ese momento pudimos haber pedido que se reuniera el Consejo y se celebrara la

elección correspondiente, pero quedó pospuesta hasta que el presidente convocó el pleno extraordinario,

que se celebró d pasado 29 de septiembre, y en «1 que quedó constituido d nuevo Consejo.

—¿Hubo problemas en el desarrollo de las elecciones?

—La elección se celebró de una manera muy sencilla y sin tensiones de ninguna clase. De hecho, antes de

la elección no había más que mi candidatura para presidente y otra para secretario. Yo *aif escogido por

quince votos contra tres, y la tesorera por quince contra tres en blanco. La elección de estos tres cargo* *e

hizo en función, geográfica y en función de las personas sin que haya intervenido para nada la política En

ningún instante se mencionó la filiación política de cada uno.

«Nunca he hedió exhibición de mi filiación política»

«Si hubiera tenido noticia de que a Tierno Galvan pudiera interesarle la candidatura, se lo hubiera

propuesto»

—¿Con qué problemas se enfrenta el Consejo?

—Ni más ni menos que los de la enseñanza y d profesorado, que son muy graves, y sobre los cuales el

Consejo no tiene prácticamente otra misión que recoger los problemas aportados por los Colegios de

Distrito, ordenar, sintetizar, integrar esos problemas y elevarlos a la Administración. Pero quien realmente

tienen fuerza de presión son tos Colegios de Distrito, que pueden amenazar con una huelga, etcétera. El

Consejo es un órgano delegado, al ser decanos quienes lo constituyen, y ha permanecido muy marginado

por lo* profesionales, tan marginado que algunas de tas coordinadoras no quisieron que participara,

porque lo consideraban como un órgano estrictamente burocrático. El Consejo, en algunas ocasiones, ni

siquiera llegó a ser recibido por algún alto funcionario del Ministerio.

—Ha habido rumores sobre una supuesta presentación del profesor Tierno Galvan a las elecciones. ¿Qué

hay de cierto en ello?

—Yo sentí mucho haberme enterado de la posible candidatura del señor Tierno Galvan por una nota que

publicaba un periódico de la mañana. Nunca se habló de don Enrique Tierno como posible candidato a la

presidencia. Yo lo siento porque sf hubiese tenido ht menor noticia, simplemente la alusión de que

pudiera interesarle, se lo hubiera propuesto y, probablemente, hubiera salido.

Carmen MARINO

 

< Volver