Educación. 
 Cristianos por la escuela pública     
 
 Diario 16.    30/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Cristianos por la escuela pública

Las comunidades, cristianas populares de Madrid consideran que quienes apoyan con más fuerza la

coexistencia de escuelas públicas y privadas son los grupos que representan los intereses del capital,

según publica el órgano de dichas comunidades en el número de este mes.

Las comunidades, que manifestaron recientemente su discrepancia con los planteamientos de la

Federación Católica de Asociaciones de Padres de Familia y. Padres de Alumnos sobre la libertad de

enseñanza y reivindicaron otros enfoques desde una perspectiva cristiana, creen que los defensores de la

escuela privada "entienden la enseñanza como un producto venal" y que "hoy están empeñados en

mantener a toda costa su parcela de poder ideológico como forma As reproducción clasista".

Respecto al derecho de los padres de familia a elegir la educación de sus hijos, derecho en 61 que

insistieron los padres de familia católicos, así como otras asociaciones, durante la concentración que tuvo

lugar en el Palacio de Deportes de Madrid, en la primera semana de diciembre, el editorial del boletín

"Comunidades cristianas populares" se pregunta: "¿El espacio de libertad de los padres no quedaría

cubierto con la participación de los mismos en la gestión democrática dé los centros donde estudian sus

hijos?"

Las comunidades cristianas expresan en su publicación el temor de que los centros de enseñanza "se

conviertan en reinos de taifas, con propiedad ideológica de cada grupo", lo que, según ellas, supondría

regresar a épocas de totalitarismo y empobrecimiento cultural.

La participación Asi Estado en la definición del modelo educativo debe ser fijada tras un debate público.

En cualquier caso, las competencias del Estado deben dirigirse hacia un servicio mejor y universal al

pueblo, según las comunidades cristianas populares de Madrid.

"Al poner toda la carne en el asador en la defensa de .la escuela confesional que transmita una concepción

cristiana de la vida, en muchas ocasiones la Iglesia ha descuidado los cauces catequéticos que le brindaba

como propios la comunidad cristiana", continúa el editorial del órgano de" las comunidades. "Porque la

experiencia ha demostrado que cuando se ha defendido institucionalmente la concepción cristiana de la

vida y el derecho a educar de acuerdo con esa forma de ver la vida, se ha ofrecido con frecuencia una

educación alejada de la realidad, recortada, en pugna con los valores de la modernidad y como freno a las

transformaciones científicas, políticas, culturales, económicas y sociales."

Las comunidades cristianas se preguntan, por último, hasta qué punto los centros confesionales están

dispuestos a aceptar la gestión democrática de padres, profesores y alumnos y apoyar el pluralismo

ideológico en su seno.

 

< Volver