Autor: Larriba, Miguel Ángel. 
 Encuestas de Ya. 
 Por qué falla el procedimiento de selección del profesorado universitario     
 
 Ya.    22/12/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ENCUESTAS DE "YA"

Por qué falla el procedimiento de selección del profesorado universitario

A partir de la segunda mitad de los años sesenta, coincidiendo con un resurgimiento económico que

repercute en el nivel social de loa españoles, la población universitaria comienza a aumentar a ritmo

progresivo hasta originarse lo que hoy conocernos como la masificación de la Universidad. Consecuencia

directa de este hecho es la escasez absoluta de un profesorado idóneo para cubrir tes n\i«vae necesidades

que se plantean. Por otro lado, loa procedimientos de formación y selección ds profesores resultan

insuficientes y dejan bastante que desear. A unas necesidades de tipo cuantitativo vienen a unirse, pues,

una» deficiencias cualitativas cuyos efectos se dejan eentlr hoy más que nunca en la formación de las

nuevas promociones salidas de las distintas facultades.

Con esta etapa de cambio que vivimos ha llegado al momento de preguntarse por las causas que hacen

fallar el actual sistema de selección del profesorado universitario; así como plantearse la posibilidad de

sustituir el procedimiento existente por otro mejor. Cuatro perfectos conocedores del tema han dado a YA

su opinión respecto a estas consideraciones.

DON ANDRÉS DE LA OLIVA SANTOS

(Catedrático. Secretario de la Asociación Independiente de Profesores Universitarios)

"Que juzguen especialistas´´

• No oreo que el sistema actual falle e-n términos generales. Tiene algunos inconvenientes que se

resolverían o paliarían con algunas modificaciones. El procedimiento del concurso-oposición es de loa

más racionales entre los que se siguen en España; ni es memorístico, ni acrítico, ni permite tantas

alcaldadas como las de una contratación "digital" o por comisión secreta. En todo caso, el procedimiento

falla, porque hay bastantes que, deseando alcanzar la condición de profesores permanentes, no se

atreven—y me lo explico perfectamente—a afrontar los actuales seis ejercicios.

• Yo daría algunos retoques al procedimiento actual de selección, tales como la supresión de los ejercicios

primero y sexto; cambio de orden, para comenzar con la exposición de una lección del programa;

disminución del número de jueces —bastan cinco—y, siempre que sea posible, acumulación de

oposiciones. Finalmente, considero de enorme importancia llegar a una situación en que la realización y

aprobación de lo» ejercicios no vaya forzosamente ligada a la adjudicación de una plaza concreta. Pero lo

que hay que mantener a ultranza es. que juzguen especialistas y que lo hagan no analizando en secreto

unos papeles, sino valorando unas pruebas.

DON ALFONSO LÓPEZ QUINTAS (Profesor agregado numerario de la Universidad Complutense)

"Todo el profesorado debe ser numerario"

Desde hace varios años viene dando la impresión de que no hay verdadera conciencia de la extrema

gravedad que presenta todo.problema relativo.a la enseñanza. Parece que los Gobiernos meditan hasta

cierto punto—el que permite nuestro suicida afán improvisador—las medidas relativas a cuestiones

económicas, pero estiman que en los centros de enseñanza pueden permitirse impunemente toda suerte de

ensayos: ensayos de planes de estudio, de métodos de selección de profesorado, de revolución política,

etc. A la corta, el país no sufre con ello una conmoción, pero a medio plazo las consecuencias son

devastadoras para toda la sociedad.

Con el actual sistema de selección se pierden muchas vocaciones valiosas. La selección debe hacerse, y

miy rigurosamente. (Últimamente se ha visto cómo ciertos métodos ensayados para suplir el concurso-

oposición resultaron nefastos.) Pero debe ser hecha de modo lento y sereno, no con la precipitación y

nerviosismo de las pruebas actuales. Ni el azar ni las presiones de ningún tipo deben aquí desempeñar

ningún papel. De lo contrario, muchos profesionales se alejarán, por principio, de la docencia.

Todo el profesorado debe ser numerario y proporcional al número de alumnos. Para ello ha de evitarse

tajantemente erigir nuevos centros antes de disponer de tos cuadros de profesores necesarios. ES

deprimente observar cómo a diario se montan facultades e Incluso universidades enteras de la noche a la

mañana y se condena a los alumnos a estudiar sin programas seriamente elaborados, sin bibliotecas, sin

laboratorios, sin profesores especializados.

DON ENRIQUE TIERNO CALVAN (Catedrático de Derecho Político)

"El profesor también tiene que educarse´

• A mi modo de ver, el procedimiento actúa] de selección del profesorado universitario no es malo. Desde

luego que rio es perfecto, pero supone un compromiso entra el sistema de oposición y la pura selección

por • méritos. No es plenamente satisfactorio un examen práctico, como tampoco lo es una oposición ni lo

será ningún sistema hasta que no se consiga llegar a un nivel de responsabilidad profesional y .ética en

que se enjuicie y se valore al aspirante a un puesto da profesor por sus aptitudes y sus conocimientos sin

caer en favoritismos. En general, yo diría que los sistemas son buenos o son malos una vez que se logra

pasar un cierto. nivel de racionalidad, según las condiciones de los hombres que las apliquen. El profesor,

además de educar, tiene qus educarse.

M. A. LARRIBA

 

< Volver