Autor: Galíndez, Ángeles. 
   Formación Profesional: demasiados problemas     
 
 Arriba.    24/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 27. 

Arriba informe

«Formación Profesional: demasiados problemas»

Durante ia pasada huelga de PNN hubo un sector que también se unió a este paro: los profesores

de Formación Profesional de más de veinte provincias en toda España, los cuales, además de asumir la

reivindicación común de la Coordinadora de PNN, de congelación de las actuales oposiciones, plantean

una tabla reivindicativa de los problemas específicos que en la actualidad tienen los estudios de

Formación Profesional

Para dar una Idea más exacta de todos estos problemas conviene hacer un poco de historia de (o que son

estos estudios y de la situación de los profesores y alumnos.

En principio, ía problemática del profesorado de F.P. viene determinado por su enorme complejidad, con-

secuencia lógica de la gran división entre los distintos sectores que la forman. En la actualidad coexisten

la formación profesional estatal, dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia; la privada, la perte-

neciente a la antigua Organización Sindical y la dependiente de las Corporaciones locales Ayuntamientos.

Diputaciones, etc. Como es lógico, cada uno de estos sectores tiene unas características muy específicas,

que hacen que los problemas se contemplen desde distintos ángulos.

SITUACIÓN DEL PROFESORADO

Uno de los puntos que incluyen los profesores de F.P. es que desaparezca la discriminación eri cuanto al

salario de profesores de teoría y de prácticas de taller, percibiendo estos últimos un 25 por 100 menos de

lo que vienen cobrando los profesores que imparten enseñanzas teóricas. Discriminación a todas luces

injusta, dada Ja importancia que en Formación Profesional adquieren las clases prácticas, y que incide no

solamente en la distinta retribución económica, sino en el distinto status social de cada uno de ellos.

Por otro Jado, la excesiva división entre el profesorado hace que este sector sea e! que más categorías de

profesores tiene, añadiéndose a la clásica división entre numerarios, adjuntos, contratados, contratados de

prácticas y adjuntos de taller; otra categoría la de interinos, que viene a reforzar aún más la división

jerárquica del profesorado.

Los profesores de F.P. plantean la necesidad de conseguir urgentemente un estatuto único del profesorado

y la exigencia de un tronco común de la enseñanza, desapareciendo las diferencias entre profesores de

Formación Profesional y del BUP.

Hay otro aspecto que quizá sea el que más negativamente repercuta en los alumnos, y es e! de bajos sala-

rios y, consecuentemente, el pluriempleo de los profesores.

Esta falta de dedicación exclusiva repercute en la disminución de ta calidad de la enseñanza y en la

imposibilidad por parte de (os profesores de participar e» la gestión de los centros. A su vez, tos

profesores ponen de manifiesto que otra de fas causas de este pluriempleo es la actitud de ciertos

directores de centros, que sólo contratan a Jos profesores por un número determinado de horas, para

mantener un control absoluto del centro.

En uno de los informes elaborados por los profesores de Formación Profesional se denuncia el aumento

progresivo del número de parados en el sector de la enseñanza. En España hay en ta actualidad cerca de

45.000 parados, y se calcula que para el año 1980 esta cifra se acerque a 73.000 parados. En Formación

Profesional esta situación también existe, ya que Faltan muchas escuelas estatales y en muchas de las

especialidades de FP. se rebasa el número de cuarenta alumnos por clase.

Por último, otro de tos puntos reivindicativos de) profesorado de F.P. es la estabilidad en el puesto y Jas

formas de acceso. Uno de Jos principales problemas de tos profesores contratados e Interinos es Ja

inestabilidad en el empleo, como consecuencia del contrato administrativo que les liga el Ministerio; por

este motivo se declaran en contra del sistema actual de oposiciones, por creer que se basan en pruebas

memorísticas y faltas de criterio racional, y mediante Jas cuales es imposible valorar ´la capacidad

científica y crítica del opositor, del mismo modo que favorecen, al proporcionar un puesto vitalicio, un

adormecimiento científico y una pedagogía conservadora.

Estos son, e grandes rasgos, algunos de los puntos reivindicativos que tos profesores de Formación

Profesional plantean para una solución urgente por parte de ia Administración. Una de Jas profesoras de

un centro de F.P. nos amplía tos datos sobre este tema.

• la creación de un tronco común de la enseñanza, deseo compartido por profesores y alumnos

• El aumento de un año en los estudios, una discriminación para los alumnos que trabajan

• «Queremos una formación profesional científica, racional y crítica. No queremos ser estudiantes de

segunda categoría»

«NO SE CUMPLEN LOS OBJETIVOS TRAZADOS»

—¿Cuál es la situación de Ja Formación Profesional dentro del sistema educativo?

—Hoy por hoy, la F.P. no cumple la triple tarea que debiera acometer te última etapa de la enseñanza

Media obligatoria; es decir, preparar al alumno para «u inserción en el mundo de! trabajo, posibilitar la

continuación de sus estudios y asegurar la inserción social del ahimno como ciudadano responsable.

Unido a esto vemos la problemática del alumnado, ya que la primera discriminación viene por el articulo

20 de la Ley General de Educación, que reconoce la doble titulación al término de la Educación General

Básica, y los alumnos que no hayan alcanzado el título de Graduado Escolar pasarán obligatoriamente a te

Formación Profesional; así, nos encontramos con una heterogeneidad del alumnado que va desde alumnos

que tienen el título antes citado, como el bachiller elemental, para tos de primer grado, como los que

tienen bachiller superior, para tos de segundo grado; como tos que tienen estudios primarios y cualquiera

de la Básica, englobando a estos últimos en el certificado de escolaridad; esto incide en la diversidad de

objetivos y motivaciones,impidiendo una enseñanza homogénea en aulas de treinta y cinco, por término

medio, y ademas esto impide que tos alumnos alcancen una enseñanza del nivel semejante al BUP cuando

terminan el primer grado, y algunos desearían pasar a estos niveles, ya que la poca importancia concedida

en F.P.1. a las asignaturas científicas y humanísticas no les posibilita este acceso a estudios a través de los

cuales pudieran ir a la Universidad.

—¿Se podría decir que la F.P. proporciona una buena capacitación de cara al puesto de trabajo?

—En principio, en el primer grado de F.P. existe una excesiva parcelación en especialidades (cincuen-

ta y dos) sin planificación en función de las necesidades del aparato productivo y sin tener en cuenta el

objetivo genérico de toda la Formación Profesional da preparar al alumno para su inserción en el trabajo,

agudizado por los puntos de vista de las empresas, que dejan sin atender aspectos tales como el desarrolIo

de las facultades creadoras, la capacidad de raciocinio, aprendizaje, desarrollo de la personalidad y

sociabilidad, cooperación e inteligencia que coloquen a la persona como centro del proceso educativo y

formativo. Al seguir sus intereses, la empresa busca para estos puestos de trabajo a gente ski formación,

que puedan ser adiestrados en un corto período de tiempo, o bien a obreros formados, de rápida

rentabilidad, rechazando los titulados por el centros de F.P. por su formación excesivamente teórica y

poco ajustada a te especialización que quieren; si a eflo unimos el temor de tes empresas a las exigencias

salaríales que pueden plantear tos titulados, se comprende el actual rechazo de los alumnos que salen de

te Formación Profesional.

DISCRIMINACIONES

Una de las partes más interesadas y e la vez más afectadas por toda Ja situación de este sector es

la de los alumnos, agravada esta situación por el aumento de un año en cada uno de los grados de F.P.

para los alumnos de régimen nocturno, con lo que se sienten doblemente perjudicados frente a los

alumnos de diurno, ya que mientras que para éstos se mantiene Ja duración de cinco años para finalizar

los dos grados, los de nocturno necesitan siete años para alcanzar el título, dándose Ja circunstancias de

que la gran mayoría de alumnos nocturnos son trabajadores y las dificultades para los estudios se Jes

multiplican.

Este año que se ha añadido es uno y a la vez el más importante de tos puntos reivindicativos de tos

alumnos. Para luchar contra este decreto han formado una Coordinadora que agrupa a representantes óe

casi todas Jas escuelas de Madrid y han comenzado. a promover asambleas en tos distintos centros,

encierros y una labor de concienciación entre Jos alumnos para Juchar por sus intereses.

Uno de estos alumnos de F.P., rama de administrativos, nos habla del punto de vista del alumno ante toda

¡a problemática de la formación Profesional.

—El decreto ley por el que se amplían tos estudios de F.P. para Jos alumnos nocturnos, ¿es el principal

problema, o existen otros de más fondo?

—La Formación Profesional en sí misma es ya todo un problema al consideramos como alumnos de

segunda clase. Evidentemente, el primer problema, de cuya solución depende en gran medida la

estabilización de estos estudios, es el año que se ha añadido en nocturno; esta discriminación entre un

tumo y otro soto se ha hecho en ff. tas razones que han aducido es que tos de nocturno damos menos

horas de dase y nos añaden clases da religión, gimnasia y cosas por el estilo. Nos. otros pedimos que se

sigan dando clases de tres cuarto de hora como el año pasado y no que nos aumenten en dos años los

estudios; ademas, hay que señalar que esta medida se tomó cuando todos estábamos ya matriculados, y

que de haberlo sabido muchos no hubieran comenzado, porque es absurdo creer que un trabajador pueda

estar esperando siete años para conseguir un título de Formación Profesional, máxime cuando en muchas

empresas después ni siquiera se le da valor a este título. Nosotros no queremos ser estudiantes de segunda

categoría y que la desmasificación de te Universidad se haga a nuestra costa.

—¿Cuál es, a tu Juicio, la calidad de Ja enseñanza?

—la enseñanza no es científica, está mal planificada; los títulos que se otorgan son de dudoso valor a te

hora del reconocimiento por parte da los distintos organismos y extete de hecho una discriminación

machista para que tes chicas puedan hacer alguna especialidad como electricidad, maestría industrial,

etcétera; por otra parte, no está aún regulado el tercer grado de F.P. y por lo tanto no puede cursarse; soto

tenemos accesi directo a tes carreras empresariales y Económicas; para tes demás es necesario efectuar el

COU. Gomo se ve tos impedimentos son abundantes. Resumiendo, se puede decir que exigimos te

creación de un tronco común de te enseñanza, para acabar con tes discriminaciones entre unos alumnos y

otros; un reconocimiento de los títulos por parte del Ministerio de Trabajo y el llegar a conseguir cuatro

horas de estudio y cuatro horas de trabajo pagadas por te empresa y, por supuesto, te derogación de este

decreto por el cual se amplían nuestros estudios; para esto necesitamos que haya un órgano representativo

de estudiantes ante el Ministerio de Educación y Ciencia.

Angeles GALINDEZ

 

< Volver