Autor: Alonso, Pilar. 
 Enseñanza a distancia. 
 Democratizar la universidad     
 
 Arriba.    04/12/1977.  Páginas: 3. Párrafos: 22. 

Enseñanza a distancia

DEMOCRATIZAR LA UNIVERSIDAD

CINCO años después, la Universidad Nacional de Educación a Distancia se enfrenta con todos tos proble-

mas, los mismos que tenia en su nacimiento y que no han hecho más que agravarse en estos cinco cursos

de funcionamiento. Ahora está en juego —es La opinión de profesores y personal no docente— la

racionalización, que es lo mismo que decir la democratización de nuestra Universidad.» Las dificultades

comienzan el mismo año de su puesta a punto, él 72. gracias a la ley general de Educación de Villar

Palasí, que nos impone en España el modelo británico de la Open University, pero con uno diferencia.

Mientras que la Open University tiene unos antecedentes de cinco años hasta que se puso a funcionar, la

«Universidad abierta» a la española sólo necesitó un rodaje de seis meses. Ahora se empiezan a hacer

patentes las consecuencias. ´ Y es que una Universidad necesita algo más que unos aspectos pedagógicos

nuevos, en plan propagandísticos y demagógico. Había que enfrentarse, desde un punto de vista científico

y objetivo, con esta Universidad de características muy especiales, pero esto no se hizo. El primer rector

es García Garrido, perteneciente al Opus Dei. Cuando llegó Cruz Martínez Esteruetas al Ministerio de

Educación, Juan Diez Nicolás se convirtió en el segundo —y último hasta el momento— rector dé la

UNED. Este, con una política un poco diferente a la de su antecesor, se da cuenta que es preciso

democratizar el funcionamiento de ta Universidad. Al mismo tiempo surge un movimiento interno que

plantea también la necesidad de racionalización de la UNED.

+ Las unidades didácticas no están hechas por los profesores. Estos se limitan a corregir exámenes

• La UNED se creó copiando el modelo de la «Open University» británica

• En filosofía y Letras se están dando despidos encubiertos, so pretexto de no concesión de

compatibilidades a determinados profesores

DEMOCRATIZAR IA UNIVERSIDAD

CEÑÍAOS ASOCIADOS

Este es uno de los temas más conflictivos de cara a la democratización de la UNED. En el marco de lo

enseñanza a distancia era necesaria ¡a creación de unas centros accesibles geográficamente a ios alumnos

de la Universidad distribuidos por todo el Estado. Pero salvo raras y honrosas excepciones, estos centros

no han cumplido los objetivos docentes para ios que teóricamente fueron creados. Su proliferación

obedece en (a mayoría de tos casos a una motivación ajena a lo estrictamente académico. Primero, no se

han seguido para su creación criterios geográficos precisos ni mucho menos se ha atendido a las

diferentes nacionalidades o regiones que, lógicamente, están muy diferenciadas cultural y

lingüísticamente. Los centros llamados regionales se distribuyen por el Estado español de forma

completamente Irregular y arbitraría, ya que por ejemplo en Madrid hay once centros asociados y en otras

provincias, ninguno, a pesar de que en principio se pensó que ningún alumno debía desplazarse más de

cien kilómetros.

Junto a estos existen los centros institucionales. El Corte Inglés, Chrysler, Fundación General

Mediterránea, Telefónica, etcétera. Hay además centros fantasmas, como el de to. Administración Local,

en el que los alumnos no han tenido en absoluto tutorías ni recibido atención de ninguna clase,

pretendiéndose que los propios profesores de la UNED ejercieran con respecto a ellos una función de

tutores.

El vicerrector de centros, señor Almagro, de ia Acción Católica Nacional de Propagandistas—y fundador

de UNE en su momento— representa al otro grupo de poder que, junto con el Opus. quiere controlar la

Universidad.

«El profesor Almagro —afirma uno de los profesores de la UNED— permite el control del crecimiento

de los centros asociados, crecimiento descontrolado y orientado, según hayan nacido intereses políticos y

económicos de los grupos de las distintas zonas dei país.» La política de creación de centros aparece asi

claramente vinculada a ios intereses de grupos económicos financieros e ideológicos muy precisos, con

poca reloción con los fines últimos de la enseñanza universitaria.

LOS PROFESORES, ¿PERSONAL DOCENTE?

El absentismo, promovido por las altas jerarquías de la UNED, es otro de los grandes males. Si toda su

plantilla —unos trescientos cincuenta— asistiera a la vez a su puesto de trabajo, se encontraría con una

falta de espacio total, ya que sólo hay mesas y sillas para cerca del centenar. Planificado así el

absentismo, se evita la participación activa del profesorado—sesenta numerarios y casi trescientos

penenes- en la marcha de la Universidad, Realmente, tos profesores se limitan a corregir miles de

exámenes, por lo que muchos se preguntan si forman parte o no del persona] docente. Las unidades

didácticas tampoco son hechas por ellos, sino que se mandan a distintas «figuras» que no están muy al

tonto de la enseñanza a distancia, pero que aprovechan las unidades para exponer sus teorías y citar sus

propios libros. «Nosotros creemos —dicen los profesores— que todo el material didáctico debía ser

hecho por profesores y tutores. Como no es así, nuestro trabajo está absolutamente burocratizado, ya que

nos limitamos a ser correctores Y a escribir guiones radiofónicos.»

Estos se concibieron como un apoyo directo para acercar más al alumno y ayudarle en el estudio de las

unidades recibidas por correo. Han existido en estos cinco años diversas etapas, que han ido culminando

en una progresiva ineficacia de tos mismos guiones. En un principio fueron los propios equipos

encargados de las materias quienes los escribían y grababan con sus propias voces; ia retribución era de

unas 4.000 pesetas. Posteriormente, escribían los profesores, pero «radiofonizaban» otros personas, con lo

que, en \a mayoría de los casos, era una distorsión completa de los contenidos, a la par que un

infantilismo bochornoso en la presentación. Y en una tercera etapa se buscaron «redactores-

radiofonizadores» que ejecutaran esta labor; así se creó un cúmulo de material radiofónico

cada vez con menor valor pedagógico y científico, ya que el papel del profesor era completamente ñuto,

aunque, naturalmente, e) sistemático desprestigio de estas emisiones recaía sobre ios profesores de la

asignatura, pues el alumno era ajeno a estos manejos. También se extraña el personal de la UNED que en

un principio se aprovecharan tos estudios de grabación del Instituto Nacional de Ciencias de la

Educación; después, los de Radio Nacional; pero lo inaudito es que ahora se graba en unos estudios

privados con «na inferioridad notoria de medios técnicos, pero a cambio de un precio que nadie conoce.

LA SUPERDEMOCRACÍA

Así fas cosas, sin Bancos, sin dejar ejercer su profesión, con unas unidades didácticas que no se

consideran necesarias, numerarios, pennes y personal no docente se ponen a elaborar unos Estatutos que

toda Universidad necesita y que la UNED. por oscuros motivos, no tiene. De esta manera se elaboran dos

normativas, una que refleja la posición de numerarios, centros asociados y alumnos. La otra normativa,

redactada por PNN. personal no docente y laborales —que según algunos es la superdemocracia—,

considera electores a todo el personal ligado directa y jurídicamente, a ía UNED, numerarios, penenes,

personal no docente y laborales, con el sistema de un hombre, un voto, más un representante por centro

asociado de los alumnos. «Aquí, el personal no docente está profesionalizado y tiene tanto que decir

como el docente, ya que sin ellos, dado el grado de burocratización de este centro, la Universidad que-

daría paralizada.»

Con estas dos alternativas se llega a la Junta de gobierno del 20 de septiembre pasado, donde por mayoría

de un voto, el de calidad del rector. Diez Nicolás, son aprobadas las normas que recogían los aspectos,

fundamentales de los elaboradas por los PNN, PND y laborales, enviándose seguidamente al Ministerio

de Educación y Ciencia para su aprobación definitiva. También se pedía que Juan Diez Nicolás, que había

presentado su dimisión en ¡unió, continuara como rector hasta que el MEC remitiera aprobada la nor-

mativa, momento en que se convocarían las elecciones paro rector. Además del rector votaron a favor de

la alternativa democrática el decano de Derecho, Fernández Rodríguez; el vicerrector de Educación

Permanente, Borrajo Dacruz; el decano del curso para mayores de veinticinco años, Gilbert y Sánchez de

la Vega; el director del ICE, Moya Valgañón; el director de Programos, Boneu Forre, y el gerente

Velasco Armillas. Estaban en contra López Jacoíste, actual rector en funciones y vicerrector de

Humanidades; Lorente Guarch, vicerrector de Ciencias; Almagro Nosete, vicerrector de Centros

Asociados; Quilis Morales, decano de Filosofía; Goded Echevarría, director de fa ETS de Ingeniería

Industrial; Aguilera y Gamoneda, director técnico, y Fernández Espinar, secretario general.

Pero no sólo el Ministerio no aprobó esas normas democráticas aprobadas en Junta de gobierno, sino que

cesó al rector Diez Nicolás. «Con esta decisión unilateral —opinan en la UNED— se ha creado un vacío

de poder al mismo tiempo que se potencia sin poder alguno a los mecanismos de poder existentes,

fundamentalmente el OPUS y ACN de P, que intentan en estos momentos consolidar una serie de hechos

consumados: nuevas contrataciones, así como depuraciones camufladas, decididas de forma

absolutamente arbitrarias, que según penenes y penedes van a hipotecar desde ya el porvenir de la UNED.

En Filosofía y Letras se están dando despidos encubiertos, so pretexto de no concesión de

compatibilidades a determinados profesores.

Los siete derrotados de la Junta convocan —ya con López Jacoíste como rector en funciones— una nueva

el 10 de noviembre, que la que debe aprobar el acta anterior, pero prohibe la entrada a lo» directores del

EIC y de Programas. Sin Moya y Boneu, sin Díez Nicolás y sin el decano de Derecho, que se niega a

prestarse a ese juego,, el acta no se aprueba. Por eu parte, et Ministerio de Educación no ha considerado

válidos los acuerdos de esta Junta.

El secretario de Estado para Universidades, González Seara, intentó conversar con los dos sectores, «tos

siete de la Junta de gobierno y el resto de la Universidad», para conciliar posturas, pero el señor Almagro

se negó a dialogar con el secretario de Estado, aduciendo que debía ser tratado el asunto directamente con

el Ministro. Al parecer, de las normas democráticas aprobadas en asamblea, to más difícil de aceptar por

parte del Ministerio es la inclusión en el colegio electoral del personal no docente, que considera ex-

cesivamente democrático— la superdemocracia— y sin precedentes en ninguno Universidad actual. En

cambio, para tos que han elaborado dicha normativa «el grado de deterioro de nuestra Universidad ha

tenido como consecuencia por parte del PND de su corresponsabilidad en la resolución de un problema

que no admite más aplazamientos, por lo que su presunta exclusión como electores resulte totalmente

inadmisible».

En resumen, la UNED se enfrento ahora o esa tradicional lucha de poder que es particularmente

importante en el campo de la enseñanza y que en este caso protagonizan el Opus Dei y la Acción Católica

Nacional de Propagandistas. Afortunadamente, el miércoles, día 30 de noviembre, después de una reunión

entre González Seara, Cobo del Rosal, la Junta de Gobierno de la UNED y representantes del personal no

numerario y no docente, el Ministerio de Educación aprobó las normas presentadas por Diez Nicolás

setenta días antes. Se han perdido dos meses.

Y las clases todavía no han comenzado.

Pilar ALONSO

 

< Volver