Autor: Cebrián Echarri, Belén. 
   Nadie debe hacer política con la educación  :   
 Entrevista a don Ernesto González, catedrático de Filosofía y Psicología de la Educación. 
 Ya.    01/12/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

NADIE DEBE HACER POLÍTICA (CON) U EDUCACIÓN

Don Ernesto González García, catedrático de Filosofía y Psicología de la Educación y jefe de la Sección

de Coordinación y Control de la Investigación del INCIE, pronunció recientemente una interesante

conferencia en la A. C. de P. de Madrid sobre el tema "La educación y la autodirección del futuro". En

ella el profesor afirmó, entre otras cosas, que en España se viene haciendo política con la educación y no

poli-tica educativa, y dejó patente que el actual "sistema educativo está en crisis. Para hablar sobre estos

temas nos hemos acercado hasta el propio señor González, quien nos ha dicho:

Un esquema simplista que se debe superar: ia derecha, defendiendo fa llamada enseñanza "privada", y fas

Izquierdas, defendiendo la enseñanza "pública" • Una auténtica política educativa debe ¿superar la

instrumentalizacion política de la ¡educación • La sociedad ha cambiado y la educación no acaba de

adaptarse a ese cambio Una lucha en la escuela para conquistar alumnos para las Ideologías y controlar el

poder escolar sería muy perjudicial. Urge atender de una ver a la formación del profesorado

Entrevista a don Ernesto González, catedrático de Filosofía y Psicología de la Educación

—Se ha hecho y se hace "política"—con minúscula— con la educación. Se hace y se debe hacer política

con todo o con casi todo; eso sí, respetando y acogiendo la propia dinámica de las personas y de Jas

cosas.

Es obvio que en nuestro Inmediato pasado el sistema educativo, especialmente la "Universidad,

padecía una "sobrecargada" política desmesurada porque, a falta de otros cauces, se reveló la institución

más propicia y menos vulnerable para la lucha contra el propio régimen que, paradójicamente, la había

querido controlar y someter. Se pensó que con una sustantiva reforma técnico-pedagógica del sistema y la

subsiguiente duplicación de recursos económicos, ge curaría «ste cáncer. Pero naturalmente no fue así:

aumentó la concienciación y la protesta. Recientísimas encuestas demuestran que los jóvenes españoles

de quince a veinticinco años son los más progres de toda Europa. Pero es que en los niveles Inferiores del

sistema educativo y a pesar del "adoctrinamiento" de la "formación" política, obligatoria resulta que,

según los interesantes datos que ustedes vienen publicando de una reciente investigación del INCIE

acerca de los conocimientos y actitudes cívicas de los . alumnos españoles de quinto y octavo de EGB,

nuestros adolescentes y preadolescentes, en comparación con sus homólogos europeos, no manifiestan

diferencias significativas. ¡Paradojas de la Instrucción "educativa".

Escuela pública, como "escueta de la comunidad"

Actualmente—continúa—, con el advenimiento de la democracia, la educación sigue siendo el traslado

político de mayor trascendencia, de la controversia entre los partidos políticos, hasta el extremo

simplificador y por ello ciertamente peligroso, de dividir a la sociedad española en dos bloques: los

defensores de la nial autodenominada enseñanza "privada" (slempre la enseñanza y la educación es,

quiérase o no, interacción, comunicación social supraindividual y pública) y la enseñanza estatal, llevada

a cabo por instituciones "públicas". Según este esquema, los defensores de la primera opción

representarían la "derecha", mientras qué toda la izquierda en bloque asumiría la alternativa de una

enseñanza pública. Ambos paradigmas son ciertamente extremos y posiblemente no adecúan él sentir

común de la mayoría del pueblo español. Es necesario realizar una. "catarsis" previa de desideologización

apasionada para encontrar «I espacio común Intermedio que exige te propia dinámica del proceso

educativo. Es decir, es necesario plantearse una auténtica política educativa que supere la instru-

mentalización política, de la educación. Pedagógicamente es difícil no asumir con entusiasmo «1 "Ideal"

de una escuela pública, entendida, como "escuela de la •comunidad" en la que esta Inserta, más sensible a

lo local, próximo y cercano, promovido y gestionado por sus más inmediatos interesados: padres,

profesores, alumnos, autoridades locales. Países como Estados Unidos e Inglaterra encarnan, en cierta

medida, este sistema, que subsiste en esta última a pesar de los cambios .políticos. Todo ello, por

supuesto, salvaguardando la libertad y pluralidad de la enseñanza, efecto y causa de la pluralidad y

libertad social a la que la escuela, definitivamente responde.

La realidad es que...

Pero permítame preguntarme» esfe "ideal" de gestión escolar ¿es posible y ahora en nuestro país?

¿Cuántos padres participan activa, y creadoramente en la gestión dirección de centros? ´Nuestra falta de

hábitos participativos, la ausencia de formación e Información en este sentido, la propia estructura social

y de pluriempleo laboral que especialmente las clases más modestas padecen, ¿permitirá una real

dedicación a esta» tareas, que hasta ahora muchos padres venían delegando a instituciones de su

confianza ?

Mi única experiencia de situaciones análogas es la de la asistencia y participación de la comunidad de

vecinos de la casa donde vivo; a todos nos surgen problemas similares relacionados con la propia

vivienda, con la familia, con los hijos, con la situación económica que afecta al Inmueble... Son, como

puede imaginarse, problemas vivos y que afectan al "bolsillo". Pues ía verdad es que no acabamos de

funcionar, que nos entendemos con dificultad, que no asistimos... Creo que esto es una experiencia

bastante común. Pues bien, en este contexto y sobre esta base, ¿es Imaginable que de la noche & la

´mañana no» convirtiésemos en los gestores democráticos y eficientes de los centros donde se fragua el

futuro de nuestros hijos? Ante este vacío previsible, ¿no estarían dispuestos a llenarlo .los elementos más

fuertes y polarmente ideologizados, con una mística, un espíritu de lucha y una visión partidista, de la que

podría carecer el resto de la "comunidad" educativa? Se estaría, de nuevo, haciendo política "con" la

educación.

LA POLÍTICA EDUCATIVA, TAREA DE LAS CORTES

—¿Corno debe ser, a su juicio, la política educativa de España hoy?

—La política educativa en su raíz deben hacerla los representantes del pueblo, es decir, las Cortes. Y

actualmente su tarea básica es redactar la nueva Constitución, en la que deben quedar establecidos los

grandes principios en materia educativa. Estos principios deben, en todo caso,, abrir y no cerrar

horizontes a la siempre Imprevisible y trascendente tarea de la realización personal que es la educación.

—Al parecer, y según manifestó en su conferencia, los sistemas educativos están en crisis porque padecen

un desajuste estructural y un cambio de valores. ¿Como ae manifiestan aiabas cosas?

—El sistema educativo es un subsistema social, y como tat debe adaptarse a las exigencias de la sociedad

a la que sirve. Pero resulta que ha cambiado la sociedad: de agraria (poco comunicada, rural, Jerárquica) a

Industrial (urbana, antijerárquica, crítica, democrática, cargada de comunicación); ha cambiado la cultura:

de humanística (clasica, tradicional, estática, de minoría, compuesta por elementos históricos, de la

palabra hablada o escrita) a científica y técnica (col-tora de masas, de la Imagen, del cambio, con

agobiadora disponibilidad de fuentes). Naturalmente han cambiado las características del profesor y del

alumno, hijos, al fin y al cabo, también de "esta" sociedad y de "esta" cultura. Pero, a pesar de que ha

cambiado sustancialmente la sociedad, la cultura, el profesor y el alumno, no se ha modificado la

estructura básica del sistema educativo: un profesor que se "enfrenta" a los alumnos con los mismos

medios—la palabra—«on que impartía sus enseñanzas el maestro medieval a unos alumnos ciertamente

distintos a- los nuestros. A este desfase estructural del sistema educativo respecto del social hay que

añadir, naturalmente, la profunda crisis de valores que una sociedad en cambio acelerado está

propiciando.

—¿Cree que la política de partidos contribuye a una mejoría en el sistema educativo?

—Indudablemente, porque creyendo en la democracia se ofrecen diversas opciones a la sociedad para que

ésta elija, y se abra un amplio debata de los problemas que ayudan a sus soluciones y, que no se dañen

Intereses timos. Sin embargo, los partidos harían un grave daño a la educación si quisieran convertir la

escuela en un campo de proselitismo partidista. Es justo que se explique a los alumnos las diversas

opciones y que ellos adquieran un juicio crítico sobre las mismas; pero una lucha por conquistar alumnos

para las distintas ideologías y por controlar el "poder´ en Ja escuela seria perjudicial al sistema educativo

y, por consiguiente, a la sociedad.

La formación del profesorado, algo urgente

—Por último, hablando dé cuestiones inmediatas del sistema, ¿ cuáles piensa qu« deberían abordarse ya

—Demasiadas... Pero le citaré sólo una que, por cierto, hasta ahora no ha tenido muchos portavoces: es

urgente afrontar, con el énfasis y la importancia que tiene, la formación y el perfeccionamiento del

profesorado. En particular, el abandono absoluto en que se tiene a las escuelas de formación del

profesorado de EGB es ciertamente llamativo. Uno no se explica cómo desde la República no se ha

hecho sino debilitar—con las excepciones del reconocimiento teórico de la ley de Educación—las

posibilidades operativas, personales y materiales de las escuelas normales, en las que con su inmenso

efecto mutiplicador descansa la formación de los maestros y consiguientemente la educación de

pueblo. Bien es cierto que la historia de la educación primaria ha corrido siempre pareja de 1>

períodos de democratización y (´ atención a las capas mas baja de la sociedad. Tal vez vaya ocurrir ahora

lo mismo, si se llega demasiado tarde... La i aparición de los maestros deprados y, al fin, amnistiados y

posible aparición de algún ale de o alcaldesa, conocedor del , cío, quizá colaboren a ello... ; 1» práctica, y

a pesar de su importancia teórica, igual precariedad e Inseguridad afecta a ICEs, Instituciones

encargadas de la Investigación y perfeccionamiento docente de los estamentos superiores de la educación.

Belén CEBRIA

 

< Volver