UCD se define sobre educación. 
 Igualdad de financiación para todas las escuelas     
 
 Ya.    02/12/1977.  Página: 40. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

IGUALDAD DE FINANCI ACIÓN´ PARA TODAS LAS ESCUELAS

Hay que acabar con la distinción entre privadas y estatales • Todas las que cumplan los mínimos legales

prestan el mismo servicio • Defiende, a nivel real, la libertad de enseñanza y el control de rendimientos •

Si algún partido niega a los padres el derecho de elegir, que lo diga • Toda la Europa democrática ha

resuelto el problema en ese sentido

Varios dirigentes y expertos en educación y cultura de UCD convocaron ayer rueda de prensa para

clarificar las líneas maestras de su política educativa. Como en su día Informamos, el esquema de dicha

política está ahora en provincias para su estudio y presentación de enmiendas, con un plazo para ello que

ha sido ampliado hasta el próximo día 10, de modo que se estudie definitivamente el día 17. Lo dicho

ayer, en espera de ese documento final, puede resumirse así:

• UCD defiende la libertad de enseñanza, que implica: el derecho de los padres a elegir el tipo de

educación de sus hijos según sus convicciones morales y religiosas; el derecho de todo ciudadano a crear

centros docentes si se atiene al marco mínimo exigido por el Estado, marco que no deberá ser tan

concreto que, da hecho, coarte la libertad de iniciativa; igualdad de trato financiero para todos los

centros—obligatorios y gratuitos—que cumplan dichas condiciones mínimas. Considera que

este tema debe enfocarse como un derecho fundamental de la persona, reconocido internacio-

nalmente, y que no debe ser interferido por monopolios de hecho que sólo conducen a "guerras

escolares" que, en todos loa países en que se han producido, tuvieron que resolverse a través de "pactos

escolares" que acabaron reconociendo este derecho UCD quiere evitar desde el principio, con un

planteamiento claro, esa guerra.

• Modo de financiación: UCD considera que se debe acabar con la distinción entre escuelas privadas

y estatales. Todas las escuelas que cumplen las condiciones mínimas prestan el mismo sevicio y

todas deben tener el mismo sistema de financiación, a saber: una vez calculado cuál es el coste de cada

alumno en los niveles obligatorios y gratuitos, esa cantidad, corregida con un índice favorable a las zonas

deprimidas, debe reembolsarse, desde el presupuesto público, a cada niño escolarizado, a través de sus

padres. El procedimiento técnico podría variar y todavía está en estudio. Pero el padre elegirá el centro,

que prefiera, y se convertirá asi en un instrumento inapreciable de control de su calidad, ya que podría

cambiarlo por otro si no le satisfaciera de enseñanza. UCD acepta—porque cree que es lo democrático—

cualquier resultado que se deriva de esta elección de las familias, sea favorable a centros estatales o a

otros centros. El fundamento de esta postura es—dice UCD—el de los derechos humanos, y no una

defensa de principio de la postura de la Iglesia, de la que se declara independiente, aun coincidiendo en

varios puntos. Y quiere defender estas libertades de un modo rea] y no meramente formal, para lo que el

punto de la financiación agualitaria es clave.

• UCD defiende muy insistentemente 1a calidad de la enseñanza: por eso quiere que haya un

estricto control de resultados, tanto para los centros como para las profesores. Esta cuestión, por ejemplo,

es más importante para UCD que la del modo de contratación de profesores; sea cual sea éste, debe

ir precedido de un control de capacidad con un sistema racional, que mida lo que se debe medir, y

moderno.

• Dentro del mínimo de condiciones generales, iguales para todos, debe haber libertad de creación de

programas. Aquí se insertará la participación de los centros, los padres, los profesores y los

alumnos (según la edad). Pero en un Estado democrático, quien controla es el propio Estado, que vigila el

cumplimiento de las leyes, y no la sociedad por un sistema asambleario. UCD quiere potenciar las

asociaciones de padres para que sean cauce de participación en la vida escolar.

• UCD manifestó su intención de dialogar sobre este tema con todos los partidos. Suponemos^se dijo

ayer—qup ninguno de ellos ss atreverá a negar el derecho general a la educación y el derecho de los

padres en esta materia, y si no que io digan claramente, porque ésta es la solución adoptada por todos los

países democráticos de la Comunidad Europea. Por supuesto, detrás de nuestra postura está un modelo

concreto de sociedad; sus temas fundamentales tendrán que salir a. la luz al discutirlo y se verá qué opina

cada cual sobre la familia, la sociedad y demás.

• ¿En qué plazo podrá UCD actuar este programa,? Si se sanea la economía, en dos o tres años.

Si la economía va para abajo, probablemente desapareceremos todos de estas discusiones,

manifestaron tos de UCD.

• ¿Enseñanza religiosa en las escuelas? UCD no la defiende como asignatura, con calificación que se

recoja en el expediente escolar. Dice que en esto debe haber libertad para el que no la quiera, para los que

quieran una distinta d« la mayoritaria y para los que quieran la religión mayoritaria. La enseñanza reli-

giosa, sea cual sea, debe ser una materia ordinaria que se pueda impartir en las escuelas. Así lo defiende,

y a nivel constitucional, el Gobierno laborista alemán y asi lo acaba de defender también el

correspondiente ministro laborista inglés, por considerarlo lo lógico en un enfoque democrático.

Ante la Asamblea del día 6 pro libertad de los padres

Adhesiones incluso de algunos colegios estatales de Madrid

En estos días, previos a la asamblea de padres en el Palacio da los Deportes de Madrid, el próximo día 6,

a las ocho de la tarde, la Federación Católica de Padres, organizadora del acto, está recibiendo numerosas

adhesiones al contenido del documento "Libertad de enseñanza para todos" incluso por parte de algunos

colegios" estatales de la capital.

Se ha obtenido ya el permiso para instalar megafonía exterior al citado recinto para que quienes no

puedan entrar por falta de sitio puedan seguir la asamblea desde fuera. Las personas que, por algún

motivo, no puedan asistir, pero están de acuerdo en la idea fundamental del acto, a saber, que se defienda

(con independencia de cualquier partido y confesión religiosa) el derecho de los padres de familia a

decidir el tipo de educación que quieren para sus hijos, pueden, según las normas organizativas de la

jornada, enviar telegramas de adhesión a la citada idea, a la sede de la Federación, calle Alfonso XI, 4.

Madrid. En las mismas normas se recomienda que los asistentes se trasladen al Palacio de los Deportes en

transportes públicos, ya que será difícil encontrar aparcamiento. En algunos colegios da Madrid se están

organizando servicios de guardería a cargo de alumnos mayores, con objeto de facilitar la asistencia al

mayor número de personas identificadas con este planteamiento.

 

< Volver